“Mi lucha” de Hitler es un best-seller digital | Alemania Hoy | DW | 12.01.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania Hoy

“Mi lucha” de Hitler es un best-seller digital

La resistencia es grande a que el libro “Mi lucha” de Adolf Hitler vuelva a circular en Alemania. Mientras tanto, las ediciones en inglés de su manifiesto se convierten en best-sellers digitales mediante iTunes y Amazon.

En Alemania, la venta del controvertido libro Mi lucha de Adolf Hitler está prohibida desde hace casi setenta años. La situación es diferente en los países de habla inglesa; allí, su versión impresa siempre estuvo al alcance de quien estuviera interesado en el manifiesto del líder nacionalsocialista. Y desde noviembre de 2012, la edición digital está disponible en la lengua de Cromwell por montos que van desde los 73 céntimos de dólar (en Amazon) hasta los 2,99 dólares (en la tienda iTunes). Y la demanda es apabullante.

Leyendo Mi lucha en secreto…

La obra no se encuentra en la librería germana de Amazon y no es posible encargarla desde Alemania.

La obra no se encuentra en la librería germana de Amazon y no es posible encargarla desde Alemania.

Mi lucha fue publicado por primera vez en 1925. La segunda parte de ese volumen apareció un año más tarde. En ambos tomos, Hitler expone su ideología política y sus visiones de futuro para Alemania: un “nuevo orden”. Cuando culminó la Segunda Guerra Mundial, 10 millones de ejemplares de Mi lucha estaban en circulación. Debido a las atrocidades cometidas por los nacionalsocialistas, el libro dejó de ser publicado en territorio germano. Los derechos para imprimir nuevas copias están en manos de las autoridades bávaras.

La última residencia oficial de Hitler estaba en el Estado Libre de Baviera. De ahí que, cuando el dictador se suicidó (30.04.1945), todos sus bienes –incluidos sus derechos de autor– quedaron bajo el control de ese Land. Hasta ahora, y en dupla con el Gobierno federal, Baviera ha logrado evitar que Mi lucha vuelva a ver la luz en el mercado editorial local. Sin embargo, su influencia es nula fuera de la frontera germana. En 1945, Gran Bretaña y Estados Unidos compraron los derechos de la versión en inglés del controvertido documento.

Publicar una edición en inglés de Mi lucha no tiene nada de novedoso. Pero gracias al boom de las librerías y bibliotecas online, la obra de Hitler empieza a adquirir rasgos de best-seller. De hecho, más de diecisiete sitios web ofrecen el contenido del libro de manera gratuita. El periodista Chris Faraone atribuye el interés aparentemente repentino y creciente por el manifiesto de Hitler a la facilidad con que muchas personas pueden pedir que se les envíe la versión digital de Mi lucha sin que nadie a su alrededor se entere.

¿Qué hacer con la controvertida obra?

Wetzell: “Este libro es un documento histórico y por eso debería ser una fuente de acceso público”.

Wetzell: “Este libro es un documento histórico y por eso debería ser una fuente de acceso público”.

Gerhard Weinberg, profesor de Historia en la Universidad de North Carolina, huyó de la Alemania nazi en 1938 y publicó el segundo tomo de Mi lucha en 1961. A sus ojos, las conspicuas ventas digitales de Mi lucha se deben a la curiosidad que despierta lo prohibido y al hecho de que muchas personas continúan creyendo que Hitler tenía razón en muchos aspectos. Leer su obra en versión digital es una manera de conocer –sin exponerse a las posibles críticas del entorno– exactamente qué fue lo que Hitler planteó en su momento.

Por su parte, el investigador Richard Wetzell, del Instituto de Historia Alemana con sede en Washington, no cree que tenga sentido prohibir el acceso a Mi lucha desde Alemania. El libro no se encuentra en la librería alemana de Amazon y cuando se tiene una dirección en territorio germano no es posible encargarlo a las tiendas Amazon de Estados Unidos o Gran Bretaña. Si el Kindle eReader –el libro electrónico de Amazon– está registrado en Alemania, el dispositivo no baja ni reproduce el contenido de Mi lucha.

“Ese libro es un documento histórico y por eso debería ser una fuente de acceso público”, asegura Wetzell, explicando que lo razonable sería lanzar una versión comentada de Mi lucha, una edición históricamente crítica que le presente a los lectores el contexto en el que la obra en cuestión fue publicada originalmente. Y Wetzell no es el único defensor de esta idea. En Alemania se está discutiendo mucho sobre qué hacer con esta obra cuando los derechos de autor sobre la misma caduquen a finales de 2015.

DW recomienda