Milosevic: ″Pirómano de la muerte″ | La prensa opina | DW | 13.03.2006
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

La prensa opina

Milosevic: "Pirómano de la muerte"

Los editorialistas alemanes y europeos expresan estupor ante la posibilidad de que ahora nadie pueda ser responsabilizado de los crímenes cometidos bajo Milosevic.

Sombras de Slobodan Milosevic.

Sombras de Slobodan Milosevic.


El diario alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung apunta: "Milosevic necesitaba crisis. Él las buscaba o las creaba para poderse presentar luego como El Salvador. Milosevic fue un pirómano que jugaba a ser el jefe de los bomberos. Como consecuencia de esa política se enfrentan ahora una mayoría de los serbios que están a favor de un acercamiento a la Unión Europea y una fuerte clase nacionalista que desprecia la perspectiva europea".

Pesadilla para los sobrevivientes

El periódico Leipziger Volkszeitung, de Leipzig dice: "Después de 4 arduos años de labores y tortuosa recolección de pruebas, el Tribunal Internacional de La Haya y su fiscal general, Carla Del Ponte, están ahora frente a las ruinas de su trabajo. Ante ello, es secundario lo que resultara de la autopsia. Una condena en este proceso por crímenes de lesa humanidad durante la última Guerra de los Balcanes ya no puede ser expresada. Es una victoria post mortem la que Milosevic logró ante este tribunal que él nunca reconoció. En términos jurídicos, el ex líder socialista figurará en la historia como 'inocente'. Una pesadilla para las víctimas sobrevivientes de la masacre de Srebrenica".

Símbolo de toda una región

El rotativo parisino La Croix escribe: "La historia de los Balcanes se ha convertido en símbolo de todo un continente: un lugar de la división entre el Este y el oeste. Una región en donde pueblos hermanos se destruyen mutuamente. Esta es la historia de Milosevic, un hombre que encarnaba la imposibilidad de ese acercamiento. Un hombre que dejó cuentas pendientes y que nunca podrán ser pagadas. Queda la amargura de un proceso interrumpido, como si fuera el invariable destino de esa región nunca poder lograr la reconciliación: ni entre sí ni con su pasado".