Objetivo Cancún | Economía | DW | 12.09.2003
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Economía

Objetivo Cancún

La industria alemana mira ansiosa y esperanzada hacia la cumbre de la Organización Mundial del Comercio (OMC), que se celebrará en Cancún, México, del 10 al 14 de septiembre.

En el paradisíaco balneario mexicano se definirá el rumbo del comercio mundial.

En el paradisíaco balneario mexicano se definirá el rumbo del comercio mundial.

La conferencia reunirá a los ministros de 146 Estados miembros de la OMC para discutir sobre la reducción de barreras comerciales y subvenciones agrarias. Otro de los temas fundamentales de la reunión ministerial será facilitar el acceso de los países en desarrollo a los medicamentos genéricos. En Alemania se espera que la conferencia impulse el resurgimiento de la industria alemana.

Pronósticos millonarios

La Asociación Federal de la Industria Alemana (BDI) comunicó en una conferencia de prensa en Berlín que ha depositado grandes esperanzas en la próxima rueda del comercio mundial. El director general de la BDI, Ludolf von Wartenberg, espera resultados positivos de la cumbre en Cancún y declara que "la BDI apoya a la OMC para que este encuentro sirva para mejorar el acceso al mercado. Más allá de eso, trabajamos para que se amplíen los reglamentos de la OMC, es decir, exigimos nuevos acuerdos para inversiones internacionales, exigimos facilidades comerciales, sobre todo que se aceleren los trámites aduaneros." Según calcula von Wartenberg, al reducirse las limitaciones comerciales actuales en una tercera parte, el producto interno bruto, generado a nivel mundial, aumentaría unos 600 mil millones de dólares por año. Esto significaría para Alemania unos 30 mil millones de dólares anuales más.

Liberalizar o perder

La BDI cree que es necesaria una liberalización sustancial dentro de la Organización Mundial del Comercio, que de lo contrario perdería lentamente su poder e influencia. Se teme que vuelva a valer la ley del más fuerte, y en ese caso "Alemania no estaría en una buena posición", comenta von Wartenberg. Desde hace algún tiempo la industria alemana está en contacto con asociaciones extranjeras. De este modo se intenta contrarrestar los conflictos entre estadounidenses y europeos por un lado, y los países en desarrollo por el otro. En vista de la conferencia en Cancún el BDI escribió una recomendación conjunta con la Asociación Industrial Hindú (CII), demostrando así que "en las cuestiones fundamentales de política comercial los países industrializados y aquellos en desarrollo estamos todos luchando por la misma causa", indicó Ludolf von Wartenberg.

Reformar la estructura

La industria alemana está muy ligada al extranjero. Actualmente la cantidad de productos alemanes fabricados en el extranjero es mayor que la de productos que se exportan fuera de Alemania. "Debemos ver la economía mundial como una unidad" explica von Wartenberg. Y añade "esta unidad funciona sólo si la OMC es exitosa. Pero para beneficiarnos de este éxito en Alemania debemos paralelamente realizar grandes reformas estructurales en nuestro país, que deben ir mucho más allá de la Agenda 2010, propuesta por el Gobierno".

Más de 1.000 ONG

La OMC, por su parte, ha tratado de dar una señal de transparencia y apertura también hacia la sociedad civil y aceptó esta vez la inscripción de más de un millar de organizaciones no gubernamentales (ONG), entre ellas más de 80 representando a países latinoamericanos. A la reunión de Doha, a finales del 2001, sólo habían podido acudir 200 ONG. Aún así, las ONG tendrán que ingeniárselas muy bien para obtener información sobre el desarrollo de las negociaciones. Las mismas se realizarán en absoluta reserva, en una sala a la que accederán solamente los delegados oficiales, 'según pedido expreso de los gobiernos', aseguró una fuente de la OMC.
Los activistas y militantes de las ONG llegarán por miles al balneario mexicano y organizarán actividades y manifestaciones contra la que consideran una de las instituciones emblemáticas del neoliberalismo. Mientras las calles podrían calentarse, expertos de importantes ONG intentarán influir entre bastidores en el rumbo de las negociaciones para que sus resultados reflejen los intereses y necesidades de los países en desarrollo y de los menos avanzados.