Oettl, Gronlund y Schleper: estas son las esperanzas latinas en Beijing 2022 | Deportes | DW | 07.02.2022
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Deportes

Oettl, Gronlund y Schleper: estas son las esperanzas latinas en Beijing 2022

Muchos nacieron lejos de la tierra que ahora representan y es poco probable que consigan medallas, pero nada amarga la ilusión de los 23 representantes de ocho países hispanoparlantes en los Juegos Olímpicos de Invierno.

Los Juegos de Invierno de disputarán hasta el 20 de febrero.

Los Juegos de Invierno de disputarán hasta el 20 de febrero.

Los Juegos Olímpicos de Invierno son vistos con cierta distancia por América Latina. Países tropicales muchos de ellos, los aficionados a estos deportes requieren condiciones de frío que no se dan fácilmente en la región. Además, son disciplinas que requieren inversiones importantes en equipamiento. Para decirlo en sencillo: para jugar fútbol basta una pelota y dos piedras que sirvan de portería. Para esquiar es imprescindible contar con ropa especial y una serie de implementos que no se encuentran en cualquier parte.

Pero, a pesar de las dificultades, ocho países hispanoparlantes de América consiguieron que 23 representantes cumplieran con los requisitos para competir en Pekín 2022. Y si bien es poco probable que alguno consiga una medalla, sí buscarán mejorar sus propias marcas y, eventualmente, atraer atención que permita impulsar el desarrollo de los deportes que ellos practican. Entre los afortunados que competirán en China hay varios europeos y estadounidenses que se nacionalizaron.

Es el caso de Bolivia, que lleva dos representantes: Simon Breitfus Kammerlander en esquí alpino y Timo Gronlund en esquí de fondo. El primero nació en Austria, pero ha vivido varios años en Bolivia, mientras que el segundo es un finlandés que vivió en La Paz y se casó comuna boliviana, aunque ahora el matrimonio está en Finlandia. Algo parecido ocurre con Ornella Oettl, alemana de madre peruana que defiende los colores del país sudamericano, y Sarah Escobar, nacida en Estados Unidos, pero de padres ecuatorianos. Ambas son las únicas representantes de Perú y Ecuador, respectivamente.

En México se repite la historia: Jon Soto (esquí de fondo) ha pasado casi toda su vida en Minnesota (Estados Unidos) y la esquiadora Sarah Schleper acude a sus segundos Juegos defendiendo a México, pese a que antes defendió cuatro veces a Estados Unidos. El cambio de país fue posible tras casarse con un mexicano. Rodolfo Dickson, en tanto, nació en Puerto Vallarta, pero ha hecho prácticamente toda su vida y carrera en Canadá. Colombia tiene el caso de Michael Poettoz, criado en Francia.

Récord de países participantes

La delegación más numerosa es la de Argentina, que tiene seis representantes en cuatro disciplinas: esquí alpino, esquí de fondo, patinaje en pista corta y luge. Luego vienen Chile y México, con cuatro cada uno, y Colombia, con tres. Fuera del espectro hispanoparlante Brasil lleva diez, y se dan dos casos curiosos: Haití, que debuta en los Juegos de Invierno con Richardson Viano, un joven adoptado por una pareja italiana, y Jamaica, que además de su ya famoso team de bobsleigh lleva al esquiador Benjamin Alexander, nacido en Reino Unido y que logró clasificar para representar a la tierra de sus padres pese que hasta hace cinco años jamás había pisado una pista de esquí.

Hay otros datos dignos de considerar: por ejemplo, el patinador artístico Donovan Carrillo es el primer mexicano olímpico en este deporte en 30 años. O la ya citada Sarah Escobar, primera mujer ecuatoriana en acudir a unos Juegos de Invierno, o el caso del esquiador de fondo chileno Yonathan Fernández, que fue pionero al ser en 2014 el primer deportista olímpico de su país en ese deporte, y que ahora sumará su tercera participación.

Según datos de Panam Sports, el continente americano "hará historia en Pekín 2022 con un récord de 14 naciones participantes, superando el récord anterior de 13 establecido en PyeongChang 2018". De las 14, ocho son hispanoparlantes y entre ellas hay tres que participan por segunda edición consecutiva: Bolivia, Colombia y Ecuador.

"El objetivo es mejorar los resultados de los Juegos anteriores y demostrar a los chicos más jóvenes que con esfuerzo se puede acceder a un evento tan importante como un Juego Olímpico", dijo a la agencia AFP el vicepresidente de la Federación Argentina de Ski y Andinismo (FASA), Martín Begino. "Ganar una medalla es un tema difícil si solamente se trabaja con un actor que es el comité olímpico nacional. Si todos los actores, me refiero a Estado, deporte federado, comité olímpico y estructuras departamentales, no trabajan en conjunto, los resultados serán solo producto de una casualidad”, dice Marco Luque, jefe de la delegación boliviana.

Diego Zúñiga (con información de AFP y EFE)

DW recomienda