Nueva vida después de la guerra | Colombia en DW | DW | 14.12.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Colombia

Nueva vida después de la guerra

El principal reto del Proceso de Paz en Colombia es la reinserción de los exguerrilleros de las FARC. Algunos pasaron más de la mitad de su vida combatiendo en las selvas colombianas.

Eine Ananasplantage (picture-alliance/dpa/M.Schmidt)

 Agencia Colombiana para la Reincorporación y la Normalización: guerrilleros fueron formados  en fruticultura.

Una de las preocupaciones más grandes que tienen los exguerrilleros es cómo comenzar una nueva vida digna y encontrar algún tipo de actividad laboral. Otra de las cosas que más les preocupa sobre su reinserción es ser señalados y estigmatizados socialmente.

En la ciudad de Toro, departamento del Valle del Cauca, la Agencia Colombiana para la Reincorporación y la Normalización presentó un programa de integración laboral de tres meses, en el cual 20 guerrilleros fueron formados  en fruticultura.

Nuevos conocimientos y capital inicial

En la presentación del programa, los exguerilleros tuvieron oportunidad de ser entrevistados por periodistas, compartiendo así su forma de ver el programa de reinserción y presentando por otra parte su nueva empresa, la cual formaron juntos poniendo a su servicio los nuevos conocimientos que adquirieron en fruticultura. Los desmovilizados también invirtieron ocho millones de pesos, que recibieron del capital semilla que ofrece el Estado. De esa forma se asociaron en una llamada SAS (Sociedad por Acciones Simplificada).

Kolumbien Farc - Entwaffnungscamp (picture-alliance/dpa/Georg Ismar)

Un "Campamento por la Paz" en Cornejo, La Guajira.

Uno de los momentos más emocionantes de este ritual de reincorporación fue la participación de un grupo de danza, conformado por madres de hogar y guerrilleros desmovilizados. La actividad permitió a su vez que la comunidad participara y contribuyera en el proceso de reintegración social y laboral de los excombatientes.

Una de las características principales que compartían los exguerrilleros era su edad: todos estaban por arriba de los 50 años. Sus testimonios también hicieron hincapié principalmente en la dificultad que tenían para conseguir trabajo. Manifestaron que no solo el hecho de ser desmovilizados juega en contra, sino que también la edad es un factor que hace difícil poder encontrar trabajo.    

Cambiando fusiles por palas

Durante la jornada, el Alcalde de Toro, Julián Bedoya,  perteneciente al partido político Centro Democrático, dirigido por uno de los más acérrimos adversarios de la paz en Colombia, el expresidente Álvaro Uribe, no tuvo reparos en elogiar el programa de reintegración del cual fueron beneficiados los 20 exguerrilleros.

Según publica el diario El País, de Cali, Bedoya dijo “Este es un proceso de dignificación de las personas muy importante para Colombia: un hecho concreto de paz que ellos hicieron. Cambiaron los fusiles por las palas. Eso es algo que tiene un valor enorme. Es cierto que las acciones pequeñas transforman sociedades”.

Los desmovilizados siguieron contando sus historias durante un recorrido que hicieron por los campos donde fueron capacitados en fruticultura. El encuentro fomentó el diálogo de los excombatientes no solamente con los periodistas, sino con la sociedad civil. Uno de los aportes más significativo de las actividades de reincorporación fue la posibilidad de poder escuchar las voces e historias de aquellos que antes creían poder hacerse escuchar solo por medio de las armas.