Nicaragua: al menos tres muertos en operativo policial y paramilitar | América Latina | DW | 05.07.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

América Latina

Nicaragua: al menos tres muertos en operativo policial y paramilitar

Las muertes ocurren el mismo día que Estados Unidos sancionó a tres altos miembros del Gobierno y la ONU condena enérgicamente la “violencia estatal”.

Un nuevo ataque de policías y paramilitares contra manifestantes civiles dejó este jueves (05.07.2018) al menos tres muertos, 22 heridos y 14 detenidos en la ciudad de León, 90 kilómetros al oeste de Managua, mientras Estados Unidos sancionó por corrupción y violación de derechos humanos a tres altos cargos del Gobierno de Daniel Ortega.

El director de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH, independiente), Alvaro Leiva, dijo que el ataque fue perpetrado por unos 200 policías y elementos civiles armados para retirar las barricadas puestas por manifestantes en el barrio de Sutiaba.

Muchos de los jóvenes detenidos fueron sacados de sus casas con violencia y sin órdenes judiciales de arresto, comentó el director jurídico del no gubernamental Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), Gonzalo Carrión, a la agencia de noticias DPA.

Desde el inicio de la crisis en abril, 309 personas han resultado muertas y unas 1.500 heridas, según la ANPDH. El Cenidh reporta 220 víctimas y el Gobierno solamente reconoce 47 fallecidos.

Este jueves, Estados Unidos impuso las primeras sanciones contra tres altos cargos de Nicaragua, considerados "el anillo de poder" de Ortega: su consuegro Francisco Díaz, subdirector de la Policía; Francisco López, vicepresidente de la petrolera Albanisa y tesorero del partido FSLN; y Fidel Moreno, secretario general de la Alcaldía de Managua y muy cercano a la vicepresidenta Rosario Murillo.

El Departamento del Tesoro y el Departamento de Estado los sancionaron conjuntamente por violaciones a los derechos humanos y corrupción. Quedan congelados todos los bienes y activos que tengan en Estados Unidos y se prohíbe a todo ciudadano estadounidense hacer transacciones con ellos. También se veta su ingreso al país.

"La violencia perpetrada por el Gobierno del presidente nicaragüense Daniel Ortega contra el pueblo nicaragüense y los intentos de aquellos cercanos al régimen de Ortega para enriquecerse ilícitamente son profundamente perturbadores y completamente inaceptables", dijo Sigal Mandelker, subsecretario del Tesoro para Terrorismo e Inteligencia Financiera.

Nicaragua Proteste Ausschreitungen Sozialreformen (picture-alliance/AP/A. Zuniga)

Desde el inicio de la crisis en abril, 309 personas han resultado muertas y unas 1.500 heridas, según la ANPDH. El Cenidh reporta 220 víctimas y el Gobierno solamente reconoce 47 fallecidos.

Asimismo, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad Al Hussein, exhortó este jueves al Gobierno de Nicaragua a que "cese la violencia estatal" y que ponga fin a "la represión" contra manifestantes opositores, en la declaración más enérgica emitida en los últimos dos meses.

"Pido al Gobierno que cese la violencia estatal y desmantele a los elementos armados progubernamentales, quienes de forma creciente han sido responsables de la represión y los ataques. Aquellos que han instigado o permitido que estos elementos armados actúen también deben rendir cuentas ante la Justicia", subrayó Zeid.

El Gobierno de Nicaragua no reaccionó a este comunicado ni a las sanciones de Estados Unidos. Tampoco comentó los violentos ataques policiales en León. "Reafirmamos que Nicaragua quiere vivir en paz, que quiere seguridad, paz y vida. Todos queremos trascender las tinieblas que quisieron imponernos, aquí no hay lugar para el odio", dijo Rosario Murillo en sus habituales declaraciones diarias por televisión.

RRR (Dpa/Afp/Efe).

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda