Mujer será juzgada en Francia por matar a su padrastro tras años de abusos | Europa | DW | 21.06.2021
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Europa

Mujer será juzgada en Francia por matar a su padrastro tras años de abusos

El 13 de marzo de 2016, Valérie Bacot, entonces de 35 años, mató a Daniel Polette, de 61. Con la ayuda de dos de sus hijos, enterró su cuerpo en un bosque, pero fue denunciada y detenida en octubre de 2017.

Apertura del juicio de Valérie Bacot juzgada por haber matado a su violento marido en el Assises de Saône-et-Loire, Francia.

Apertura del juicio de Valérie Bacot juzgada por haber matado a su violento marido en el Assises de Saône-et-Loire, Francia.

Violada desde los 12 años por su padrastro, que más tarde se convirtió en su marido, golpeada y obligada a prostituirse: una mujer que se ha convertido en el nuevo símbolo de la violencia conyugal en Francia es juzgada desde este lunes (21.06.2021) por haber matado a su verdugo.

Bacot es juzgada por asesinato cinco años después de los hechos y dos después de que dos de sus hijos, que tenían 16 y 17 años cuando se produjo el crimen, fueran condenados por un tribunal de menores a seis meses de prisión exentos de cumplimiento por haber ayudado a enterrar el cuerpo y ocultar el acto.

El juicio de Valérie Bacot se abrió este lunes en una corte de Saône-et-Loire, en el centro de Francia, y durante más de dos horas la mujer contó su "infierno", a menudo entre lágrimas. 

Esta mujer, presentada como la "nueva Jacqueline Sauvage", una sexagenaria condenada en 2014 por haber matado a su marido tras décadas de violencia conyugal pero indultada en 2016, recordó la violencia y el miedo con los que convivió durante años. 

"Siempre encontraba algo... Al principio eran bofetadas, luego se convirtieron en patadas, puñetazos y me estrangulaba. Con el paso del tiempo, hubo amenazas con arma", el revólver que terminaría usando ella para matarlo.

El crimen

Su crimen se remonta a 2016, cuando disparó a su marido, Daniel Polette, tras escuchar una conversación entre él y la hija de ambos, de 14 años, en la que el hombre le preguntaba sobre su sexualidad. El temor a que la prostituyera, como venía haciendo con ella, la llevó a matarlo, según ha confesado Bacot. 

Tras un fallido intento de provocarle una sobredosis con somníferos, cogió el revolver de su marido y horas más tarde lo mató de un tiro en la nuca. 

El detonante fue el miedo a que su hija Karline corriera la misma suerte cuando, a los 14 años, le confesó que su padre le preguntó cómo era sexualmente.

El detonante fue el miedo a que su hija Karline corriera la misma suerte cuando, a los 14 años, le confesó que su padre le preguntó "cómo era sexualmente".

24 años de violencia

Pero la violencia sufrida por Bacot duró más de 24 años. Polette había sido previamente la pareja de su madre y empezó a abusar de ella a sus 12 años. 

El hombre fue condenado a dos años de prisión en 1995 tras la denuncia de unos familiares, pero su madre –violenta y con problemas de alcoholismo– la obligó durante ese tiempo a visitarlo en prisión. Al cumplir su condena se instaló con su hijastra, de 17 años, expulsada de su casa tras quedar embarazada de Polette, como cuenta ella en su libro "Tout le monde le savait" (Todos lo sabían). 

El hombre, que tenía 25 años más que Bacot, se casó con ella y fruto de esa relación nacieron cuatro hijos.

Bacot cuenta su verdad en un libro

En el libro cuenta esta relación de años con este hombre violento que la prostituía en las carreteras de la provincia, que le pegaba y la amenazaba con armas, un drama que sólo salió a la luz a finales de 2017, cuando denunciada por la madre del novio de su hija, fue detenida y confesó el crimen. 

Sus familiares y colegas coinciden en describirlo como un hombre violento, autoritario, alcohólico y posesivo, que dominaba el hogar imponiendo su terror, e incluso su propia hermana ha denunciado haber sido violada por él. 

Hoy, Bacot, que podría ser condenada a cadena perpetua, admite que debe ser juzgada, mientras que sus abogadas recuerdan el caso de Sauvage y piden que se tenga en cuenta la violencia sufrida y denunciada ante la Policía por sus hijos hasta en dos ocasiones, sin resultados. 

La jueza de instrucción considera que esta violencia y prostitución "explica la personalidad de Bacot y las circunstancias del paso al acto", pero no justifican que el crimen fuera en defensa propia, especialmente porque guardó el arma en su bolso y lo mató horas después.  

En internet, la petición que reclama su puesta en libertad ha recogido ya más de medio millón de firmas en un contexto marcado por una concienciación creciente de la sociedad francesa sobre problemáticas como el incesto, la violencia machista y los abusos.  

La sentencia contra Bacot se conocerá este 25 de junio.

FEW (EFE, AFP)

Ver el video 05:00

Bolivia: patinando contra los estereotipos

DW recomienda