ONU alerta sobre el uso de la violación como arma de guerra | El Mundo | DW | 20.10.2010
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

ONU alerta sobre el uso de la violación como arma de guerra

La violencia sexual no sólo afecta a las víctimas directas, sino a toda la sociedad, según el Fondo de las Naciones Unidas para la Población

El Informe destacó la situación que enfrentan las mujeres congolesas.

El Informe destacó la situación que enfrentan las mujeres congolesas.

"Las mujeres rara vez hacen la guerra, pero sufren sus peores consecuencias", puntualizó el Fondo de las Naciones Unidas para la Población (UNFPA por sus siglas en inglés) en su Informe Anual del estado de la población mundial.

El texto, titulado "Crisis, Paz, Reconstrucción: Las sociedades en transición", "La violencia de género, incluida la violación, es un arma de guerra repugnante y cada vez más común. El costo inmediato de esta práctica se extiende mucho más allá de sus víctimas directas, pues destroza familias y destruye a las sociedades para las generaciones futuras", añade el texto.

El Informe fue presentado en Berlín en conjunto por la UNFPA, la Fundación Alemana para la Población Mundial (DSW por sus siglas en alemán) y el Ministerio de Cooperación Económica y Desarrollo de Alemania (BZT por sus siglas en alemán).

Kriegsrecht in Georgien - Menschen flüchten aus Südossetien

Para la UNFPA, en los conflictos bélicos se busca cada vez más castigar a la población civil

Su divulgación se programó poco antes del décimo aniversario, el 30 de octubre, de la resolución 1325 del Consejo de Seguridad de la ONU, la cual condena la violencia contra mujeres y niñas en los conflictos armados y hace un llamado por una mayor participación de las mujeres en labores policíacas y la construcción de la paz.

Según un comunicado de prensa de la DSW, Bettina Maas, del UNFPA, señaló que "tras diez años de esa Resolución, los resultados obtenidos demuestran la necesidad urgente de abordar este tema".

Contra la población civil

El documento también coincide con la creciente indignación internacional ante la evidencia de violaciones masivas en una región oriental de la República Democrática del Congo, perpetradas tanto por la guerrilla como por tropas gubernamentales.

De acuerdo con Roger Meece, quien encabeza la fuerza de la ONU en ese país, el año pasado más de 15.000 violaciones se cometieron allí el año pasado.

La directora ejecutiva del UNFPA, Thoraya Ahmed Obaid, dijo que los conflictos actuales cada vez se tratan menos de soldados enfrentados en un campo de batalla, sino de resquebrajar la voluntad de la población civil.

"En muchos de los conflictos actuales las mujeres son desapoderadas por la violación o la amenaza de violación, el contagio con HIV, así como los traumas y discapacidades resultantes de todo ello", añadió.

UN Soldaten in Kongo

Aún con la presencia de fuerzas de la ONU, en el 2009 15.000 mujeres fueron violadas en medio del conflicto en la República Democrática del Congo

"Las niñas son desapoderadas cuando no pueden asistir a la escuela por la amenaza de violencia, cuando son secuestradas o se trafica con ellas, o cuando sus familias se desintegran o deben huir", añadió.

Las mujeres y niñas también son vulnerables luego catástrofes prolongadas, como terremotos o inundaciones, cuando se pierden la ley y el orden.

Romper con la impunidad

El documento de 116 páginas señala que las perspectivas no son del todo siniestras, al destacar las experiencias de trabajadores y grupos de ayuda de base en Bosnia-Herzegovina, Haití, Liberia, la Rivera Occidental, Uganda y la misma República Popular del Congo.

Sin embargo, enfatiza la necesidad de una mayor protección legal: "Para mujeres afectadas por la guerra, la justicia atrasada es más que la negación de justicia, es la continuación del terror", indicó Margot Wallstrom, representante especial del Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, sobre la violencia sexual en los conflictos.

"La principal prioridad es romper el círculo vicioso de la impunidad. Ningún estado puede alegar las costumbres nacionales como una excusa para no garantizar para todos los individuos los derechos humanos y las libertades fundamentales ", agregó.

Autor: Vinicio Chacón / AFP
Editora: Emilia Rojas

DW recomienda