Manifestantes incendian fábricas de origen chino en Vietnam | El Mundo | DW | 14.05.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Manifestantes incendian fábricas de origen chino en Vietnam

Trabajadores vietnamitas quemaron varias fábricas durante una protesta contra los planes de China de instalar una plataforma petrolera en aguas de las islas Paracel, que ambos países se disputan.

China urgió a Vietnam a tomar "todas las medidas necesarias" para frenar las protestas contra los planes de Pekín de instalar una plataforma petrolera en aguas de las islas Paracel, que son disputadas por ambos países.

Asimismo, China urgió a que "castigue severamente a los culpables". El Gobierno de Pekín está "seriamente preocupado" por este asunto y ha presentado una protesta formal al embajador de Vietnam en China, dijo este miércoles (14.5.2014) en una rueda de prensa la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Hua Chunying.

Manifestantes quemaron ayer varias fábricas en un polígono industrial con negocios de textil y calzado taiwaneses, chinos y surcoreanos en el sur de Vietnam, en unas protestas en las que participaron unas 19.000 personas, y que hoy continúan.

“Garantizar la seguridad de los ciudadanos chinos”

"China exige a Vietnam que garantice la seguridad de los ciudadanos chinos y nuestras instituciones, y que les suministre toda la asistencia necesaria", añadió la portavoz, que aseguró que la potencia asiática "vigila de cerca estos incidentes".

Las marchas fueron convocadas el pasado domingo, después de que un buque chino colisionara con otro vietnamita que intentaba impedir la instalación de una plataforma petrolera de la compañía estatal china CNOOC en las proximidades de las Paracel (que los chinos llaman Xisha).

Aunque la plataforma estaba situada originariamente en aguas al sur de Hong Kong, según Vietnam fue trasladada a esta zona el 2 de mayo, lo que Hanoi considera como una acción "ilegal". Hua reiteró hoy que se trata de un "indiscutible territorio chino", y que, por lo tanto, "es legal operar en esas aguas", de modo que "China no tiene otra opción que la de tomar los pasos necesarios para salvaguardar su seguridad".

Las islas en disputa están controladas de facto por China desde un enfrentamiento naval con Vietnam ocurrido en 1974, la llamada Batalla de las Islas Paracel, en la que fallecieron 53 marineros vietnamitas y 18 chinos.

China mantiene crecientes tensiones marítimas con países vecinos, especialmente Japón, Filipinas y Vietnam, por islas y aguas de los Mares de China Meridional y Oriental, ricas en recursos pesqueros y energéticos (gas natural y petróleo, que aún no han sido explotados).

CP (efe, rtr)

Publicidad