Merkel aboga por la permanencia británica en la UE | Europa | DW | 27.02.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Merkel aboga por la permanencia británica en la UE

La canciller alemana subrayó ante el Parlamento británico la importancia de la permanencia de Gran Bretaña en la Unión Europea (UE). Eso no le facilita las cosas al primer ministro David Cameron.

Los británicos extendieron la alfombra roja para recibir a la canciller alemana este jueves (27.02.2014). Angela Merkel tuvo el honor de hablar ante ambas cámaras del Parlamento en Westminster, antes de dirigirse por la tarde a tomar té con la reina Isabel. Todo ello puso de relieve su estatus como la política más poderosa de Europa. No obstante, antes de su discurso de 30 minutos en la Royal Gallery intentó rebajar las expectativas. “Solo quiero compartir con ustedes mis pensamientos sobre Europa”, dijo la jefa del Gobierno de Berlín, quien subrayó con vehemencia su deseo de que Gran Bretaña permanezca dentro de la UE.

Cameron, en pie electoral

El primer ministro británico probablemente no haya quedado tan satisfecho con el discurso de Merkel. David Cameron se encuentra bajo presión, ya que debe cumplir la promesa que hizo al electorado de impulsar reformas en la UE. Además, reiteró que quiere brindar a los británicos la posibilidad de pronunciarse en 2017 sobre la permanencia en la Unión Europea.

La desconfianza de la opinión pública británica hacia la UE es grande y en 2015 habrá elecciones. Cameron ve subir la popularidad del partido anti-europeísta UKIP en las encuestas. Y aboga por reformas en la política comunitaria como la restricción de los derechos de inmigrantes procedentes de países europeos más pobres, que se trasladan a países más ricos, como Gran Bretaña, para beneficiarse presuntamente de sus sistemas sociales.

Merkel puso de manifiesto en su discurso ante el Parlamento que también ella está abierta a las reformas: “Europa debe volverse más competitiva”, señaló, abogando por una renovación de las estructuras políticas acorde con los tiempos que corren. A su juicio, la Comisión Europea solo debe regular aquello que no puedan regular los Estados individualmente.

Merkel habla ante el Parlamento británico.

Merkel habla ante el Parlamento británico.

Carta abierta a Merkel

Pero, para muchos británicos, eso no es suficiente. Jon Redwood es solo uno de los muchos parlamentarios del partido Tory que quisieran ver a Gran Bretaña fuera de la UE. En una carta abierta a Merkel escribió: “Naturalmente el Reino Unido tiene interés en respaldar a Alemania en todos los pasos sensatos para poder manejar a nivel europeo los problemas con la energía cara, las fronteras abiertas y las reformas sociales. No obstante, muchos británicos aspiran a una nueva relación con la UE. No queremos ser un obstáculo en su necesaria labor de conducir a la eurozona y reformarla, y desarrollar mejores estrategias económicas. No siendo miembros de la zona euro (…) debemos defender nuestros intereses como nación comercial independiente”.

Merkel ya había dado señas de que podría estar dispuesta a ofrecer ayuda a Cameron para impulsar modificaciones dirigidas a restringir el llamado “turismo social” entre los países de la UE.

Los intereses de Alemania

Almut Möller, de la Sociedad Alemana de Política Exterior, estima que “un desafío nacional para el futuro del Gobierno de Cameron se ha convertido en una interrogante para toda la Unión Europea”. La pregunta es, a su juicio, en qué medida está dispuesta a permitir que los deseo de los británicos influyan en su agenda. “Lo decisivo para Alemania es mejorar la situación de la eurozona”, dice Möller, acotando que a los alemanes les “interesa menos ayudar a Cameron a apaciguar a los euroescépticos”.

Moller afirma que “naturalmente, se producirían grandes cambios en el seno de toda la UE si su tercer mayor país la abandonara; eso llevaría a un desplazamiento en la correlación de fuerzas, lo cual no tiene por qué ir en beneficio de Alemania”.

Sin alternativa

En el discurso pronunciado en Westminster, Merkel subrayó que considera que no hay alternativa a la permanencia de Gran Bretaña en la UE. “Necesitamos una Gran Bretaña fuerte, con una voz fuerte”, afirmó, añadiendo que ve en Londres un importante aliado para hacer mejor a la Unión Europea.

Pese a las palabras de la canciller alemana, se mantiene la presión nacional sobre el premier Cameron. Si es reelegido en 2015, probablemente llevará a cabo el prometido referéndum sobre la permanencia de Gran Bretaña en la UE. El debate tiene para largo.

DW recomienda

Publicidad