Mar de Frisia: un paraíso para las aves | Global Ideas | DW | 10.01.2020
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Global Ideas

Mar de Frisia: un paraíso para las aves

El Mar de Frisia es conocido por sus millones de aves. Algunas especies habitan allí todo el año, otras solo pasan por la zona intermareal del noroeste de Europa continental. Estas son algunas de nuestras favoritas.

¿Ha oído hablar alguna vez de la aguja colipinta? ¿O de la avoceta? Se encuentran entre los millones de aves que acuden al Mar de Frisia durante su vuelo migratorio alrededor del mundo. Con sus marismas salinas y sus llanuras de marea, este lugar, situado en el Mar del Norte de Europa y patrimonio de la UNESCO, no solo es rico en alimentos, sino que también ofrece un entorno ideal para la reproducción y cría de aves. La zona es, además, el hogar de aves que habitan allí todo el año. Los amantes de la ornitología tienen mucho que disfrutar aquí.

Un playero común, un ave marrón moteada sobre una roca en la orilla del agua.

Un playero común, un ave marrón moteada sobre una roca en la orilla del agua.

El correlimos común o playero común (Calidris alpina)

Zanqueando sobre sus cortas patas, el correlimos común se mete en el lodo en busca de comida. Esta es el ave migratoria más común en el Mar de Frisia. No es raro encontrarla caminando de puntillas detrás de la gente durante la bajamar. El Mar de Frisia es un lugar de descanso para el playero común durante sus largas rutas migratorias. Las llanuras intermareales le ofrecen una rica variedad de alimentos, y para cuando el ave reanuda su viaje, ha ganado alrededor del 70 por ciento de su peso corporal.

Su nombre latino, Calidris alpina, probablemente proviene del hecho de que también se reproduce en las regiones alpinas de Noruega, aunque hiberna en la costa.

Un playero ártico en el agua.

Un playero ártico en el agua.

El correlimos gordo o playero ártico (Calidris canutus)

Existen algunas similitudes entre el correlimos gordo y el común, lo que no es de extrañar, ya que ambos pertenecen a la familia de los escolopácidos. El playero ártico se reproduce en el ártico, en el norte de Siberia, y realiza una de las rutas migratorias más largas entre todas las aves. Pero este aviador de larga distancia tiene un problema, y ese problema es el cambio climático.

La primavera en el Ártico comienza dos semanas antes que hace unas décadas, pero el playero ártico no llega dos semanas antes a su destino. Eso significa que para cuando los jóvenes eclosionan, el número de mosquitos y otros insectos ya está comenzando a disminuir debido a las condiciones estacionales, y no reciben suficiente alimento. Como resultado, las aves son más pequeñas de lo que deberían, y sus picos más cortos, lo que es un problema en las marismas del norte de Europa, donde la competencia por los alimentos es dura.

Un ostrero con pico rojo y ojos rojos, sentado en su nido. A su lado yace media cáscara de huevo.

Un ostrero con pico rojo y ojos rojos, sentado en su nido. A su lado yace media cáscara de huevo.

El ostrero (Haematopodidae)

Cuando oiga el canto penetrante y estridente de un pájaro en el Mar de Frisia, lo más probable es que sea un ostrero. Estas aves componen la banda sonora de gran parte del extenso parque nacional. Con su característico plumaje blanco y negro y su pico, patas y ojos rojos, incluso quienes no son aficionados a las aves pueden distinguir fácilmente al ostrero.

El Mar de Frisia es una de las zonas de reproducción favoritas de la especie. Las aves anidan en bancos de mejillones. Las crías eclosionan después de unos 26 días y son alimentadas por sus padres, en su mayoría monógamos, durante seis semanas. Pero no necesariamente con ostras, como su nombre indica. Su comida favorita incluye también berberechos y mejillones.

Dos barnaclas cariblancas, con caras blancas y cuellos negros, sobre un prado.

Dos barnaclas cariblancas, con caras blancas y cuellos negros, sobre un prado.

La barnacla cariblanca (Branta leucopsis)

Con su estatura confiada y su graznido monosilábico, que casi suena como el ladrido de un perro, la barnacla cariblanca es un espectáculo y un sonido para los amantes de la naturaleza. Pero los pájaros no son adorados por todos. A algunos agricultores les gustaría retorcerles el cuello cuando descienden en bandada sobre sus cultivos recién sembrados. Protegidos bajo un tratado para conservar las aves que migran entre África y Europa, su población se ha recuperado enormemente.

Cuando no picotean el campo, los gansos, que según la creencia popular medieval nacían de las conchas de unos crustáceos conocidos como balanos, se encuentran a menudo en las marismas salinas. Y por lo general en grandes grupos, ya que son animales muy sociables.

Cabeza de una gaviota con plumas blancas y una marca roja en el pico amarillo.

Cabeza de una gaviota con plumas blancas y una marca roja en el pico amarillo.

La gaviota argéntea (Larus argentatus)

Ampliamente extendida en Europa y Estados Unidos, la gaviota argéntea es sinónimo de costa, y puede encontrarse en abundancia a lo largo del extenso litoral del Mar de Frisia. Su gran número podría tener algo que ver con sus hábitos alimenticios. Y es que la gaviota argéntea no es un gourmet, hunde su pico en cualquier cosa y come desde gusanos y peces hasta carroña y huevos de otras gaviotas.

Los amantes de las aves admiran su agilidad en el cielo. La gaviota argéntea vuela lentamente y no se cansa tan fácilmente, lo que le da un aire de grandeza. Pero no suelen cubrir grandes distancias. Muchas de ellas permanecen en el Mar de Frisia durante todo el año.

Foto de un pájaro, una becada, en el agua.

La becada es solo una de las muchas aves que dejan su huella en el Mar de Frisia.

(ar/cp)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube | 

Ver el video 03:32

El Mar de Frisia – Un biotopo entre la tierra y el agua

 

 

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema