María Corina Machado: ″La permanencia de Maduro no se mide en días, sino en muertos″ | Venezuela en DW | DW | 11.03.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Venezuela

María Corina Machado: "La permanencia de Maduro no se mide en días, sino en muertos"

En entrevista con DW, la líder opositora venezolana María Corina Machado denuncia la presencia de grupos criminales que apoyan al régimen de Nicolás Maduro, y perfila lo que podría ser la era poschavista en Venezuela.

 María Corina Machado, líder opositora venezolana

María Corina Machado, líder opositora venezolana

DW: ¿Cuánto tiempo le queda al gobierno de Nicolás Maduro? ¿Días? ¿Semanas? ¿Meses?

María Corina Machado: El desmontaje de un régimen criminal como el que existe en Venezuela, que no es una dictadura convencional, sino una organización criminal, no puede establecerse en tiempo, si no en hitos.

¿Cuáles son los hitos que faltan para asegurar que se produzca esa  ruptura?

Que para Maduro y su entorno resulte más costoso quedarse que irse. Su permanencia en el poder ya no se mira ni en días ni en horas, sino en muertos. Esta es la urgencia que el mundo tiene que entender. Cada día que Maduro permanece en el poder, mueren venezolanos de hambre, por falta de medicina o por la violencia desatada intencionalmente por el régimen.

El rol de los militares es clave. ¿ Apoyan todavía las Fuerzas Armadas a Maduro?

¡No! La inmensa mayoría de los militares venezolanos repudia a Nicolás Maduro. Los militares tienen un contacto aún más cercano que los civiles con el sistema mafioso, que se ha apoderado de nuestro país. Los militares venezolanos saben que más de la mitad del territorio de Venezuela está ocupado por redes criminales de la guerrilla ELN o las (disidencias) de las FARC, por grupos armados que se dedican al tráfico de drogas, al contrabando ilegal de armas, de oro, de coltán e incluso al financiamiento de grupos terroristas islámicos. Esto lo sabe el militar venezolano. Ya los que no están comprometidos con actividades ilegales. Llegan a sus hogares y encuentran neveras vacías como el resto de los venezolanos. Saben que están mal equipados, mal dotados, peor entrenados, mal remunerados. Sin embargo, también sufren lo que ha sido la práctica terrible del régimen, primero de Chávez y después de Maduro, de infiltrar nuestras Fuerza Armadas con agentes cubanos, que buscan sembrar el terror en cualquier militar que siga el mandato de la Constitución o de su conciencia. Y por eso es que las Fuerzas Armadas venezolanas está sufriendo un proceso de disolución cada día más acelerada y provocada intencionalmente por el régimen con el tutelaje cubano. Es muy peligroso: lo que busca el régimen es que la capacidad de generar control y seguridad interna en las Fuerzas Armadas sea menor a la capacidad de desestabilización y violencia que tienen los grupos paramilitares irregulares del régimen.

Sobre el papel de la comunidad internacional. ¿Qué pueden hacer países como Alemania?

Muchísimo. Primero, entender la responsabilidad o la corresponsabilidad de todas las naciones democráticas de Occidente, con el principio de la responsabilidad de proteger lo que ha sido aprobado en Naciones Unidas, desde el año 2005. Precisamente para prevenir casos de genocidio y de tragedias que pudieron haberse evitado. Este ya es el caso de Venezuela. En Venezuela  existe un régimen, que de manera intencional está produciendo la muerte, cada vez más masiva de venezolanos, ahora negando el ingreso de alimentos y medicinas. Pero durante años provocando el empobrecimiento y la violencia masiva para provocar un éxodo, insisto, intencional. Adicionalmente, los países de Europa, que quizás ven la situación venezolana, la tragedia venezolana, como muy lejos, deben entender que en Venezuela se ha configurado un Estado criminal que es el hub, el eje del crimen internacional. Desde Venezuela se están financiando actividades de terrorismo y de crimen organizado, lavado de dólares, lavado de dinero y transacciones oscuras, que afectan también las democracias europeas y la seguridad de Occidente, no solo de nuestro hemisferio. ¿Qué tienen que hacer? Hacerle ver a Maduro que su tiempo se acabó. En ese sentido, países como Alemania, que vivieron la tragedia del totalitarismo, son un ejemplo, porque tienen una gran autoridad moral. No solamente para ejercer en Europa, sino en todo Occidente.

¿Usted diría que todo lo que hizo Hugo Chávez fue malo?

Hugo Chávez provocó de manera intencional la división entre los venezolanos. La destrucción de las instituciones democráticas, que sin duda alguna tenían problemas, pero que las fue cooptando, una por una, y que adicionalmente facilitó el ingreso de redes criminales y la fragmentación de nuestro territorio. Tradicionalmente, Hugo Chávez dejó como su sucesor empoderado al señor Maduro, que ha sido ya condenado por corrupción y está siendo investigado por crímenes de lesa humanidad en la Corte Penal Internacional. Hugo Chávez utilizó amplísimos, vastos recursos económicos de Venezuela para crear un sistema de propaganda; dentro y fuera del país, tratando de presentarse como defensor de los pobres o poner en practica justicia social. En la práctica, Hugo Chávez promovió el proceso de destrucción y empobrecimiento más grande de la historia de Venezuela. Y cuando se sepa la verdad, cuando todo se conozca, veremos que Hugo Chávez fue el motor, el padre del saqueo más grande de la historia de la humanidad. Estamos hablando más de 600 billones de dólares en que se estima el robo que en estos veinte años se le hizo a Venezuela.

Suponemos que el 20% de los venezolanos no comparte su visión. ¿Cómo piensa integrar a los chavistas en un futuro?

Cada día son muchos menos los venezolanos que le dan el beneficio de la duda a este sistema socialista y corrupto. Mucha gente tiene miedo de contestar una encuesta en Venezuela porque la obtención de una bolsa de alimentos, que es lo único que tiene una familia, está condicionado a su "lealtad” al régimen. Y si el régimen sospecha que usted está en desacuerdo con el sistema, le puede negar, incluso, la bolsa de alimentos. Por eso, yo le garantizo que es mucho menos del 20% quienes hoy se identifican con este sistema. Nuestra obligación para Venezuela del futuro es integrar a cualquier venezolano, por distintas que sean sus ideas. Para que exista este proceso de reconciliación, primero tiene que haber Justicia. No queremos revancha, no queremos venganza, pero tampoco impunidad. Tiene que haber Justicia. Tiene que acabarse con los privilegios que se han otorgado a cualquier venezolano del lado y lado. Así podremos avanzar. Y aquellos que hemos sido atacados, golpeados, nuestras familias incluso perseguidas, seremos los primeros que tendremos que dar un ejemplo de garantizarle sus derechos, incluso a aquellos que nos los han negado a nosotros. Pero insisto, primero tiene que haber arrepentimiento y Justicia para que pueda haber reconciliación y perdón. 

¿Apoyaría a Guaidó como presidente?

En primer lugar, yo apoyo al presidente Guaidó, hoy. Juan Guaidó cumplió con su deber. Era su responsabilidad aplicar del artículo 233, asumir como presidente encargado. El siguiente paso obviamente es un gobierno de transición, que va a ser un gobierno muy complejo porque existen varías crisis simultaneas en el país: una económica, una catástrofe humanitaria y, desde luego, una de seguridad interna. Frente a esto, Guaidó va a contar con todos los venezolanos que entendemos que este gobierno de transición, debe ser  un gobierno de amplísima participación, donde incluso aquellas personas, que alguna vez respaldaron a Chávez y Maduro, pero han entendido que es un sistema criminal, puedan sentirse representadas. Y ese gobierno de transición, además de atender la emergencia humanitaria y de buscar la estabilización económica, tiene como propósito crear las condiciones necesarias para poder ir hacia un proceso electoral, que le dé estabilidad, seguridad y paz a los venezolanos.

¿Puede describir su relación con Guaidó?

Bueno él y yo nos conocimos en la Asamblea Nacional cuando yo era diputada. Estábamos en la misma fracción de independientes en ese entonces. Yo valoro en estos tiempos el coraje. Me llena de orgullo el coraje de los venezolanos de todos los sectores: el periodista que no se caja, el trabajador que defiende sus derechos, el joven que regresa a la calle, el médico y el estudiante. Y Juan (Guaidó) ha demostrado, como lo hizo como diputado y como lo ha hecho ahora como presidente encargado, entender que este es el signo de nuestros tiempos. Así que él sabe, y se lo he manifestado personal y públicamente, que cuenta conmigo para avanzar por esta ruta, que va a desencadenar, no solo la ruptura del sistema de mafias, sino en un futuro cercano el nacimiento de una nueva Venezuela, que va a dejar atrás socialismo, crimen y corrupción. Si algo nos ha dejado estos veinte años de oscuridad es que el socialismo no funciona ni aquí, ni en ninguna parte del mundo. Venezuela es un país que se ha despertado, que se ha dado cuenta de sus profundas convicciones liberales y esto me hace ser tan optimista sobre el futuro que nos espera.

¿Seguirá unida la oposición en la nueva Venezuela, o ¿volverán las peleas de antes?

En esa nueva Venezuela seremos Gobierno de una Nación plural, como lo es Alemania. Donde tú puedas expresar tus distintas preferencias, ideas y propuestas al país, sin necesidad de ser juzgado o controlado. Lo que queremos es la posibilidad del contraste de ideas. Aquellos, que crean en el espectro ideológico en cualquier posición son bienvenidos, siempre y cuando lo hagan de una perspectiva democrática. ¿Qué quiere decir eso? Que tú no vas a imponer a la fuerza ni tus ideas ni tus métodos a ningún otro venezolano. Esto es los que viene para Venezuela.

¿Es factible en el futuro un equipo compuesto por Juan Guaidó, Leopoldo López, Antonio Ledezma y María Corina Machado?

En este momento estamos colaborando, y lo seguiremos haciendo. Pero es obvio que entre nosotros hay diferencias ideológicas. Yo lo que quiero ver es una Venezuela en el cual esas se pueden exponer y contrastar de una manera respetuosa y franca.

¿Qué se va a decir en los libros de Historia del año 2019 sobre Venezuela? Por favor, un escenario positivo y uno negativo.

El 2019 será el año de la liberación, no solo de Venezuela, sino de América Latina. Nosotros estamos enfrentando un sistema de mafias, que se infiltró en Argentina, en Brasil, en Bolivia, en Ecuador, que amenaza a Colombia, que está en Nicaragua y que está arraigado en Cuba. El desmontaje, la ruptura de este sistema, que tiene Maduro, como una de sus caras principales, pero que tiene todos estos satélites alrededor, va a ser la liberación de América Latina de una sistema de mafias y corrupción, que ha generado pobreza y muerte. Y lo vamos a dejar atrás y pasaremos a una etapa de Justicia, crecimiento, libre desarrollo y libertad. Ese será el desenlace del año 2019.

 ¿Y el escenario negativo?

El escenario negativo es que fuese a finales del año 2019.

(jov)

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema