Los vibrantes años del inimitable Freddie Mercury en Múnich | Cultura | DW | 24.11.2021
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Cultura

Los vibrantes años del inimitable Freddie Mercury en Múnich

"Queen conquistó los Estados Unidos desde Múnich", dice el biógrafo de Freddie Mercury, Nicola Bardola, en el trigésimo aniversario de la muerte del líder de Queen.

Freddie Mercury en 1984.

Mercury murió de sida el 24 de noviembre de 1991.

'Flamígero'. "Ninguna otra palabra describe mejor a Freddie Mercury", escribe el autor Nicola Bardola en el prefacio de su biografía "Mercury en Múnich. Sus mejores años".

El 24 de noviembre de 1991, el extraordinario artista murió por complicaciones relacionadas con el sida, solo un día después de haber anunciado públicamente que había contraído el VIH. Hasta entonces había guardado silencio sobre su enfermedad, a pesar de todos los rumores. Mercury, nacido Farrokh Bulsara, Zanzíbar, en 1946, era cauteloso en lo que respecta a su vida privada y mantenía un perfil bajo en las entrevistas. Una vez dijo que odiaba hablar con gente que no conocía.

Esta es una de las razones por las que se sentía tan a gusto en la metrópoli bávara de Múnich, donde vivió durante un periodo entre 1979 y 1985. El germanista y escritor Nicola Bardola ha escrito una extensa biografía sobre la estancia de Mercury en Múnich, en la que cita al cantante al principio: "He encontrado un lugar, que se llama Múnich, donde realmente puedo caminar por las calles".

De izquierda a derecha: Freddie Mercury, Brian May, John Deacon y Roger Taylor al inicio de su carrera en 1974.

De izquierda a derecha: Freddie Mercury, Brian May, John Deacon y Roger Taylor al inicio de su carrera en 1974.

El grupo Queen ya había conseguido su primer número uno en el Reino Unido con "Bohemian Rhapsody" en 1975 y ya no era desconocido en Alemania. Sin embargo, a pesar de la fama, a Mercury lo dejaban en paz en Múnich. Allí encontró refugio y experimentó un despertar artístico.

"Freddie cambió mucho en Múnich", dice Bardola en una entrevista con DW. "Estuvo aquí por primera vez en 1974. Fue el primer concierto de Queen en Alemania, y entonces reconoció que Múnich era una ciudad atractiva".

La conquista de EE. UU. desde Alemania

Freddie Mercury se sintió atraído por la vibrante escena musical de Múnich. A él y a sus compañeros de banda Brian May, Roger Taylor y John Deacon les gustaban especialmente los estudios Musicland, fundados a principios de los 70 por el compositor y leyenda de la música Giorgio Moroder. "La primera canción que grabaron en Múnich fue 'Crazy Little Thing Called Love'", dice Bardola. "Esa canción llegó al número uno en las listas americanas, era la primera vez que una canción de Queen lo conseguía. Así que, en cierto modo, conquistaron Estados Unidos desde Múnich".

Mercury in München repasa los años del cantante en la ciudad bávara de Múnich.

"Mercury in München" repasa los años del cantante en la ciudad bávara de Múnich.

Un total de cuatro álbumes - "The Game" (1980), "Hot Space" (1982), "The Works" (1984) y "A Kind of Magic" (1986)- fueron producidos en los legendarios estudios donde también produjeron sus discos Led Zeppelin, The Rolling Stones, Donna Summer y muchos más.

Pero no solo la escena musical de Múnich fascinaba a Mercury. "A Freddie también le gustó mucho la actitud liberal de Múnich respecto a la homosexualidad". Para entonces, Mercury ya estaba separado de su novia, Mary Austin. Ya le había confiado que era gay, pero no había salido oficialmente del closet. Tanteó el terreno en el barrio Glockenbachviertel de Múnich, conocido internacionalmente entre gays y lesbianas por aquel entonces y hasta ahora.

"Allí se podía vivir libremente, también moverse libremente, sin miedo a la persecución, como en otras ciudades. Y había muchos clubes gay, discotecas y bares, que a Freddie le gustaba visitar".

En Múnich, Mercury practicaba su sexualidad libremente. Salía de fiesta y mantenía una relación casi matrimonial con el propietario Winnie Kirchberger, con el que también exploraba la escena gay local. El artista también compartió una amistad especial con la actriz Barbara Valentin, que primero fue encasillada como símbolo sexual, pero que más tarde fue elegida por el cineasta Rainer Werner Fassbinder para papeles de carácter.

Freddy Mercury y Barbara Valentin en 1984.

Freddy Mercury tuvo una relación con la actriz austriaca Barbara Valentin.

"Valentín lo describe comiendo como un pajarito. Se dice que se refería a las albóndigas servidas con cerdo asado como 'balones de f*****g fútbol'", continúa el biógrafo. "Por un lado, era contenido a la hora de comer -le encantaba el champán y el caviar-, pero por otro lado, también hacía culturismo en Múnich. Se puso musculoso y fuerte, y eso requiere un codillo de cerdo carne a veces".

Una calle con el nombre de Freddie Mercury

En "Mercury en Múnich", Nicola Bardola arroja luz sobre un período de la vida de Mercury que hasta ahora no se había tratado con detalle en las biografías sobre el cantante de Queen.

Además, Bardola entrevistó a testigos contemporáneos que hasta ahora no habían hablado. Eso incluye, por ejemplo, a Wolfgang Simon, el camarógrafo que rodó los vídeos de Queen para "One Vision" y "Living On My Own".

Este último vídeo fue grabado en parte durante la fiesta del 39 cumpleaños de Mercury, a la que Simon había sido invitado y que se celebró en el club "Old Mrs. Henderson". Según Bardola, los testigos describen la decadente celebración como "la última fiesta rock 'n' roll y su anticipada despedida de Múnich". Durante años, el video fue prohibido por "promover la promiscuidad". Hoy, parece más bien un documento histórico, en la que vemos a Mercury como posiblemente quería ser visto: lleno de vida, "extravagante" e incomparable.

En 2020, la ciudad de Múnich honró al icono del rock dando su nombre a una calle, en el "barrio creativo" de Neuhausen. Así, sigue sin ser olvidado incluso en Múnich, donde se sintió como en casa durante seis años.

(gg/ms)

DW recomienda