Nuevo desencuentro en diálogo sobre Siria | El Mundo | DW | 11.02.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Nuevo desencuentro en diálogo sobre Siria

Gobierno y oposición no llegan a acuerdos en Ginebra, ni siquiera en temas fundamentales como el calendario de las negociaciones. Esta jornada estuvo marcada por mutuas acusaciones.

Las partes en conflicto en Siria se volvieron a reunir este martes cara a cara en Ginebra para debatir, entre otros temas, acerca del peligro del terrorismo islámico en el país. La oposición señaló que no hubo progresos ni siquiera en la agenda y el calendario de las negociaciones.

También el mediador entre las delegaciones del presidente sirio, Bashar al Assad, y de la oposición, el enviado de la ONU y la Liga, Árabe Lkhdar Brahimi, se mostró insatisfecho con el ritmo de las negociaciones que se llevan a cabo en Ginebra desde el 22 de enero y que, tras una pausa, se reanudaron el lunes.

"Pido a todos que se den prisa, a excepción de los que matan a la gente". El diplomático consideró inaceptable que haya que negociar seis meses para poder sacar a unos cuantos cientos de personas de la Ciudad Vieja de Homs, asediada por las tropas del gobierno, y para llevar algo de alimento a quienes allí se mueren de hambre. Con este ritmo no se puede continuar, señaló.

La evacuación de civiles trascurre a ritmo demasiado lento, dice Brahimi.

La evacuación de civiles trascurre a ritmo demasiado lento, dice Brahimi.

La versión opositora

De forma similar se manifestó la delegación de la oposición en Ginebra, que acusó a la del gobierno de retrasar intencionadamente el proceso negociador, dijo el portavoz Louay al Safi. Según afirmó, la delegación del gobierno exigió deliberar solamente una vez al día y además impide debatir sobre el futuro gobierno de transición, pues sólo quiere hablar por el momento de la lucha contra el terrorismo y de un de alto el fuego.

"Estamos hablando de una gran crisis y nosotros queremos dos sesiones (de negociación) al día. El gobierno dice que sólo quiere una para consultar por las tardes con Damasco", dijo a los periodistas tras salir de la reunión de tres horas.

Al inicio del encuentro, la delegación del gobierno pidió que se guardara un minuto de silencio por los miembros de la minoría religiosa alauí que fueron asesinados el lunes en un pueblo de la provincia de Hama.

Sin embargo, Al Safi negó informaciones de que rebeldes islamistas masacraron a civiles de la minoría alauí al asaltar el pueblo sirio de Maan, en el centro del país, el pasado domingo. "Maan está vacío de civiles desde hace meses (...) La información que tenemos es que hubo una batalla entre combatientes, pero no una masacre.

El representante opositor Mundher Akbik señaló que su grupo presentará en breve por escrito su propuesta para la formación de un gobierno de transición. Del lado gubernamental se respondió que no pueden hablar del tema "mientras haya terrorismo".

Amenazas extremistas

La base de las negociaciones, que comenzaron el 22 de enero, es el documento conocido como Ginebra I, surgido de un encuentro anterior en 2012 y que prevé una tregua y la creación de un gobierno de transición en el que partícipe la oposición.

Brahimi convocó para el viernes un encuentro con el viceministro ruso de Relaciones Exteriores, Guennadi Gatilov, y con la subsecretaria de Estado norteamericana Wendy Sherman. Los observadores creen que esto apunta a que las negociaciones se han empantanado y que Brahimi busca ayuda de las grandes potencias para que presionen a favor del avance de las conversaciones.

Faisal Meqdad, representante del gobierno sirio en Ginebra.

Faisal Meqdad, representante del gobierno sirio en Ginebra.

Estados Unidos apoya a la oposición y Rusia a al Assad, a quien entrega armas. Ambas potencias ya instaron a las partes a negociar. La rebelión contra Al Assad, al principio pacífica, comenzó en marzo de 2011 y desde entonces han muerto más de 130.000 personas.

Mientras, sobre el terreno, el grupo extremista Estado Islámico en Irak y Siria (ISIS) amenazó con tomar "represalias" contra un alto comandante de Al Qaeda en Siria, Abu Mohammed al Jaulani, después de que su Frente al Nusra expulsara al ISIS de Deir al Zour, en el este del país.

Los combates entre Al Nusra y otros aliados y el ISIS continúan a las afueras de Al Raqqa, capital de la provincia del mismo nombre. La lucha entre ambos grupos ha dejado más de 2.000 muertos en el último mes.

Tras una fallida mediación la semana pasada, la cúpula de Al Qaeda repudió públicamente al ISIS, al que acusan de atacar a todos los rivales y querer imponerse como la fuerza dominante en las zonas rebeldes.

Continúan evacuaciones

Entretanto continúa la evacuación de civiles de la sitiada ciudad de Homs por parte de la ONU y la Media Luna Roja. El Observatorio Sirio de los Derechos Humanos informó que el lunes fueron sacadas 454 personas de la Ciudad Vieja y que se desconoce el destino de 130 hombres jóvenes que se rindieron.

"La gente que sale de la Ciudad Vieja de Homs está traumatizada y débil", señaló la secretaria general adjunta de Asuntos Humanitarios de la ONU, Valerie Amos. "Relatan que han visto terribles condiciones en el hospital de campaña de la Ciudad Vieja, donde el equipo es muy básico, no hay medicinas y la gente necesita atención médica urgente", añadió.

La agencia de la ONU para la infancia UNICEF informó que desde el inicio del alto el fuego en torno a la ciudad, 1.151 civiles abandonaron el barrio bombardeado, casi la mitad niños desnutridos y muy asustados.

EL(dpa, reuters)

DW recomienda

Publicidad