Los niños del Coro de Bach | Música | DW | 28.02.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Música

Los niños del Coro de Bach

Acaban de cumplir 800 años de trayectoria, pero sus voces suenan frescas y cristalinas. Johann Sebastian Bach fue su instructor y director. Los niños del coro de Bach celebran su aniversario en 2012 con una película.

default

Escenas de la película "Los tomanos".

La iglesia de Santo Tomás de Leipzig es su escenario habitual. Allí cantan los viernes, sábados y domingos. Detrás de esas actuaciones que hacen las delicias del público, hay una disciplina férrea. Los más de 90 muchachos que conforman el Coro de niños de Santo Tomás cumplen un estricto horario en el que la música juega un papel central: escuela, horas de estudio, clases de canto y de instrumento, ensayos, deporte, conciertos. Siempre juntos, en comunidad. Para la privacidad, hay poco espacio.

Film Die Thomaner

Algunos niños añoran su casa; otros, se sienten orgullosos de pertenecer a él. El coro exige mucho a sus jóvenes miembros.

Así viene siendo desde que, en 1212, la ciudad de Leipzig obtuviera sus fueros y se construyera en ella una iglesia, un monasterio y un colegio. El coro infantil debía prestar servicios musicales religiosos y civiles. A cambio, los niños recibían instrucción y tutela. Era obligado que una ciudad como Leipzig dispusiera de una sólida agrupación vocal para adornar y jalonar sonoramente lo que en ella acontecía. Sobre todo, en lo concerniente a lo religioso que, por otra parte, estaba íntimamente ligado con la vida ciudadana. Disponer de un buen coro de niños daba prestigio y renombre a la ciudad.

Bach, el Cantor de Leipzig

Si hay un nombre que ha marcado a esta institución alemana, es el de Johann Sebastian Bach. Estuvo al frente del coro casi 27 años, pero dejó una huella tan profunda, que muy probablemente la universalidad de los Thomaner se deba a su figura. Hoy día, los restos mortales del genial compositor yacen enterrados en la iglesia luterana de Santo Tomás. Junto a ella, se erige una estatua en su honor.

Komponist Johann Sebastian Bach

El compositor Johann Sebastian Bach.

Cuando Bach llegó a Leipzig, ser el Cantor de la ciudad gozaba de un prestigio notable. Era el puesto musical más importante. El mismo Johann Sebastian se encargaba de seleccionar a los muchachos del coro e instruirlos. Además, sus obligaciones incluían componer la música adecuada para los servicios religiosos. Y a ello se dedicó con apasionada entrega desde sus primeros años.

Actualmente, las funciones del Cantor están más delimitadas. Georg Christoph Biller es el titular hoy día. “El puesto requiere mucha paciencia y una máxima: la partitura es la que dicta todo. Ese es un hecho innegociable”, comenta Biller, quien se muestra exigente con los niños y consigo mismo, porque es consciente de ser portador de una tradición que espera impulsar hacia el futuro.

Pero, ¿en qué se diferencian los Thomaner de otros excelentes coros de niños alemanes? La clave, según Biller, reside nuevamente en Bach: “Su sonido distintivo deriva del repertorio, concretamente de la figura de Bach, cuya música necesita interpretaciones ligeras y brillantes”, opina Biller.

A la gran pantalla

Deutschland Adventskalender Thomanerchor in Leipzig

El coro cuenta con 92 miembros.

Los directores Paul Smaczny y Günther Atteln se han sumergido en la rutina de los Thomaner durante un año. El resultado es una película documental que podrá verse en los cines a partir del mes de marzo. En ella reflejan desde la nostalgia de los pequeños al verse separados de sus padres, hasta el orgullo que sienten por formar parte de la institución.

Paul Vogel, de 12 años, opina que su trayectoria junto a los Thomaner podría resumirse en “compañerismo, música y vida en común”. Al pequeño le costó adaptarse al estricto horario, pero ahora se siente orgulloso de pertenecer al coro, porque “hacemos felices a la gente con nuestro canto”. Lejos quedó su vida como ultimus, el término con el que los Thomaner se refieren a los recién llegados, que ingresan con tan solo 9 años.

El veterano Marc Ussler, de 17 años, dice que “la vida aquí es más fácil cuando se hacen amigos dentro y todos cantamos juntos”. A él solo le queda un año para abandonar una institución que, en palabras de Stephan Altner, su director general, “representa 800 años de historia musical y cultural de Europa”.

Autora: María Santacecilia
Editor: José Ospina-Valencia

DW recomienda

Publicidad