1. Ir al contenido
  2. Ir al menú principal
  3. Ir a más sitios de DW

Nagorno Karabaj: ¿se volverá la UE más dura con Azerbaiyán?

Ella Joyner
22 de septiembre de 2023

Aumentan los llamamientos a la UE para que adopte una postura más firme hacia Azerbaiyán. Pero, con un acuerdo sobre el gas en vigor y múltiples consideraciones geopolíticas, ¿qué pueden esperar los armenios?

https://p.dw.com/p/4Whx3
Edificios residenciales dañados tras los ataques a Stepanakert, Nagorno Karabaj.
Nagorno Karabaj (Alto Karabaj) se encuentra en ruinas tras los nuevos enfrentamientos de esta semana.Imagen: TAR-TASS/IMAGO

Durante años, la Unión Europea ha mantenido una posición ambigua en sus relaciones con Armenia y Azerbaiyán.

Los dos vecinos mantienen desde hace décadas una disputa sobre Nagorno Karabaj, la región montañosa separatista situada en territorio azerbaiyano, pero poblada mayoritariamente por armenios.

Las antiguas hostilidades estallaron hace 30 años, cuando se disolvió la Unión Soviética, a la que ambos países pertenecían, y desde entonces se han recrudecido periódicamente. En 2020, Azerbaiyán salió victoriosa de una guerra de seis semanas y reafirmó su control sobre amplias zonas de la región.

Desde que Bakú lanzó lo que describió como actividades militares "antiterroristas" para restaurar su soberanía en el enclave, a principios de esta semana, varias voces en el Parlamento Europeo han pedido que la UE endurezca su postura hacia Azerbaiyán.

En una declaración por escrito, cuatro destacados representantes de la UE con altos cargos pidieron a los Estados miembros que "reconsideren fundamentalmente las relaciones de la UE con Azerbaiyán a la luz de estos hechos, y consideren la posibilidad de imponer sanciones a las autoridades azerbaiyanas responsables". El jueves, más de 60 parlamentarios pidieron sanciones en otra declaración.

Se iza una bandera de Azerbaiyán en Bakú.
Azerbaiyán ha consolidado su hegemonía en el conflicto histórico por la provincia separatista.Imagen: Tofik Babayev/AFP

A pesar de los fuertes sentimientos, estos cargos electos no tienen mucha influencia en política exterior. La cuestión es si los gobiernos nacionales de la UE se atreverán a dar ese paso, sobre todo, teniendo en cuenta que el bloque comunitario cerró en 2022 un acuerdo de suministro de gas con Bakú para ayudar a sustituir el abastecimiento directo de gas ruso.

¿Qué papel desempeña la UE en el conflicto?

Tradicionalmente, la UE ha sido un actor relativamente pequeño en comparación con Rusia, que medió en un acuerdo de paz, considerado desfavorable para los armenios, en la guerra de 2020, así como en un alto el fuego en esta semana. Y también comparada con Turquía, que es un estrecho aliado y socio económico de Azerbaiyán, por no mencionar un importante proveedor de armas.

En la actualidad, tanto Rusia como la UE coordinan por separado las conversaciones de paz entre Ereván y Bakú. Con Moscú ocupado con su invasión a gran escala de Ucrania, Bakú parece envalentonado, dijo el analista Marcel Röthig a DW desde Tiflis, la capital georgiana.

"Turquía ve su papel como el nuevo gran actor del Cáucaso, como el que está dando forma al Cáucaso", afirmó Röthig, analista de la Fundación Friedrich Ebert de Alemania. "Azerbaiyán siente ese respaldo. Y por eso se ha vuelto mucho más arriesgado que en años anteriores".

Armenia, junto con otros Estados postsoviéticos, mantiene una alianza militar con Rusia, pero el primer ministro armenio, Nikol Pashinián, ha apelado cada vez más a Occidente, incluida la UE.

¿Qué está en juego para la UE?

Sin embargo, la UE firmó un acuerdo de suministro de gas con Bakú el año pasado. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, llegó a elogiar a Azerbaiyán, gobernado de manera autoritaria, como "socio clave" para mitigar la crisis energética, a pesar de la gran preocupación de los observadores occidentales por el estado de la democracia y la violación de los derechos humanos en ese país.

Debido a la guerra en Ucrania y con varios poderosos actores geopolíticos -Estados Unidos, China, Irán e Israel- involucrados en la región del Cáucaso, la situación es delicada. "El objetivo de la UE es tener una vecindad estable que no se vea amenazada por guerras", declaró a DW la parlamentaria checa Marketa Gregorova, del Grupo de los Verdes.

"El interés estratégico de la UE es que Armenia y Azerbaiyán prosperen, minimizar la influencia rusa en Armenia y la región, ayudar a Azerbaiyán a alcanzar la democracia y resolver el conflicto que dura ya décadas", añadió.

(gg/cp)