″México debe reformular su política exterior″ | América Latina | DW | 16.07.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

América Latina

"México debe reformular su política exterior"

De cara al retorno del PRI al gobierno de México, académicos mexicanos y alemanes analizaron la compleja situación post- electoral y los desafíos del nuevo gobierno en materia de seguridad y de política exterior.

Un panel de expertos en distintas disciplinas acudió a la convocatoria realizada por el Instituto Latinoamericano de la Universidad Libre de Berlín (FU) el pasado fin de semana, y pintó un panorama variopinto de los distintos aspectos de la realidad mexicana y el reciente proceso electoral.

¿Qué está pasando en un país en donde los partidos políticos de cara a las elecciones no tuvieron ninguna agenda, ni de seguridad pública?, preguntó Marianne Braig, profesora de Ciencias Políticas (FU) y organizadora del encuentro ante un auditorio integrado mayoritariamente por estudiantes. “Hemos perdido contrapartes profesionales”, lamentó la académica aludiendo a retrocesos en materia educativa. Braig reconoció que hay preocupación en Alemania por la criminalización de la pobreza derivada de una “trampa en el modelo económico”, que ha reducido la demanda interna empobreciendo a miles de personas que tienen que emigrar, un colectivo que definió como “zona gris que se encuentra en riesgo creciente”.

Al finalizar un taller titulado “Dilemas de México frente al nuevo gobierno del PRI”, Braig se alegró de que la ronda de discusiones hubiera evitado hablar predominantemente sobre el tema de la violencia. “Con la violencia ocultamos los problemas económicos y sociales”, dijo pero advirtió que es la primera ocasión en una relación de más de cuarenta años con instituciones académicas mexicanas, en la que la “solidaridad con las víctimas de la violencia" ocupa un papel predominante. Braig subrayó que la solidaridad no es suficiente. “Hay que ir más allá” y destacó la necesidad de conformar una “Comisión de la Verdad”, para discutir sobre los más de 60.000 muertos y desaparecidos que ha dejado la lucha contra el narcotráfico, entendiéndola como plataforma de la sociedad civil para la discusión pública y presión hacia el Estado y sus instituciones en el combate de la impunidad.

FU Berlin - Gruppenbild der mexikanischen und deutschen Politikwissenschaftler

Académicos alemanes y mexicanos discutieron sobre la situación en México tras las elecciones.

Inmigración a Estados Unidos

La migración de mexicanos a Estados Unidos jugó un papel relevante en la discusión al ser, según palabras del investigador Carlos Alba, del Colegio de México, una de las tres vías que tienen los mexicanos para huir de la crisis y la falta de empleos. "La primera es la economía informal, la globalización desde abajo, que concentra a colectivos que no encuentran una ocupación en ninguna otra cosa. Otra es la inmigración".

El académico destacó que hay una tercera válvula en caso de que las otras no funcionen. Es el narcotráfico. “Con enormes recursos y muchas armas suministradas por los países industrializados los grupos criminales están asesinando a muchísima gente en México y ése es el desafío del nuevo gobierno en México. Dar una respuesta económica, social y política a la criminalidad. No puede ser la guerra simple que no ha dado resultados”, advierte.

El académico destacó que en la agenda política hacia Estados Unidos México debe presionar en torno al tema migratorio. “No puede ser que haya libre circulación de mercancías y un muro de seguridad que impide el paso de personas”, dijo.

Política de "bajo perfil"

El analista alemán, Günther Maihold subrayó la necesidad de reformular la política exterior mexicana en la que la seguridad deje de ser el tema dominante y exclusivo. Maihold, que dirige la Cátedra Humboldt en el Colegio de México, criticó la política exterior “de bajo perfil” de la administración saliente que se limitó a repetir lo que pregonó el gobierno del ex presidente Vicente Fox: México como puente entre el mundo industrializado y los países en desarrollo.

Maihold recordó que durante 12 años se presentó a México como puente de acceso a Estados Unidos. “Para gigantes como China, aún pagando aranceles más altos sus exportaciones resultan más baratas que pasando por México, pese al NAFTA”.

Maihold explicó que de las declaraciones de Peña Nieto "se desprende el interés por relanzar las relaciones con Brasil, donde el gigante sudamericano no sea competidor sino aliado y el interés por reformular las relaciones con Asia, en donde China no sea vista como rival".

Demonstration Protest Mexiko Stadt Zocalo Plaza Enrique Pena Nieto

Protestas contra la compra de votos por parte del PRI.

En la discusión los participantes destacaron que con 12 millones de mexicanos residentes en Estados Unidos, más sus familias, es decir, unos 25 millones, la comunidad en dicho país ejerce una influencia creciente en la política mexicana, pese a que no se les considere suficientemente, ni como votantes, por el lento y costoso sistema de voto, pero tampoco como afiliados potenciales de los partidos políticos, con excepción del Partido de la Revolución Democrática (PRD), que si lo permite.

Fox a caballo por Chicago

La política vive de símbolos. La investigadora Stefanie Schütze recordó cómo el presidente Vicente Fox, del Partido Acción Nacional (PAN) recorrió a caballo la calle 26 de Chicago, la más larga de esa ciudad que está repleta de comercios mexicanos y es por ello llamada la capital "del norte". “El PAN ha mantenido una “agenda pro migrante”, lo que no hace el PRI”, dijo. Eso explica porqué éste partido obtuvo el menor número de votos entre esta comunidad.

El Partido Revolucionario Institucional (PRI) gobernó México durante 71 años y fue derrotado en el 2001 por Vicente Fox, del PAN. Schütze recordó cómo para muchos mexicanos en Estados Unidos el PRI es el símbolo de mal gobierno, la causa por la cual han tenido que emigrar separándose de sus familias. Las remesas (transferencias de dinero) enviadas por mexicanos a sus familias ascendieron en mayo pasado a más de 2.366 millones de dólares, y aunque como votantes potenciales no tengan aún el suficiente reconocimiento, ejercen una influencia considerable en la opinión de sus familias, según la investigadora.

Autora: Eva Usi

Editora: Claudia Herrera Pahl

DW recomienda