Macron: los problemas internos minan su proyección europea | Europa | DW | 31.08.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Macron: los problemas internos minan su proyección europea

Macron no está en su mejor momento en Francia: sus reformas encuentran fuerte oposición, su ministro de Medio Ambiente dimitió y su guardaespaldas tuvo un incidente violento. Eso no es bueno para su proyecto europeo.

La Rentrée. Dos palabras y un enorme ritual anual en toda Francia. La vuelta a la rutina diaria señaliza al mismo tiempo final y principio. El dulce e indolente verano quedó atrás y los franceses regresan de la costa. Muchos negocios abren de nuevo tras la larga pausa, el metro vuelve a estar lleno de trabajadores y los escolares regresan a las aulas. También se acabó la indulgencia política que los franceses regalan a sus Gobierno durante los meses de verano.

Muchos errores en política interior

La nación sigue con energías renovadas la política del Elíseo. Y esto lo sabe muy bien Macron. Su verano no fue en absoluto dulce e indolente, ya que anduvo debatiéndose como pudo en un verano tormentoso en política interna. La cosa empezó con uno de sus guardaespaldas, Alexandre Benalla. La sociedad francesa y la clase política quedaron indignadaa por el hecho de que este empleado del Elíseo pudiera ponerse violento en la calle sin recibir castigo alguno por ello. Al presidente Macron se le echa en cara el torpe manejo del llamado "Affaire Benalla": primero silencio y después solo sanciones cosméticas. En opinión del experto político Jerôme Sainte-Marie, del Instituto de Estadística PollingVox, de París, la actitud del presidente de Francia demuestra una vez más su estilo autoritario, algo que, además de otras cosas, le hace perder puntos en las encuestas. "Se acabó el verano y muchos votantes observan a su presidente con creciente recelo", dice Sainte-Marie.

Emmanuel Macron und Viktor Orban beim EU Gipfel in Sofia (Getty Images/AFP/L. Marin)

Macron y Orbán se estrechan la mano el pasado mes de mayo de 2018 en Sofía.

Según el Instituto Estadístico BVA, el 59 por ciento de los franceses están descontentos con Macron, un hecho que debería preocupar al presidente. De acuerdo con ese estudio, las críticas proceden no solo de sus oponentes políticos. También tres cuartos de su electorado están decepcionados. "La mano dura en la política hacia los sindicatos, los recortes en las ayudas a la vivienda y en los trenes…”, detalla Sainte-Marie. Muchos de quienes votaron por Macron con esperanzas de izquierda consideran que su política es demasiado liberal, demasiado de derecha.

Repetir éxito electoral

La dimisión del ministro estrella de Medioambiente y Sostenibilidad, Nicolas Hulot, debilita al presidente, que ahora está visitando toda Europa. Ya ha estado en 16 países. El objetivo de esta gira europea es para él tan importante como difícil: desea ganar con tiempo al electorado europeo antes de que se celebren las elecciones europeas, en mayo de 2019. De izquierdas, de centro y de derechas. Su ambición política es separar a los europeos entre nacionalistas y progresistas. Según el analista Bruno Cautrès, del think tank Cevipof, Macron quiere dividir sobre todo a la derecha europea para aparecer con su partido, República En Marcha, "como la única alternativa votable” para repetir a nivel europeo el éxito electoral de su país.   

La derecha de Europa se organiza

Pero la gira del presidente francés no está resultando lo que él esperaba. Expertos como Olivier de Frances, del think tank IRIS, observan que una fuerte resistencia se está consolidando a nivel europeo. Junto con Chequia y Austria, el primer ministro húngaro, Viktor Orbán, cultiva desde hace tiempo un duro tono euroescéptico. 

Que ahora también Italia, país fundador de la Unión Europea, busque unidad con Orbán, legitima de alguna manera al primer ministro húngaro. También la liberal Suecia cuenta con una clara derechización en las elecciones que celebrará a principios de septiembre. "Emmanuel Macron tropieza aquí ya no solo con un par de países sino con una nueva postura en Europa”, dice Cautrès, el experto de Cevipof. Muchos simpatizantes no tiene. El próximo jueves (6.9.2018), Macron se reunirá con Merkel en París, pero la canciller alemana es una socia segura. Juntos quieren impulsar ideas reformistas, como la defensa conjunta de la Unión Europea. Porque, según Cautrès, el éxito político de los partidos se decidirá sobre la cuestión migratoria. Por ese motivo, la Unión Europea no debiera sorprenderse si en las elecciones europeas el partido de Macron no obtiene un buen resultado como el que obtuvo en casa, sino que sea el recientemente rebautizado Frente Nacional el que se lleve un buen puñado de votos.

Autora: Catherine Martens desde Bruselas (MS/ERS)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube

 

 

DW recomienda

Publicidad