Madrid gobierna en Barcelona, pero ¿cómo? | Europa | DW | 01.11.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Madrid gobierna en Barcelona, pero ¿cómo?

Muchos políticos catalanes son relevados de sus deberes. Pero en lugar de arrestarlos directamente y así generar disturbios públicos, Rajoy emite sentencias legales desde Madrid.

En la protesta del domingo en Barcelona en contra de la declaración unilateral de independencia en el Parlamento catalán, muchos manifestantes gritaban "Puigdemont a prisión”. Al igual que muchos en Madrid, no pueden entender que el expresidente de Cataluña no haya sido arrestado hace mucho tiempo debido a las muchas transgresiones de su ahora desposeído gobierno. Pero Rajoy no quiere andar a tientas en frente de las cámaras y por lo tanto elige el camino de las instancias judiciales, que etiquetarán a Puigdemont como lo que él cree que es: un tramposo. El presidente del Gobierno español ya había cometido el error de subestimar el poder de los medios sociales y audiovisuales el 1 de octubre, durante el referéndum ilegal sobre la independencia catalana, donde envío un ejército de policías como guardianes de la ley.

"En lugar de simplemente reprimir a los rebeldes, quiere ahora poner de su lado a los indecisos de la sociedad catalana antes de las elecciones de un nuevo Parlamento regional el 21 de diciembre a través de una acción legal. Será una alta apuesta, pero no hay otra alternativa para la implementación del artículo 155”, dice Santiago Casal, del movimiento civil de izquierda "Recortes Cero”. Incluso los adversarios políticos de Rajoy, entre ellos "Recortes Cero", ven solo culpable a Puigdemont de las semanas dramáticas en Cataluña, al que muchos simpatizantes de la independencia le han dado la espalda por completo: "Es un tramposo cobarde y él solo es el responsable de que este doloroso proceso de división haya llegado tan lejos”, dice Joanen Cunyat, director de campaña de "Recortes Cero”.

Altas sentencias de prisión amenazan

También la mayoría de los medios españoles defienden las acciones cautelosas de Rajoy en Cataluña, las cuales serán coordinadas por su vicepresidenta, María Soraya Sáenz de Santamaría: "De todos modos, después de las imágenes dramáticas de las operaciones policiales del 1 de octubre que dieron la vuelta al mundo, se debería evitar que se dé de nuevo la impresión, tanto en Cataluña como internacionalmente, de que el Gobierno español reprimiría a los catalanes, o como Puigdemont lo dijo en numerosas ocasiones, que los trataría de manera totalitaria y, por lo tanto, como Madrid siempre reprocha, caiga en los viejos esquemas de acción de la dictadura de Franco”.

Para ello se utilizará a la Guardia Civil, la cual deberá garantizar que las instituciones públicas sean "limpiadas" de "propaganda buena", como lo expresaron repetidamente los funcionarios del Gobierno en comunicados de prensa. Si los funcionarios regionales evitan el acceso de la policía y los tribunales a edificios como el Parlamento, la Guardia Civil intervendrá. Todos los funcionarios que se opongan a las órdenes y no contribuyan con la "limpieza" deberán esperar procesos penales y despidos. Justo de esta manera, el jefe de los Mossos, Josep Lluis Trapero, ha sido destituido y reemplazado por su Ferran López.

¿Puigdemont puesto al descubierto como un fraude?

En este sentido, hoy no solo se sabe que el Fiscal de Madrid acusó a los exrepresentantes del Gobierno y el Parlamento catalán de rebelión, sedición y malversación, sino que también de que Puigdemont fue primero a Francia en automóvil y desde allí en avión voló a Bruselas, acompañado de otros seis miembros de su cesado gobierno. Los medios de comunicación españoles especulan que podría reclamar asilo político allí.

Para no ir a prisión preventiva, él y los otros acusados deben recaudar más 6 millones de euros. "Lo que quiere Rajoy es que los rebeldes se ahoguen en la sopa en la que se metieron", dice Javier Morillas, profesor de Economía de la madrileña Universidad CEU San Pablo. Nadie debería convertirse en héroe, Rajoy no quiere una tragedia. El gallego quería, como es su naturaleza, proceder con mucho cuidado.

Rajoy quiere "limpiar" las instituciones hasta las elecciones

"El gobierno catalán que acaba de ser cesado ignoró la ley en tantos ocasiones que se puede decir que Cataluña estaba en un estado totalitario y no democrático. Solo se puede lograr una normalización de la situación legal y un restablecimiento de las funciones públicas si el Estado español toma medidas sobre el terreno, pero es comprensible que haga silencio”, dice Tim Wirth, abogado alemán en Mallorca.

Hasta ahora, el cálculo de Rajoy está funcionando. No ha habido disturbios en las calles, todo está tranquilo. Muchos simpatizantes de la cultura y autonomía catalanas se han puesto cada vez más del lado Rajoy debido a las numerosas violaciones de la ley del recién cesado Gobierno catalán en los últimos meses. Lo mismo aplica a "Recortes Cero": "Hemos criticado a Rajoy por muchas cosas en el pasado, pero él no tiene la culpa de la situación actual en Cataluña. Los únicos culpables son Puigdemont y compañía", dice Cunya, de "Recortes Cero".

La situación en Cataluña vuelve a relajarse

La convocación a elecciones regionales el próximo 21 de diciembre es una consecuencia lógica pero no inofensiva de la cesación del Parlamento catalán. El corto período de tiempo tiene ventajas y desventajas. Por un lado, con una clara victoria de las fuerzas proespañolas, que es lo que espera Madrid, se puede rápidamente volver a la agenda; pero por otro lado, no queda mucho tiempo para democratizar Cataluña y limpiarla de la propaganda de los separatistas. "Siete semanas es un tiempo muy corto para restablecer las instituciones, para que podamos garantizar elecciones normales y libres", dicen desde los círculos del Gobierno español.

Los partidos de Puigdemont Pdecat y ERC, actualmente representados en conjunto en la alianza "Junts pel Sí”, ya han decidido que participarán en las elecciones de diciembre. Esquerra Republicana (ERC) y el partido radical de izquierda CUP aún están considerándolo. "Para Rajoy por supuesto que sería ideal que ni siquiera se presentaran", dice Suárez, de "Recortes Cero". El catalán ha sido algo bueno durante mucho tiempo: "En la última semana, muchos catalanes que no se habían atrevido a hablar volvieron a las calles y han expresado alto y fuerte lo que piensan y cómo se sienten sobre España. Eso es en cualquier caso un buen desarrollo, incluso a la vista de las elecciones de diciembre. En la actualidad, los separatistas son una clara minoría”.

Autor: Stefanie Müller (RRR, FEW)

Publicidad