Los cachorros de Vladimir Putin: jóvenes para defender Rusia | Europa | DW | 26.07.2007
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Europa

Los cachorros de Vladimir Putin: jóvenes para defender Rusia

Estricta disciplina, culto al cuerpo, adoctrinamiento, formación militar, disposición a honrar a la patria, por ejemplo, teniendo muchos hijos: una nueva juventud rusa se forja en valores que recuerdan viejas ideologías.

Miembros de la oposición retratados como prostitutas en un campamento para jóvenes rusos.

Miembros de la oposición retratados como prostitutas en un campamento para jóvenes rusos.

“El enemigo usa la manipulación y la provocación para actuar contra nosotros”, anota la reportera de la revista alemana Spiegel. Son las palabras de Tatjana, una joven rusa. Con sólo 22 años y en un país que se esfuerza por validar ante Occidente su condición de democrático, Tatjana habla del “enemigo”. De los “enemigos” de su patria.
Russische Putinnahe Jugendbewegung Naschi

Los Nuestros sí pueden manifestarse libremente en Rusia.

Tatjana pertenece a Nashi, que significa “los nuestros”, un grupo organizado de jóvenes de entre 16 y 26 años cercanos al Kremlin: los cachorros de Vladimir Putin. Mientras que las manifestaciones de la oposición son duramente reprimidas, cuando Los Nuestros salen a la calle, la policía se retira.

Los Nuestros enarbolan el principio de la “democracia soberana” acuñada por Rusia Unida, el partido de Putin. Los Nuestros están en contacto directo vía telefónica con el Kremlin, por si tuvieran que avisar al Gobierno de algún indicio de revolución. Los elegidos entre Los Nuestros, 10.000 jóvenes, pasan el verano en un campamento en el que aprenden todo lo que necesitan saber sobre el mejor modo de servir a la Gran Rusia.

Nadie cuestiona a la madre patria

En las calles del campamento de verano cuelgan las imágenes de los líderes de la oposición: miembros de La Otra Rusia, como el que fuera campeón mundial de ajedrez, Gary Kaspárov, vestidos como prostitutas. Ellos son los enemigos de los que Tatjana le hablaba a la periodista alemana. “Malignos” son también el estadounidense George Bush y la ucraniana Yulia Timoshenko, y todos los que desde el área ex soviética se presenten hoy ante Rusia con excesiva seguridad en sí mismos.

Al fin y al cabo, el concepto de la “democracia soberana” no fue más que la respuesta nacionalista del Kremlin a la pérdida de influencia de Moscú tras las revoluciones de Georgia en 2003 y de Ucrania en 2004. Y Los Nuestros creen firmemente en la grandeza de su nación y en el derecho a que nadie la ponga en duda.

Hace unos meses, Rusia y Estonia vivieron un duro enfrentamiento a causa de un monumento de la época soviética que el Gobierno estonio había ordenado retirar de las calles de su capital. La presión de Los Nuestros a las instalaciones diplomáticas estonias en Moscú, ante la inoperancia de la policía, fue tal que el Gobierno de Tallín decidió enviar a su embajadora de vacaciones: una victoria para Los Nuestros, festejaron los jóvenes.

Para Rusia en cuerpo y alma

En algunos campamentos, Los Nuestros reciben formación militar propiamente dicha. Pero el que los congrega estos días a las orillas del lago Seliguer, en el noroeste de Rusia, tiene como objetivo el espíritu. Discusiones, conferencias, visitas de renombrados miembros de Rusia Unida, de cargos del Gobierno, clases de historia, de sociología, ayudan a formar a los chicos. Un teatro de títeres en el que se parodia a la oposición sirve para relajar la mente.

Pero el cuerpo también es importante, eso ya lo sabían los viejos romanos. En el campamento, Los Nuestros se levantan a las ocho de la mañana y antes de empezar el día, los chicos corren 10 kilómetros y las chicas hacen una hora de aerobic. Todos ellos uniformados, idénticos los unos a los otros.

El alcohol está prohibido a las orillas del lago Seliguer, el tabaco también. Con un chip implantado en la insignia de Los Nuestros, los jóvenes están controlados en todo momento. El deporte es obligatorio, así como la asistencia a las actividades del día.

Para los chicos de la nueva Rusia esto no supone ningún esfuerzo: es su regalo a la patria. También tendrán hijos para mantenerla joven y fuerte, algunos incluso se han comprometido con ella a ofrecerle por lo menos 10 retoños. Y la protegerán: de cualquiera que quiera humillarla o venderla, como pretende la oposición a Putin.

Los Nuestros se mantienen alerta. Son los ojos y los oídos del Kremlin entre la juventud: se hablan de tú con los miembros de Rusia Unida y el Gobierno les ha repartido tarjetas de teléfono móvil para que puedan localizar a su cúpula política en todo momento. “La gente tiene que saber qué hacer para defender a la patria en caso de que la televisión y la radio no funcionen. Nos estamos preparando para defendernos de una posible revolución pro occidental”, explica Tatjana.

DW recomienda