Ohio: polémica aplicación de pena de muerte a preso | El Mundo | DW | 17.01.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Ohio: polémica aplicación de pena de muerte a preso

La ejecución se realizó con un nuevo método. Las sustancias no habían sido probadas y sus fuertes efectos se desconocían. El proceso duró 25 minutos.

El martes (14.01.2014) fue ejecutado Dennis McGuire. El hombre, de 53 años, fue condenado a muerte por la violación y el asesinato de Joy Stewart en 1989, quien además tenía ocho meses de embarazo.

A falta de pentobarbital, la droga usada regularmente para estos fines, las autoridades recurrieron a una inyección letal de la cual no se conocían los efectos.

El proceso, que, por lo común deja a los presos inconscientes en pocos segundos, tardó 25 minutos en matar a McGuire. Sus hijos lo vieron sufrir intensos dolores durante 10 minutos.

A falta de pentobarbital, las autoridades estadounidenses recurrieron a una nueva inyección letal. No conocían sus efectos al ser administrada en grandes cantidades. Sin embargo, un fiscal a cargo del caso había dicho ya en la corte que el acusado no tenía derecho a una muerte sin dolor.

Familia de McGuire piensa demandar a Ohio

Al enterarse de los fuertes efectos de la inyección, Allan Bohnert, abogado de McGuire, se mostró indignado. Según testigos, el preso sufrió de fuertes convulsiones y falta de oxígeno.

“De momento, es completamente prematuro considerar esta ejecución como otra cosa que no sea el de un fallido y agonizante experimento realizado por el estado de Ohio. La gente debería estar consternada por lo que ocurrió aquí", denunció Bohnert al periódico inglés The Guardian.

La familia de McGuire quedó profundamente afectada. Ahora proceden a demandar al estado de Ohio, pues los ciudadanos tienen derecho a no ser castigados de manera cruel.

El boicot europeo

La pena de muerte está prohibida en la Unión Europea y el Consejo de Europa también la prohibe en sus 47 Estados miembro. En Estados Unidos es permitida y 32 de sus 50 estados la aplica.

Para la ejecución, el gobierno de Ohio recurrió al uso del calmante midazoalm y el antihistamínico hidromorfona. Antes se inyectaba pentobarbital, una droga producida para fines médicos en Dinamarca y que actualmente tiene estrictas licencias para la exportación. Ohio no tiene reservas de pentobarbital desde septiembre del 2013.

Las estrictas regulaciones son parte de un boicot europeo para evitar que medicamentos sean utilizados para matar a personas.

Medicinas para matar

Después de la ejecución de McGuire, médicos estadounidenses han protestado en contra de la manera en que fueron aplicadas las sustancias. Por lo general, el midazoalm y la hidromorfona se administran a pacientes en grave estado de salud. La dosis usada en enfermos es de 5mg, mientras que a McGuire le fueron inyectados 500mg.

Joel Zivot, de la Escuela de Medicina Emory en Atlanta, se opone al uso de antihistamínicos como inyecciones letales y califica el hecho de no ético.

“Al público le debería preocupar que las medicinas que se supone existen para ayudarlos, se estén utilizando para matar gente.”, comentó Zivot a The Guardian.

También protestó al respecto Jonathan Groner, doctor y profesor de la Universidad de Ohio especializado en inyecciones letales.

“Ohio está usando drogas que normalmente se usan en una colonoscopia y la están administrando en grandes cantidades para matar. La están usando por sus tóxicos efectos secundarios”, explicó Groner a la revista TIME.

Son 58 los países que aplican la pena de muerte alrededor del mundo. La mayoría de ellos se encuentra en Asia y África. En Europa solo existe en Bielorrusia.

AG (AP, The Guardian, TIME, Tagesschau)

Publicidad