Nexos Venezuela-Irán reciben nuevo impulso | El Mundo | DW | 28.08.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Nexos Venezuela-Irán reciben nuevo impulso

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, se reunió en Caracas con el ministro de Exteriores de Irán, Mohammad Yavad Zarif, tras la firma de un acuerdo financiero que le da nuevo impulso a las relaciones bilaterales.

El ministro de Exteriores de Irán, Mohammad Yavad Zarif.

El ministro de Exteriores de Irán, Mohammad Yavad Zarif.

Este sábado (27.8.2016), el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, se reunió en su despacho con el ministro de Exteriores de Irán, Mohammad Yavad Zarif, tras la firma de un acuerdo que le da un nuevo impulso a las relaciones bilaterales. La agenda de Zarif en la nación caribeña incluye la coordinación de mesas de trabajo para intensificar la cooperación y desarrollar un modelo de diversificación industrial para Venezuela. Caracas es la última parada de la gira latinoamericana del canciller persa, quien visitó Cuba, Nicaragua, Ecuador, Chile y Bolivia en los últimos días.

Zarif llegó acompañado por representantes del banco central, del fondo de garantía de exportación naviera, del estamento científico y de los sectores agroalimentario, energético y petrolero de Irán. Funcionarios de los bancos centrales de ambos países suscribieron convenios de cooperación financiera. Aunque Venezuela e Irán vienen fortaleciendo sus vínculos en distintas áreas –sobre todo en materia energética– desde hace una década, bajo el auspicio de sus presidentes Hugo Chávez (1999-2013) y Mahmud Ahmadineyad (2005-2013), el Gobierno de Maduro subraya que los pactos recientes se alcanzaron después de enero de 2016.

Fue entonces cuando el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas emitió resoluciones que permitieron levantar las sanciones financieras y bancarias que pesaban sobre Irán. Sin embargo, cabe recordar que el Ejecutivo venezolano y una alta delegación de la república islámica ya habían firmado seis acuerdos de cooperación científica, tecnológica, económica y de salud en junio de 2015. Los efectos de esos esfuerzos conjuntos no saltan a la vista cuando se analiza la gravedad de la crisis venezolana. No obstante, es de suponer que ambas partes esperan obtener resultados concretos a corto plazo, ante todo en materia petrolera.

Caracas y Teherán están interesados en llegar a un consenso para unir fuerzas e intentar estabilizar el mercado del “oro negro”. Venezuela ha procurado persuadir a los grandes productores de crudo –socios o no de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP)– de congelar su oferta con miras a elevar el precio del barril; pero hasta ahora no ha tenido éxito.

ERC ( dpa / EFE / Reuters )

DW recomienda

Publicidad