Mali: baja participación y violencia en segunda vuelta | El Mundo | DW | 13.08.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Mali: baja participación y violencia en segunda vuelta

Los problemas de seguridad que afectan al país africano serán el principal desafío del próximo mandatario.

La segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Mali terminó este domingo (12.08.2018) con una baja participación de electores y con actos de violencia en el norte y centro del país. Cerca de 8,4 millones de malienses estaban llamados a las urnas para dirimir quién gobernará el país los próximos cinco años, si el actual presidente, Ibrahim Boubacar Keita, que obtuvo el 41,7 por ciento de los votos en la primera ronda, o el líder opositor Soumaila Cissé, que sumó el 17,7 por ciento.

Boubacar Keita aspira a un segundo mandato y es el favorito según todos los sondeos, algo que seguramente se confirmará cuando se conozcan los resultados de las votaciones, lo que debería ocurrir en una semana. Cissé, por su parte, fue incapaz de congregar tras de sí los apoyos de los otros candidatos opositores, lo que hace muy difícil que pueda superar al actual presidente.

Según las estimaciones, la afluencia de votantes ha sido menor que en la primera vuelta (que fue del 42,7 por ciento), debido a la inseguridad que reina en el país y a las lluvias que cayeron a lo largo del día y que dificultaron el desplazamiento de los electores a los colegios. Si bien en la capital, Bamako, la situación fue de normalidad, en el norte y centro del país hubo disturbios.

Problemas de seguridad

En Niafunké, hombres armados atacaron un local electoral, cuyo jefe fue asesinado y varias personas resultaron heridas, dio a conocer una organización civil. De momento se desconoce quién está detrás de este ataque. En tanto, en Tombuctú (norte), concretamente en Saraféré, fuentes locales y policiales informaron del asesinato del presidente de un colegio electoral por un hombre armado no identificado.

Restablecer la seguridad es uno de los mayores retos del próximo presidente de Mali, país que sufre una situación de crisis política desde el golpe de Estado militar de 2012. El desértico norte del país es una zona en la que se refugian numerosas organizaciones terroristas islámicas relacionadas con Al Qaeda. Una misión de paz de las Naciones Unidas (Minusma) con 14.000 efectivos sobre el terreno se esfuerza por mantener una cierta estabilidad. 

DZC (EFE, dpa)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

DW recomienda