Negociaciones en Túnez para evitar ejemplo de Egipto | El Mundo | DW | 19.08.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Negociaciones en Túnez para evitar ejemplo de Egipto

Tras semanas de protestas, el Ejecutivo se abrió a conversar, aunque no se vieron avances en la primera jornada.

“No somos muy optimistas… no hay concesiones claras por parte de Ennahda”, dijo Houcine Abassi, jefe del poderoso sindicato IGTT este lunes (19.08.2013) tras la primera jornada de conversaciones entre el Gobierno y los movimientos políticos que piden la renuncia del Ejecutivo y la formación de un gobierno de transición.

El partido en el poder, Ennahda, hizo el llamado “a un diálogo inmediato para juntar a todos los partidos políticos de la oposición y a la coalición gobernante, sin condiciones”, la noche del domingo, en un esfuerzo por evitar seguir el sangriento ejemplo de Egipto. Túnez, el país donde comenzó la primavera árabe, está sumido en una profunda crisis política, que se hizo más intensa tras la muerte de dos líderes opositores.

El Frente de Salvación Nacional (FSN), una coalición heterogénea de partidos de oposición, acusa al régimen de gestionar mal la economía, de intentar imponer una visión religiosa de la realidad y de no haber hecho lo suficiente para evitar los asesinatos, que habrían sido perpetrados por extremistas islamistas..

Otro encuentro el miércoles

Las conversaciones no tuvieron resultados concretos y la oposición insiste en llamar a la renuncia masiva del gobierno para imponer un equipo de tecnócratas. Abassi, quien cumple un rol mediador entre Ennahda y los movimientos opositores, tiene previsto presentar las propuestas realizadas por los islamistas este martes.

Por su parte, el líder del partido gobernante, Rached Ghannouchi, tiene otra versión y es más optimista. A su juicio, hubo avances visibles en las conversaciones, aunque no profundizó en el tema. Se espera que el miércoles 21 de agosto nuevamente haya reuniones, en un esfuerzo por acabar con la crisis. Ya el domingo, Ghannouchi había dejado la puerta abierta a la formación de un gobierno nacional.

En su opinión, lo ocurrido esta última semana en Egipto evidencia la necesidad de un continuo diálogo entre Ejecutivo y oposición. En las últimas semanas, Ennahda y los opositores han chocado en las calles, profundizando la división entre las partes, a dos años de la revolución. Y un estallido más violento es lo que pretende evitar el Gobierno.

DZC (AFP, Europa Press, El País)

Publicidad