Médicos sin Fronteras: seis meses para frenar al ébola | Salud | DW | 15.08.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Salud

Médicos sin Fronteras: seis meses para frenar al ébola

La presidenta de la institución criticó la tardía reacción de la OMS y dijo que era prioritario estabilizar la situación en Liberia.

La presidenta de Médicos sin Fronteras (MSF), Joanne Liu, estuvo diez días en la región de África Occidental donde ha explotado la crisis por el ébola, y aseguró este viernes (15.08.2014) que la situación asemeja a una zona en “tiempos de guerra”, lamentó la lentitud con la que reaccionó la Organización Mundial de la Salud (OMS) ante el brote y estimó que todavía pasarán otros seis meses antes que la situación se estabilice.

Asimismo, Liu dijo que hay una amenaza latente de escasez de alimentos. “Es como un frente, se está moviendo, está avanzando, pero no tenemos idea de cómo seguirá”, afirmó la especialista, quien llamó a la OMS a “tomar el liderazgo” y llevar más expertos a los lugares donde los médicos se hacen pocos. Agregó que es central estabilizar la situación en Liberia, donde el número de muertes se ha acelerado en los últimos días.

“Si no estabilizamos a Liberia, nunca estabilizaremos a la región. En los próximos seis meses deberíamos poner bajo control la epidemia. Esta es mi intuición”, declaró la presidenta de MSF, que calificó como una “emergencia dentro de la emergencia” la alta cifra de personal de salud que está contagiado o ha fallecido tras entrar en contacto con pacientes con ébola.

Emergencia alimentaria

El 1 de abril, el portavoz de la OMS, Gregory Hartl, describió al brote como “relativamente pequeño” después de que el director general de MSF, Bruno Jochum, advirtiera de que era un hecho “sin precedentes”. Ahora la situación parece haberse escapado de control y en Liberia existe un riesgo cierto de que se produzca una crisis alimentaria. “Podemos establecer todos los puntos de control que queramos, pero si no llevamos alimentos a las comunidades afectadas, esas personas se irán. No podemos pedirles que pasen hambre”, razonó el ministro de Información de Sierra Leona, Lewis Brown.

Nigeria, Guinea y Sierra Leona son los otros países afectados. Precisamente el presidente de este último Estado, Ernest Bai Koroma, dijo que los centros médicos estaban “superados”. “Necesitamos una respuesta más fuerte a la naturaleza de la enfermedad y la manera en que nos está afectando. Si nuestra gente está muriendo, la respuesta debería ser extraordinaria porque la situación es extraordinaria. El tiempo es esencial”, dijo.

DZC (dpa, Reuters, EFE)

DW recomienda

Publicidad