Mueren sudamericanos arrollados por tren de alta velocidad en España | Europa | DW | 24.06.2010
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Europa

Mueren sudamericanos arrollados por tren de alta velocidad en España

Doce personas, la mayoría de ellas jóvenes, murieron la pasada noche y otras 14 resultaron heridas al ser atropelladas por un tren de alta velocidad en la localidad barcelonesa de Castelldefels, en el segundo peor accidente ferroviario ocurrido en España en los últimos 30 años. Entre las víctimas mortales "hay muchas de origen sudamericano", dijo el presidente del gobierno regional de Cataluña, José Montilla, quien por la mañana visitó el lugar del siniestro. En la imprudencia de las víctimas parece estar el origen del accidente. En plena noche de San Juan, que en Cataluña y otras regiones de España es tradicional celebrar en torno a hogueras junto al mar, el grupo había bajado de un tren de cercanías en el apeadero de Castelldefels Playa y cruzó las vías en vez de utilizar el paso subterráneo. En ese momento, un tren Alaris procedente de Alicante y con destino Barcelona cruzó la estación, atropellándolos. Era poco antes de las 23:30 horas (21:30 GMT). De los 14 heridos, tres de ellos se encuentran en estado crítico. Ninguno de los pasajeros del tren sufrió daños. "Hay cuerpos que están absolutamente destrozados. Les ha pasado el tren a toda velocidad por encima y los trozos de cuerpos están por todas partes", relató un testigo tras el siniestro. La identificación de las víctimas está resultando complicada a los forenses. "Todo estaba lleno de cuerpos y de sangre", dijo otro testigo. El presidente Montilla apuntó a la "imprudencia" de las víctimas como causa del siniestro, si bien anunció una investigación para aclarar lo sucedido. El alcalde de Castelldefels, Joan Sau, se pronunció en términos similiares. De haberse usado el paso subterráneo, "no estaríamos hablando de esta tragedia", dijo. Algunos testigos, sin embargo, aseguraron que el paso subterráneo de la parada de la playa de Castelldefels, una localidad turística de algo más de 62.000 habitantes, se encontraba colapsado por la cantidad de gente que cruzaba la estación para dirigirse a las celebraciones junto al mar. Según la entidad pública ferroviaria Renfe, el tren, que no tenía parada en Castelldefels, circulaba a una velocidad inferior a la máxima permitida y emitió las señales acústicas preceptivas al aproximarse a la estación. Cataluña decretó tres días de luto. "Es un día de tristeza y de luto en una noche que, precisamente en Cataluña, era todo lo contrario: era una noche de fiesta y de verbena", dijo Montilla. Tras el siniestro, el rey Juan Carlos decidió cancelar la celebración de su onomástica hoy en el Palacio de la Zarzuela. El ministro de Fomento, José Blanco, expresó a las familias de las víctimas las condolencias del gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero por "el terrible suceso" y decidió adelantar su regreso a España desde Luxemburgo, donde hoy participaba en el consejo europeo de Transportes. DPA