México celebra a su niño santo | América Latina | DW | 15.10.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

México celebra a su niño santo

El mexicano José Sánchez del Río (1913-1928), conocido como el “niño cristero”, fue canonizado en la Basílica de San Pedro este 16 de octubre. Cientos de sus compatriotas viajaron a Roma para presenciar la ceremonia.

En Roma, la efigie del mexicano José Sánchez del Río (1913-1928) pudo verse la ceremonia de su canonización este domingo (16.10.2016). Al otro lado del Atlántico, el corazón católico de su tierra natal recuerda con orgullo el valor de los mártires que defendieron la fe cristiana con su vida. Sánchez del Río, conocido ampliamente como el “niño cristero”, fue torturado y luego ejecutado a los 14 años mientras gritaba a voz en cuello: “¡Viva Cristo Rey!”

Cientos de mexicanos viajaron a Roma para presenciar y participar en las actividades antes y después del ritual en la Basílica de San Pedro. La ceremonia de canonización fue transmitida en vivo desde Roma en el lugar de nacimiento de Sánchez del Río, el pueblo de Sahuayo, donde ya se colocó la primera piedra de lo que será su santuario. “Este domingo, todas las iglesias de la zona harán repicar sus campanas cuando sea anunciado el nombre del nuevo santo, que está ante la presencia de Dios e intercede por nosotros”, afirmaba en días previos el sacerdote Julián Chávez Rodríguez, del Obispado de Zamora.

La Diócesis de Zamora, Michoacán, donde se encuentra Sahuayo, mandó a imprimir miles de estampitas con la imagen de Sánchez del Río para repartirlas en la Plaza de San Pedro tras su canonización. En ellas se ve al joven descalzo; a sus espaldas, pisadas ensangrentadas que aluden al martirio que le impusieron los soldados mexicanos: le desollaron las plantas de los pies y lo obligaron a caminar al cementerio en donde recibió el tiro de gracia.

Mexiko Besuch des Papstes (Getty Images/AFP/H. Guerrero)

El niño cristero de Francisco.

Los mártires de la Guerra Cristera

Su asesinato fue perpetrado en 1928, durante la sangrienta Guerra Cristera, que enfrentó de 1926 a 1929 a las tropas del régimen revolucionario con un movimiento católico campesino, que se levantó en armas en la región del Bajío, que se extiende por los estados de Michoacán, Querétaro, Guanajuato y parte de Jalisco. Se estima que unas 200.000 personas murieron la confrontación. “Ha estado velada, muy escondida su figura, pero se ha rescatado. Él se incorporó y se hizo beato con todos los mártires que incorporaron la causa de Anacleto Flores”, comenta Chávez Rodríguez.

“El ‘niño cristero’ ya se adelantó a todo ese grupo porque se reconoció la intercesión de su milagro a Dios, por eso fue canonizado. Pero su biografía permaneció velada durante mucho tiempo junto con muchas figuras que dieron su vida durante la Guerra Cristera, entre ellos el beato Agustín Pro Juárez”, agrega el sacerdote. El joven es venerado como santo desde 2009, ese fue el momento en que, siendo beato, se le atribuyó un milagro célebre.

Se cuenta que la niña Ximena Guadalupe Magallón se recuperó en 2009 de un infarto cerebral y de la turberculosis que la afligía cuando estaba prácticamente desahuciada. Se atribuye esta recuperación a las peticiones y rogatorias para la intercesión de “Joselito”, como también se conoce a José Sánchez del Río. Chávez Rodríguez asegura haber sido testigo del inusual suceso. “El milagro se produjo en un hospital de Aguascalientes; estuvimos allá y documentamos todo, mandamos las actas al Vaticano, y bendito Dios, fueron aceptadas por el papa Francisco. Este domingo será reconocido como un modelo a imitar y un intercesor ante Dios”, afirma el sacerdote.

Mensaje a los jóvenes

Se espera que la canonización de Sánchez del Río sea un mensaje al “Continente de la Esperanza”, como suele ser descrita América Latina, y, en especial, a los jóvenes de México, un país que se ha visto golpeado durante mucho tiempo por el crimen y la corrupción . “El camino fácil siempre es atractivo para la juventud, que se ve fácilmente tentada por el dinero. Nuestro mensaje a los jóvenes es que es posible tomar una vía distinta a la de las drogas. Se puede alcanzar la gloria poniendo la vida al servicio de los demás, de los más necesitados, de los pobres”, añade Chávez Rodríguez.

México es el país con la mayor cantidad de católicos en el mundo después de Brasil; pero ambos Estados han registrado una caída diferenciada en el número de fieles (ver gráfico). “En medio de los tristes acontecimientos de los últimos tiempos, la canonización de este muchacho es una lucecita pequeñita que se está extendiendo a todo el Bajío, el centro y occidente de México. La vida del ‘niño cristero’ apenas se está dando a conocer. Todo esto es para nosotros un motivo de júbilo”, admite el sacerdote tapatío.  

Por su parte, Bernardo Barranco, experto en materia religiosa, explica que “fueron los censos de 2010 los que evidenciaron la mengua del catolicismo en México. En 1970, el 90 por ciento de la población se declaraba católica en la mayoría de los países latinoamericanos".

La iglesia no ha reaccionado a los cambios sociales

Según Barranco, son muchos los factores que explican el achicamiento de la feligresía católica. Dos de los más importantes son el avance de otros movimientos religiosos y la amplia cobertura mediática que han recibido los numerosos casos de abusos físicos, psíquicos y sexuales registrados durante décadas en las instituciones de la Iglesia Católica en muchos países del mundo.

“Otro motivo es la estructura rígida que ha mantenido la Iglesia en sus principios. No ha logrado una síntesis novedosa entre la cultura moderna y el catolicismo, y no ha reaccionado adecuadamente ante formas de convivencia familiares y erótico-afectivas cada vez más aceptadas por las sociedades. Además, muchas mujeres perciben al catolicismo como una amenaza para su derecho a decidir sobre lo que hacen con sus cuerpos y sus vidas. Adicionalmente, el énfasis de la Iglesia en la culpa, el reproche y el chantaje ahuyenta a muchos fieles; muchas personas terminan acercándose a religiones más flexibles, que se adaptan mejor a sus sensibilidades”, explica Barranco.

Autora: Eva Usi (ERC)

DW recomienda