Los altos precios de energía depararán un duro invierno a Europa | Economía | DW | 21.09.2021
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Economía

Los altos precios de energía depararán un duro invierno a Europa

Los precios de la energía suben en Europa, lo que afecta tanto a ciudadanos como a empresas. Las principales causas son de índole meteorológica, pero también juega un papel el gas ruso.

Gasoducto en Ucrania.

Gasoducto en Ucrania.

En toda Europa, las cuentas de la electricidad están subiendo perceptiblemente. A lo largo de 2021 los precios se han incrementado en forma constante, pero en septiembre se dispararon.

Estas alzas en el sector energético obedecen a una combinación de factores. La causa principal es una escasez global de gas. El precio del gas natural se ha cuadruplicado en Europa desde comienzos de año.La situación parece empeorar, y muchos gobiernos temen lo que pueda ocurrir cuando se produzca el inevitable aumento de la demanda en invierno.

En el Reino Unido, las mayores empresas energéticas han solicitado al gobierno un paquete de rescate. Cinco proveedores más pequeños cesaron sus operaciones el mes pasado, incapaces de pagar la energía que ya se habían comprometido a suministrar. Otros temen quebrar en el próximo tiempo.

En España, el gobierno ya ha adoptado medidas de emergencia para frenar el alza de las cuentas de energía, e Italia se propone entregar un subsidio para los hogares, mientras Francia ya ha aprobado subsidios para las familias de menores ingresos.

¿Qué está pasando?

De acuerdo con Verivox 32, un portal de internet que compara precios de energía, estos han subido a una tasa de 12,6 por ciento en Alemania en septiembre. Según Verivox, eso equivale a un costo adicional de 188 euros anuales para un hogar.

¿Cuál es la causa de esta situación? Europa obtiene su energía de diversas fuentes. El gas natural supone cerca de un 20 por ciento. Alemania, por ejemplo, lo usa para calefaccionar cerca del 50 por ciento de los hogares.

Su escasez ha tenido en gran medida causas climáticas. El ultimo invierno europeo fue especialmente frío, de modo que se redujeron las reservas almacenadas de gas natural. Normalmente, eso se compensa luego en primavera y verano, pero uno de los meses de abril más fríos en dos décadas siguió aminorando las reservas.

A eso se suma que Gazprom, la empresa que tienen el monopolio de la exportación del gas ruso y suministra casi un tercio del gas natural que consume Europa, se ha negado a incrementar la oferta en los mercados de corto plazo en 2021. Rusia tiene crecientes necesidades propias que cubrir, pero algunos comentaristas especulan con que Moscú retiene suministros para presionar a la Unión Europea y llevarla a aceptar de mejor gana el gasoducto Nord Stream 2. La semana pasada, el portavoz del presidente Vladimir Putin indicó que este "equilibrará significativamente los precios del gas natural en Europa”.

Logo de Gazprom.

Gazprom tiene el monopolio de la exportación de gas ruso.

¿Hay alternativas?

Otros factores han contribuido también a exacerbar el problema. Un verano inusualmente cálido en Asia incrementó allí el uso del aire acondicionado y, por tanto, de electricidad. Y eso afecta a los suministros de gas.

También ha habido problemas con las alternativas. La demanda de gas natural licuado ha aumentado prácticamente en todo el mundo, y especialmente en el continente asiático, lo que ha afectado el suministro a Europa.

El carbón es otra posibilidad, pero también su precio se ha ido a las nubes, en parte debido a la crisis del gas, pero también debido las medidas adoptadas por la UE para combatir el cambio climático con el Sistema de Comercio de Emisiones de CO2.

Las metas climáticas contemplan incrementar el uso de energías renovables. Estas representaban en 2019 el 19,07 por ciento de la energía consumida en la Unión Europea. El objetivo es que llegar a un 32 por ciento en 20.30.

Sin embargo, también las fuentes de energías renovables se han visto recientemente afectadas por el clima. En Alemania la producción de electricidad por energía eólica bajó en el primer semestre de 2021 debido a las condiciones meteorológicas, con poco viento

Como resultado de ello, y del aumento del precio del carbón, se ha producido una crisis que algunos atribuyen a la política climática de la UE. Los críticos dicen que la transición a un futuro carbono neutral es demasiado cara para los consumidores.

Frans Timmermans, vicepresidente de la Comisión Europea para el Pacto Verde, rechaza esos reproches y afirma que la primera causa de la crisis es la escasez de gas. Además, considera que el aumento de precios refuerza los argumentos a favor de acelerar la transición a las energías renovables.

(er/cp)

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema