Los fundadores de la UE | Europa | DW | 20.03.2007
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Los fundadores de la UE

La Unión Europea tuvo muchos padres y madres en diferentes momentos históricos. Aquí presentamos los más importantes.

default

Robert Schuman (foto de 1958): uno de los más conocidos padres de la Unión Europea.

La Europa sin fronteras es hoy normalidad. Mucha gente ya no puede imaginarse o no sabe cómo era antes la vida con fronteras y barreras por doquier. Hace seis décadas, Europa era todavía una visión, mantenida viva y desarrollada por varias personalidades europeas.

Sobre todo después de la Primera Guerra Mundial, algunos intelectuales, políticos y empresarios buscaron superar los nacionalismos exacerbados y el encono a través de una unión del continente.

Richard Graf von Coudenhove-Kalergi

R. Coudenhove-Kalergi (foto de 1949): un cosmopolita europeo.

Una de esa figuras destacadas fue el cosmopolita conde Richard Coudenhove-Kalergi, hijo del embajador del Imperio Austro-Húngaro en Japón y su esposa japonesa, que en 1922, cuando tenía 28 años de edad, despertó gran atención con un artículo titulado “Paneuropa: una propuesta”. En 1923, Coudenhove-Kalergi fundó la Unión Paneuropa, el movimiento unionista europeo más antiguo. Kalergi dijo:

“Paneuropa es una nueva fuerza, una nueva corriente de ideas, que se fortalece cada año. Si todos los estadistas europeos reconocieran la necesidad de que los europeos se unieran, Paneuropa sería realidad dentro de seis meses”.

Pero la idea no se transformó tan rápidamente en realidad. Primero vino la Segunda Guerra Mundial, que hizo trizas el continente. Pero la idea continuó en numerosas cabezas y recobró impulsos después de la guerra. En 1946, el por entonces jefe de la oposición en la Cámara de los Comunes británica, dio un nuevo empujón a Europa:

“Si Europa estuviera en condiciones de compartir entre todos loa países la herencia común, 300 o 400 millones de seres humanos gozarían de felicidad, bienestar y honor en dimensiones ilimitadas. Si los Estados Unidos de Europa se construyen bien, el poderío de un solo país sería menos importante. Las naciones pequeñas contarían tanto como las grandes y asegurarían su posición a través de su aporte al objetivo común.”

La Unión del Carbón y el Acero

Pero la señal de la partida para la unidad de Europa la dio un francés: Robert Schuman. El 9 de abril de 1950, el por entonces ministro de RR. EE. propuso en una conferencia de prensa:

“Poner toda la producción franco-alemana de carbón y acero bajo una misma autoridad de control”.

Con ello dio el impulso inicial a la Unión del Carbón y el Acero, la primera que previó transferir derechos nacionales de soberanía a una institución supranacional. Schuman:

“Esta Europa está abierta para todos los Estados libre del continente. Esperamos que otros países se nos unan. Todos estos esfuerzos están guiados por la convicción de que los países libres de Europa son solidarios entre sí.”

Jean Monnet

Jean Monnet: "derribar las barreras".

Si bien el nombre de Schuman quedó indisolublemente unido al plan de la Europa unida, el cerebro conceptual detrás de ello fue otro político francés: Jean Monnet, una personalidad con mucha experiencia internacional. Monnet:

“Por primera vez en nuestra historia comienzan a caer las barreras entre nuestros pueblos. Más allá del progreso material necesario en cada país para la vida cotidiana, esta unión se transforma en imprescindible para el renacimiento de nuestra civilización europea y el mantenimiento de la paz.”

Monnet y Schuman están considerados hoy los padres de la Europa unida. Numerosas cátedras de universidades que se dedican al estudio de cuestiones europeas llevan sus nombres.

“Monsieur Benelux”

Menos en la memoria ha quedado por el contrario otro contemporáneo, que también tuvo gran participación en la unión de Europa: el belga Paul-Henri Spaak.

Paul-Henri Spaak

Paul-Henri Spaak (foto de 1965): creador del Benelux.

Spaak era llamado “Monsieur Benelux”, porque fue quien dio los impulsos decisivos a la unión aduanera de Bélgica con los Países Bajos y Luxemburgo, conformando así la base para la Unión Europea de hoy. En la firma del Tratado de Roma, con el que se creó la UE, presidió el grupo de expertos encargado de elaborar el texto del acuerdo.

Spaak es honrado hoy en Bruselas y con su nombre se topan casi diariamente los europarlamentarios: uno de los dos edificios del Parlamento Europeo lleva su nombre.

DW recomienda

Publicidad