Los islotes alemanes que desaparecen regularmente bajo el mar | Global Ideas | DW | 10.01.2020
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Global Ideas

Los islotes alemanes que desaparecen regularmente bajo el mar

Quienes viven en los pequeños islotes Hallig, en el Mar del Norte, tienen que lidiar con inundaciones continuas. Vecinos de Hooge cuentan cómo se vive con un fenómeno conocido como “Land unter”, las inundaciones.

Inundaciones en Hallig Hooge.

Inundaciones en Hallig Hooge.

Entre las islas frisias del Norte, frente a la costa alemana del Mar del Norte, hay un grupo de pequeños islotes de marisma conocidos como Halligen, o Hallig. Sus costas apenas están protegidas, por lo que siempre que se produce una marea viva, el mar inunda temporalmente los islotes, exceptuando las elevaciones artificiales construidas por el ser humano, conocidas como "Warften”. Sobre estas colinas se edifican las casas y es donde vive la población local.

Más información: Hallig Hooge: ideal para desconectarse

Karen Tiemann vistiendo el traje tradicional con una blusa de volantes negros, una falda larga y blanca y un sombrero negro.

Karen Tiemann vistiendo el traje tradicional de su región.

Vecinos de Hooge, el segundo islote más grande de los diez Halligen, explican lo que sucede cuando el mar inunda su territorio, un fenómeno conocido como "Land unter” (literalmente: "tierra abajo”). Hallig Hooge está rodeado por un dique. Durante los meses de verano su superficie queda libre de inundaciones. Durante el invierno, sin embargo, sufre una media de cuatro o cinco inundaciones. En otros Halligen que no están rodeados de un dique, pueden ocurrir hasta 50 al año.

Karen Tiemann nació y se crió en Hooge. Después de una temporada en tierra firme, regresó a Hallig Hooge con casi 30 años. Está contenta de haber conocido otro lugar, pero también de haber regresado. Cuenta que la vida en un Hallig deja claro lo insignificantes que somos las personas. Dirige una casa de hospedaje y un café en un edificio que data de 1750.

El fenómeno "Land unter” forma parte de mi día a día. Lo que es agotador es cuando llega demasiado pronto y hay demasiado ganado en los campos que debe ser llevado a las "Warften” y todo el negocio estacional está en pleno apogeo: los baños portátiles, las casetas de playa y los contenedores de basura todavía están afuera. Hay que recogerlo todo, de lo contrario se pierde. O cuando se pone tan mal que el agua casi llega hasta las "Warften”, o se mete dentro de las viviendas, es desagradable.

Una extensión de mar gris con pequeñas colinas que se elevan a lo lejos.

Desde lejos, los islotes Hallig parecen demasiado pequeños para poder resistir el fuerte carácter del mar del Norte.

Fui testigo de la marea viva de 1976. El sótano de la casa de enfrente se inundó, y en nuestra casa el agua alcanzó diez centímetros de altura. Por aquel entonces yo todavía era una niña, pero hay tanto que hacer que apenas se tiene miedo. Todos estaban muy tranquilos y no entré en pánico. Excepto por un breve instante, cuando bajé al sótano para comprobar la altura del agua y no pude cerrar la puerta. Pero finalmente me las arreglé para cerrarla.

Aquella tormenta ocurrió de día y se podía ver. Pero no fue así en temporales anteriores. Las mareas venían de noche y resultaba muy desagradable”.

Más sobre este tema:  Con dos tercios de la tierra ya desaparecida, ¿puede un muro salvar la isla de Tangier?

Un hombre sentado sobre una silla.

Jan Dell Missier cuenta que en Hallig Hooge se ayudan entre todos.

La familia de Jan Dell Missier ha vivido en Hooge durante generaciones. Dell Missier ayuda en el mantenimiento del bajo dique costero para que durante los meses de verano el Hallig no se inunde con demasiada frecuencia. Durante esta época, las vacas y ovejas pastan en los campos que se encuentran entre las colinas. Dell Missier también tiene su propio ganado y describe lo que sucede con los animales durante una inundación de verano.

"Si las inundaciones suceden durante la temporada de verano en la que las vacas están pastando en el campo, hay que asegurarse de que todos los animales lleguen a tiempo a las "Warften”. Nos ayudamos unos a otros. Todos estamos atentos y nos aseguramos de que todo lo que está en el camino a nivel del mar sea recogido y puesto a salvo en lo alto de las colinas. Normalmente recibimos el aviso con tiempo, por lo que no suele haber ningún problema.

Pero cuando recibimos un aviso de tormenta y se informa de que va a ser de un metro, o de un metro y medio (por encima del nivel normal del mar), entonces esperamos durante mucho tiempo para ver si realmente se acerca o no. Y si finalmente llega, entonces la cosa se pone un poco más agitada.

Después, toda esta zona, aquí arriba, situada frente a las casas, queda llena de animales. No vienen solos, tienes que perseguirlos y subirlos. Luego se quedan aquí hasta que se va el agua”.

Más sobre este tema:Calentamiento global: ¿responsable de las crecientes inundaciones en Europa?

Sandra Wendt de pie en Hooge. Al fondo se ven ovejas, campo y mar.

Sandra Wendt en Hooge. Al fondo se ven ovejas, campo y mar.

Sandra Wendt también nació en Hooge. Como muchos otros isleños, regentea una casa de vacaciones, pero también trabaja en el cine local, que muestra una sola película sobre una inundación. Wendt ha sido testigo en innumerables ocasiones de cómo el mar se desborda por encima del dique e inunda el islote. Cuenta que, salvo durante las violentas tormentas de finales de 2013, disfruta de la oportunidad de cerrar las contraventanas y ver cómo la naturaleza sigue su curso.

"¡Es una gran experiencia! Sabes que viene el agua y que inundará el Hallig, pero también sabes que se irá de nuevo. No suele causar demasiados daños. Es algo que a mucha gente le gustaría presenciar porque es una oportunidad de ver cómo la naturaleza se mueve a su ritmo. Es algo increíblemente hermoso. Es parte de la vida aquí.

Sabemos cuándo tenemos que estar en casa. Las calles frente a la "Warft” son las primeras en inundarse. Haces tus compras y luego te vas a casa, y estás allí mientras la naturaleza actúa. Horneas unas galletas, o finalmente tienes tiempo para charlar con los vecinos.

Para nosotros es algo agradable de ver. Simplemente te sientas y observas la naturaleza. Es un período de descanso durante el invierno, en el que disfrutar de un poco de tiempo para nuestra tierra y para seguir nuestro propio ritmo.

(ar/cp)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

DW recomienda