Nobel de la Paz: premio y acicate | Colombia en DW | DW | 07.10.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Colombia

Nobel de la Paz: premio y acicate

Como una fuerte señal de apoyo al proceso de paz interpretan los especialistas la concesión del Nobel al presidente Santos. Pero el mensaje no va solo dirigido a él, sino a todos los colombianos.

Aunque el nombre de Juan Manuel Santos se mencionaba desde hace tiempo como candidato al Premio Nobel de la Paz, la decisión de la Academia sueca no dejó de sorprender. Tras el triunfo del "No” en el plebiscito del 2 de octubre sobre el acuerdo de paz alcanzado por el Gobierno y la guerrilla de las FARC, hubo quienes pensaron que también se esfumaba la probabilidad de que el presidente colombiano resultara laureado. Pero no fue así. Obtuvo  el galardón,  y este resulta aún más significativo ante la difícil situación en que ha quedado el proceso dirigido a acabar por fin con un conflicto armado de más de cinco décadas. El Nobel no es ya solo un reconocimiento a los esfuerzos pacificadores, sino un acicate para no cejar en ellos.

La decisión anunciada en Oslo "no puede sino ser interpretada como una fuerte señal de apoyo internacional a este proceso de paz”, señala Christiane Schwarz, coordinadora de la organización alemana Kolko, dedicada a los derechos humanos en Colombia. El mensaje, a su juicio, va dirigido a todos los diferentes actores involucrados: en primer lugar al presidente Santos, que recibe respaldo y tiene la responsabilidad de seguir adelante con el proceso, pero también a los indecisos y a los opositores.

Las víctimas

"El resultado del referéndum sumió al proceso de paz en una seria crisis. Como organización defensora de los derechos humanos, esperamos que el Premio Nobel confiera nuevo impulso a dicho proceso, si bien criticamos algunas debilidades del acuerdo, en cuanto a los derechos de las víctimas del conflicto a la verdad, a la justicia y a compensaciones”, dice por su parte Matthias Schreiber, experto en Colombia de la sección alemana de Amnistía Internacional. "Siempre hemos trabajado por la paz y esperado que este proceso llegue a buen término, que brinde justicia a todas las víctimas del conflicto", acota.

Kolumbien Opfern des Krieges (Getty Images/AFP/G. Legaria)

Más de 50 años de conflicto: demasiadas víctimas.

El hecho de que el premio no fuera compartido con cinco víctimas -que habían sido incluidas junto con Santos y el líder de las FARC en la nominación presentada por un parlamentario noruego en febrero al Comité del Nobel-, le parece una "lástima” a Christiane Schwarz. En cambio, comprende que habría sido "complicado” distinguir también a Timochenko, porque habría existido el peligro de polarizar demasiado. No obstante, la experta de Kolko considera que el galardón otorgado al presidente Santos "es también una cierta forma de dar tranquilidad a las FARC, que están en una muy difícil situación intermedia”.

Violencia que persiste

La situación de inseguridad, que afecta a todo el país, encierra peligros evidentes, subraya la entendida, recordando que el proceso de desmovilización y desarme de las FARC quedó paralizado. Además, advierte que fuerzas paramilitares podría tratar de ocupar áreas dejadas por la guerrilla. Por otra parte, la violencia no ha cesado. "La impunidad es uno de los principales factores causantes de que este conflicto se haya prolongado tanto y aún hoy lleva a que defensores de derechos humanos sean atacados y asesinados”, afirma el experto de Amnistía Internacional, según el cual esas muertes suman 52 en el año en curso. "De seguro, en lo que se refiere a operaciones de combate, el conflicto tiene mucho menor intensidad que hace unos años, pero el número de ataques dirigidos contra determinados representantes de la sociedad civil sigue siendo inquietantemente alto”, subraya Schreiber.

El proceso de paz sigue, en suma, en terreno minado. ¿Cómo continuará la marcha? Todavía no está claro. Pero Juan Manuel Santos ha asegurado que no cejará. Y ahora cuenta con el Nobel de la Paz como aliciente adicional y fuerte expresión del apoyo internacional en este arduo camino.

Autora: Emilia Rojas

DW recomienda