Mensaje a la nación: Obama pasa a la ofensiva | El Mundo | DW | 25.01.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Mensaje a la nación: Obama pasa a la ofensiva

El mensaje de Obama a la nación estuvo enfocado en la política interna y en lo que será su principal campo de batalla en este año electoral: la economía. Con respecto a Irán dijo que “no descarta opción alguna".

default

Obama: un programa económico justo.

El programa económico "justo" que éste propuso en la noche del martes ante el Congreso tuvo un marcado toque electoral cuando apenas quedan nueve meses para que las urnas decidan si repite en la presidencia.

El mandatario presentó este martes por la noche un "detallado" plan con propuestas económicas que, afirmó, tienen por objetivo un sistema más justo en el que todos, ricos y pobres, hagan "la parte que les toca".

Obama Rede zur Lage der Nation Publikum

Público escucha el discurso de Obama: "que aquellos estadounidenses con más ingresos paguen también más impuestos".

"Podemos conformarnos con un país en donde a un número reducido de gente le va muy bien, mientras que un creciente número de estadounidenses a duras penas lo hacen", dijo Obama.

"O podemos restablecer una economía en donde todos tienen una oportunidad justa, todos hacen la parte que les toca, y todos juegan respetando las mismas reglas", desafió.

Parte fundamental de su programa es lograr que aquellos estadounidenses con más ingresos paguen también más impuestos y no menos, como sucede hasta ahora.

"En este momento, debido a lagunas reglamentarias y los refugios en el código tributario, una cuarta parte de todos los millonarios pagan tasas impositivas más bajas que millones de hogares de clase media", denunció el mandatario en su alocución anual.

Obama Rede zur Lage der Nation

El gobernador de Indiana, Mitch Daniels, acusó al presidente de promover una "política en favor de la pobreza".

Para ello, Obama propuso la conocida como tasa o "regla Buffett", en referencia al multimillonario inversor norteamericano Warren Buffett, que el año pasado denunció que pagaba menos impuestos que su secretaria, y reclamó que aquellos que ganan más de un millón de dólares al año paguen, como mínimo, el 30 por ciento en impuestos.

"Millones de estadounidenses que trabajan duro y juegan de acuerdo a las reglas a diario se merecen un gobierno y un sistema financiero que haga lo mismo. Ya es hora de aplicar las mismas reglas desde arriba hasta abajo", exigió.

Aunque la referencia estuvo en la mente de muchos, Obama eludió hoy mencionar en este marco a su hasta el momento más probable rival en noviembre, el republicano Mitt Romney, un multimillonario que en las últimas horas se vio obligado a hacer pública su declaración impositiva, revelando que pese a sus altísimos ingresos no llegó a pagar ni un 15 por ciento de impuestos el año pasado.

Reforma impositiva, crecimiento y pobreza

Obama dijo estar dispuesto a hacer algunos sacrificios al recortar costos sanitarios reclamados por la oposición republicana, pero a la par, reclamó que a cambio ésta acepte también reformas impositivas, algo que ha recibido un rotundo no hasta ahora.

No fue diferente este martes, en el que en la tradicional réplica republicana al discurso del Estado de la Unión, el gobernador de  Indiana, Mitch Daniels, acusó al presidente de promover una "política en favor de la pobreza".

Daniels contrapuso a la iniciativa de Obama de aumentar los impuestos precisamente lo contrario: reducirlos y simplificarlos.

Una estrategia "apasionadamente a favor del crecimiento" económico significa "un sistema impositivo dramáticamente más sencillo con menos lagunas legales y tasas más bajas", sostuvo Daniels.

Pero las propuestas de reforma impositiva del mandatario este martes fueron más allá.

Obama también abogó, entre otros, por crear incentivos para que las empresas estadounidenses no se muden al extranjero -con mayores exenciones tributarias- y penalizar a las que así lo hagan retirándoles las deducciones impositivas que disfrutan hasta ahora.

"Es hora de dejar de recompensar a los negocios que envíen empleos al extranjero y comenzar a recompensar a las compañías que creen empleos aquí mismo, en los Estados Unidos", resumió Obama, que retó al Congreso a actuar para implementar estas reformas.

Irán: “No descartamos ninguna opción”

Frente al amplio espacio que Obama dedicó a la economía, otros temas de su agenda quedaron muy limitados.

Fue el caso de la reforma migratoria, una de sus incumplidas promesas al potencialmente poderoso electorado hispano en noviembre, ante el que apenas dijo que los opositores a esta normativa se quedaron "sin excusas" y retó al Congreso dejar de lado las "intrigas políticas del año electoral" para aprobar al menos algunas medidas paliatorias en lo que le queda de mandato.

Tampoco la política exterior, pese a haber logrado allí algunos de sus mayores golpes de efecto, recibió mucho espacio en su discurso.

Obama, eso sí, recordó su mayor logro, la muerte del líder de Al Qaida Osama bin Laden, tanto al inicio como al final de su alocución, en la que hubo una advertencia clara para Irán: Estados Unidos no descarta "ninguna opción" para impedir que desarrolle un arma nuclear.

"Que no quede duda alguna que Estados Unidos está decidido a impedir que Irán desarrolle armas nucleares. No descartaremos ninguna opción disponible para lograr este objetivo", afirmó, si bien consideró que "aún es posible llegar a una resolución pacífica de este problema".

dpa
Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda

Publicidad