Nueva Zelanda: los no musulmanes deberían mostrar apoyo | El Mundo | DW | 22.03.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

Nueva Zelanda: los no musulmanes deberían mostrar apoyo

Tras los ataques en Nueva Zelanda, a los musulmanes alemanes también les preocupa que sus lugares de culto puedan ser atacados. Existe una forma para que los no musulmanes muestren su solidaridad, opina Christoph Strack.

Frauen beten in der Sehitlik-Moschee in Berlin (Getty Images/O. Messinger)

Mujeres rezando en una mesquita en Berlín.

Ha pasado exactamente una semana desde la terrible masacre perpetrada por un racista blanco en dos mezquitas en Christchurch. Durante este tiempo, ha habido impresionantes gestos de solidaridad. Por ejemplo, miembros de la sinagoga judía "Tree of life" en la ciudad estadounidense de Pittsburgh, golpeados en octubre de 2018 por un ataque suicida que mató a 11 de sus miembros, recaudaron 30.000 dólares para las familias en duelo en la lejana Nueva Zelanda.

En Alemania, por el contrario, no ha habido grandes gestos de simpatía como los que se han producido espontáneamente después de algunos de los ataques terroristas en Europa. Esto es inquietante. Christchurch fue un ataque contra personas orando; contra creyentes en un lugar de culto. Esta vez, los lugares de culto eran musulmanes. En Pittsburgh, y en otros lugares en los últimos años, los sitios han sido judíos, con fieles judíos indefensos. Las iglesias coptas en Egipto también han sido atacadas repetidamente en sangrientos ataques terroristas. También en otros países, como Pakistán o Nigeria, el odio mortal se ha extendido a los ataques contra las iglesias cristianas.

Solidaridad con los coptos en 2011

En 2011, los coptos en Alemania celebraron sus cultos de Navidad con miedo y bajo resguardo policial. Un terrible ataque terrorista que dejó 23 muertos en la Alejandría egipcia ocasionó temores de que en otros países, incluso en Alemania, podrían seguir los ataques. En Düsseldorf, el entonces presidente del Consejo de la Iglesia Evangélica en Alemania, Nikolaus Schneider, y el presidente del Consejo Central de Musulmanes, Aiman ​​Mazyek, asistieron al servicio copto de Navidad. En la celebración de Berlín-Lichtenberg, a la que yo mismo fui, participaron el entonces senador de Berlín para el Interior Ehrhart Körting y los musulmanes del Islamforum de Berlín. Los guardaespaldas del político se mezclaron con la Policía, para  proteger la liturgia de Navidad.

El viernes pasado, cuando el terror de Christchurch conmocionó al mundo, estuve en la liturgia del viernes en la mezquita Sehitlik en Berlín en el barrio de Neukölln. La mezquita estaba llena. Incluso más fieles estaban parados en el patio. No había policías afuera de la puerta ni otros berlineses, tampoco velas ni flores. Un sorprendido anciano me habló al salir: "Un ataque contra personas que rezan en un servicio religioso: cualquiera podría verse afectado", dijo.

Sehitlik Moschee in Berlin (Getty Images/C. Koall)

La mesquita Sehitlik en Berlín.

Mientras tanto, el Consejo Central de Musulmanes está presionando para mejorar el resguardo, incluido con protección policial para las casas de culto musulmanas en Alemania. Lamentablemente, no solo en Berlín, sino en muchas ciudades alemanas, es usual ver a oficiales de la Policía a la entrada de los tantos lugares de culto judíos las 24 horas del día, los 365 días del año. Además, también hubo una presencia de la policía civil en algunas conocidas iglesias alemanas para las misas de Navidad de 2018.

Todos pueden hacer su parte

Más allá del resguardo de fuerzas de seguridad, todos pueden contribuir con lo suyo: no hay nada que impida ir a una mezquita o a una sinagoga los viernes como muestra de solidaridad con una comunidad de fieles aterrados y amenazados. Pero no a mucha gente se le ocurre hacer eso. Incluso los jóvenes de diferentes religiones podrían hacerse presentes en las afueras de los lugares de culto durante los tiempos de oración. Todo lo que importa es transmitir el mensaje: "¡No estás solo!"

La diócesis de Limburgo hizo un llamado a la solidaridad con los musulmanes en las oraciones del viernes de esta semana. "No hace falta más que mostrar empatía y transmitir a nuestros vecinos que no están solos", dijeron. "La seguridad de todos los fieles en las sinagogas, iglesias, mezquitas y todos los sitios religiosos es inviolable", agregó.

Se trata de transmitir una señal de apoyo que no deje a las personas solas con su angustia. Y también de cuidar que los lugares de culto no se conviertan en el blanco del odio y el terror. En ningún lugar en la Tierra.

(pana/few)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

DW recomienda

Publicidad