Mezquita liberal en Berlín: un año de crecimiento y amenazas | Alemania | DW | 14.06.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Mezquita liberal en Berlín: un año de crecimiento y amenazas

Un año después de su fundación, la mezquita liberal de Berlín se ha consolidado. El interés por el templo aumenta. Pero desde que se inauguró este templo, Seyran Ates tiene que convivir con amenazas y hostilidades.

La vida cotidiana de Seyran Ates en la mezquita liberal Ibn-Rushd Goethe se desenvuelve en un espacio de 15 sillas y acompañada de dos hombres con pistolas, sus guardaespaldas. Este viernes (15.6.2018) se celebra el primer aniversario del templo. “Han sucedido muchas cosas en estos doce meses“, dijo Ates. Para ella se trata de un “islam amable, espiritual y concebido de manera moderna“. Por eso, el nombre del templo procede del médico y filósofo árabe Ibn Rushd, conocido también como Averroes (1126-1198), y del erudito alemán Wolfgang von Goethe. Son “dos nombres que dijeron muchas cosas positivas para el islam en su época”, aclaró.

Templo.

La mezquita liberal está ubicada en un edificio adjunto de una iglesia protestante.

"Mujeres y hombres juntos"

Seyran Ates es jurista, defensora de los derechos de las mujeres y musulmana. En junio de 2017 fundó dicha mezquita que rompe con muchas ideas del islam tradicional. Por ejemplo, el Corán se interpreta y lee desde una perspectiva moderna. Ambos sexos rezan juntos. También pueden predicar mujeres y hombres que no sean imanes. “No tenemos un imán fijo. Cualquier persona que llame a la oración o predique es un imán”, explica. Antes las críticas, la jurista responde que esas personas “no quieren ninguna modernización del islam, no aceptan ninguna lectura contemporánea del Corán, quieren evitar que las mujeres y los hombres tengan los mismos derechos, que todos recen juntos y que las musulmanas sin velo se consideren así mismas musulmanas”.

Para muchos musulmanes todo esto es revolucionario, demasiado revolucionario. Esto incluso se puede comprobar en el barrio donde está ubicada la mezquita, en el tercer piso de un edificio junto a la iglesia protestante Sankt Johannes.

¿Una academia islámica liberal?

Ates comenzó a estudiar árabe, porque “me interesa de verdad. Por eso quiero aprender árabe, porque quiero debatir sobre algunos conceptos”, añadió. El núcleo de su comunidad religiosa lo forman 35 personas muy activas y hay muchos interesados de todas partes del mundo, quienes desean visitar la mezquita. Al mes, 750 personas visitan el templo. Con frecuencia grupos de niños y jóvenes, incluso musulmanes y judíos juntos. Desde hace poco, una persona se encarga de ofrecer cursos en colegios. Ates tiene además otra idea: una propia academia islámica liberal.

Seyran Ates hablando con la cadena italiana Rai.

Muchos visitantes de todo el mundo acuden a la mezquita liberal.

"La gente tiene miedo“

En otras ciudades se han mostrados abiertos a la idea de construir mezquitas liberales. Ates visitó Viena, Friburgo, Londres y Copenhague para informar a los interesados, pero percibió que “la gente tiene mucho miedo cuando se trata de concretar los planes, la gente siente miedo”. Sin embargo, está segura de que habrá más mezquitas liberales en el futuro.

La jurista sabe por experiencia propia lo peligroso que puede ser el comprometerse con los derechos de la mujer. En 1984 cuando era aún estudiante, trabajaba en una asesoría para mujeres turcas en Alemania. Un día mientras hablaba con una cliente, un hombre entró a la asesoría, mató de un disparo a su cliente y a ella la dejó gravemente herida.

En la actualidad, Ates muestra su decepción tanto con el gobierno central como con el de la ciudad de Berlín, porque se imparte teología islámica en la Universidad Humboldt. “Se evitará que los musulmanes liberales sean invitados a la Conferencia Nacional sobre Islam y al Consejo de Teología Islámica”, argumentó.

En su lugar, el Senado de Berlín apuesta por las conocidas asociaciones musulmanas, que ejercen mucha presión. En el aniversario de la fundación, la mezquita espera la visita, entre otros, de la vicepresidenta Petra Pau (La Izquierda) y del alcalde de Berlín, Michael Müller (SPD).

Ates también percibe la presión desde fuera. Por ejemplo, cuando un musulmán le dijo delante de la puerta de su mezquita que “en una semana ya habrá desaparecido”. “O cuando cinco hombres de una mezquita berlinesa le exigieron cerrar la mezquita liberal”. Además, en las redes sociales recibió amenazas y por eso se aplica el nivel de seguridad más alto cuando acude a algún evento en Alemania. Ates cree que a lo mejor dentro de 10 o 15 años se podrá mover con libertad.

Chrstoph Strack  (RMR/CP)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda