Medio ambiente, economía y transportes: los cambios que quieren los alemanes | Alemania Hoy | DW | 22.08.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Alemania Hoy

Medio ambiente, economía y transportes: los cambios que quieren los alemanes

Muchos ciudadanos opinan que se está haciendo muy poco en Alemania con respecto al clima y a la protección del medio ambiente, también en el ámbito económico y de transportes. ¿Qué debería cambiar según ellos?

Según las encuestas, la gran mayoría de los alemanes desea un cambio fundamental en la política para la protección del clima y el medio ambiente. Además, creen que se debería acelerar la expansión de las energías renovables y cambiar la política de transportes y agricultura.

El gobierno alemán no hace lo suficiente

Según la encuesta de Germany Trend, del canal público alemán ARD, el 81 por ciento de los ciudadanos ven una gran necesidad de tomar medidas para la protección del clima; solo el 17 por ciento ve menos o ninguna necesidad.

El gobierno alemán ha designado una comisión para la salida del carbón. Esta sugirió en enero que a más tardar en 2038, Alemania debería poder eliminar el uso del carbón.

Según una encuesta reciente, realizada por el Trend Barometer para las cadenas privadas alemanas RTL /n-tv, poco más de una cuarta parte de los ciudadanos está a favor del compromiso alcanzado. El 14 por ciento consideró que la fecha de salida es muy temprana y la mitad, muy tarde.

El apoyo, por parte de la población para la transición energética y expansión de las energías renovables, ha sido muy grande durante años, en Alemania. Según el último estudio sobre conciencia ambiental de la Agencia Alemana de Medio Ambiente (UBA), el 92 por ciento de la población apoya la expansión de la energía solar y eólica y la salida de la energía nuclear (79 por ciento).

Según el estudio de la UBA, más del 80 por ciento de los alemanes considera que su gobierno no está haciendo lo suficiente para proteger el clima y el medio ambiente, y que la transición energética va demasiado lenta. Peor aún es la opinión de los encuestados sobre la industria nacional: el 92 por ciento dice que la industria hace muy poco para proteger el medio ambiente y el clima.

Otra política de transportes

Los ciudadanos también están muy insatisfechos con la política de transportes del gobierno alemán. Debido al escándalo de las emisiones diésel y a la contaminación del aire en las ciudades, las compañías automotrices y el gobierno están en el centro de atención.

La política de transportes se basa, sobre todo, en los intereses de la economía, según el 89 por ciento de los encuestados por UBA. Por el contrario, el interés del gobierno por las necesidades de los ciudadanos (21%) y el medio ambiente (27%) es bajo, opinan los encuestados.

Los alemanes quieren que el gobierno establezca otro orden de asuntos: el clima y el medio ambiente en primer lugar; en segundo lugar, que la gente pueda moverse y usar los medios de transportes  en su día día de forma cómoda y asequible. Y en tercer lugar, el desarrollo económico de las empresas germanas.

Hay cosas que están cambiando en Alemania: "la mayoría de los alemanes está repentinamente a favor del límite de velocidad", tituló el periódico "Bild", a mediados de junio de 2011. Según la encuesta de Forsa citada allí, el 57 por ciento de los ciudadanos estaba a favor de un límite de velocidad general en las autopistas de 136 km/h.

Personas en la estación de trenes de Fráncfort.

Las encuestas señalan que los alemanes quieren medios de transportes asequibles.

Agricultura respetuosa con el medio ambiente

Los alemanes también están muy preocupados por el daño ambiental causado por la agricultura industrial. Según la UBA, alrededor del 90 por ciento de los ciudadanos cree que la contaminación de los suelos y las aguas por los herbicidas como el glifosato, la sobrefertilización y los monocultivos son un problema importante y, como consecuencia de ello, disminuye de biodiversidad: aves, abejas e insectos.

Los ciudadanos también están preocupados por el insuficiente bienestar animal en los establos (82 por ciento) y por las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes de la agricultura (69 por ciento). La opinión de los alemanes sobre la política agrícola de su país es que se puede mejorar mucho. Según la UBA, esta se orienta teniendo solo en cuenta los intereses de la industria química, alimenticia y los productores de semillas.

Los encuestados quieren una política agrícola diferente: lo principal debe ser la protección del medio ambiente y el clima, y en segundo lugar, el suministro de alimentos saludables a todas las personas. Los intereses económicos deberían ocupar el tercer lugar.

Según el estudio de la UBA, más del 90 por ciento de los alemanes está a favor de controles y sanciones más estrictos por violaciones de las leyes ambientales, más exigencias medioambientales para poder usar pesticidas y fertilizantes y normas más estrictas en el sector de la cría animal.

Al mismo tiempo, el 82% de los ciudadanos está a favor de mayores impuestos y aranceles sobre los alimentos que son particularmente dañinos para el medio ambiente y de un mayor apoyo financiero para la agricultura orgánica. Al mismo tiempo, el 82 por ciento de los ciudadanos cree que se deberían aplicar más impuestos y aranceles a alimentos particularmente dañinos para el medio ambiente.

Cambio político y actuar más

Las elecciones europeas y las encuestas electorales subrayan el deseo de los alemanes de que se produzca un cambio fundamental en la política. En los viejos partidos CDU, CSU, SPD y FDP, la protección del clima y el medio ambiente no ha sido una prioridad hasta ahora y, por lo tanto, el electorado está perdiendo interés por estos partidos.

Por otro lado, hay más simpatía hacia Los Verdes, que se han comprometido con esos objetivos desde su fundación. Según las previsiones, el próximo canciller podría ser de Los Verdes. Hasta hace unos meses, esto era inimaginable. Además, el 85% de los encuestados por DeutschlandTrend cree que el cambio climático no se puede detener si no se producen cambios en nuestra forma de vivir y en la economía.

(rmr/jov)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda