México aprueba histórica reforma energética | América Latina | DW | 11.12.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

América Latina

México aprueba histórica reforma energética

Tras 75 años de nacionalismo, el Senado de México aprobó en forma general una histórica reforma energética cuyo fin es la apertura de la industria petrolera a los inversores privados y extranjeros.

Luego de una sesión maratónica de más de 12 horas, el Senado mexicano aprobó en lo general la reforma concebida para atraer a inversores privados a fin de que operen de forma independiente en México o se asocien con la estatal Pemex a través de contratos de servicios, de ganancias y de producción compartida y también licencias. Se trata de la mayor revisión del sector desde que fue nacionalizado, en 1938.

Después de dar la aprobación general al proyecto de ley, antes de la medianoche del martes, los senadores votarán ahora decenas de reservas presentadas por los

opositores al plan. Hubo momentos de tensión por las protestas de la izquierda. El Partido de la Revolución Democrática (PRD) y el Partido del Trabajo (PT) calificaron la reforma de “privatización” de la industria.

PRI y PAN, detrás de la iniciativa

Es poco probable que alguna de las reservas sea acogida debido al apoyo que hay en el Congreso para la reforma. El gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI) y casi todo el Partido de Acción Nacional (PAN) de centroderecha han cerrados filas detrás de la iniciativa. Ambos partidos juntos representan más de dos tercios del Congreso.

La aprobación final del Senado se espera más tarde en el día, después de lo cual el proyecto de ley pasará a la Cámara baja. El Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto considera que la reforma es clave para apuntalar la estancada producción de hidrocarburos y dar un nuevo impulso a la segunda mayor economía de América Latina, décima productora mundial de crudo.

México lucha desesperadamente por levantar una producción de crudo que se ha estabilizado en alrededor de 2.5 millones de barriles por día (bpd) frente al tope de 3.4 millones de bpd en el 2004, desde donde empezó a declinar.

CP (dpa, rtr)