Los alemanes no quieren niños | Alemania | DW | 25.06.2006
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Alemania

Los alemanes no quieren niños

En ningún país europeo se quieren tener menos niños como en Alemania. Sólo una cuarta parte de los encuestados en un nuevo estudio piensan en tener hijos.

¿Non grato?

¿Non grato?

Al igual que otros países europeos, hace mucho que Alemania está preocupada por los bajos índices de natalidad. Detrás de la mera estadística está la pregunta si los alemanes quieren o no tener hijos. Un estudio del Instituto Federal de Investigación Demográfica concluye que en Europa los alemanes son líderes en el deseo de no tener descendencia.

Symbolbild Elterngeld Familie mit Kleinkindern

La familia pierde en atractivo.

Los promedios reflejan con precisión decimal por qué Alemania decrece: las mujeres desean en promedio 12,75 niños y los hombres 1,59. A esta altura, uno de cada cuatro varones y una de cada siete mujeres en Alemania desean ya una vida sin hijos, comenta la Fundación Robert Bosch, responsable de la edición del citado estudio.

Cada vez más solos

El retroceso de los nacimientos ha alcanzado una nueva dimensión, debido a que cada vez más personas deciden vivir sin hijos, explica Ingrid Hamm, de la fundación Bosch. En Alemania "viven más mujeres sin hijos que en ningún otro país europeo", explica.

Según el estudio, que será presentado oficialmente la próxima semana, en países como Polonia o Finlandia, tanto mujeres como de hombres desean por lo menos dos hijos, una cifra soñada en Alemania, donde en 1988 se registró por última vez un valor similar.

Hace ya tiempo que el nivel de nacimientos germanos está por debajo de 2,1 hijos por mujer. Los expertos advierten que dicha cifra es necesaria para mantener constante el nivel de la población. Actualmente el promedio es de 1,37, es decir, incluso por debajo del número deseado por la población consultada.

En el este quieren más

La investigación revela asimismo "que las mujeres son quienes siguen llevando la mayor carga por tener hijos". Por lo tanto se necesita mayor igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres. "Quien quiera fomentar a las familias tiene que diseñar el marco social, económico y político de tal manera, que se puedan considerar diferentes constelaciones familiares y el desarrollo personal de la gente", señala Ingrid Hamm.

El impulso para cambiar la estadística del decrecimiento podría proceder el este de Alemania, donde sólo uno de cada cinco hombres y una de cada 17 mujeres no desean tener hijos.

"Una carga"

Según la directora de la Fundación Bosch, "hasta ahora la política familiar ha tenido un impacto limitado en el número de nacimientos". Al mismo tiempo, la población en general valora de manera positiva las iniciativas públicas al fomento de la familia, especialmente receptivas con familias con un solo hijo y personas con acceso a la educación universitaria.

Strand in Mexiko

Muchos no quieren prescindir de viajes exóticos.

Sin embargo en lo estrictamente personal, para muchos el valor de la paternidad es sólo uno entre muchos. Además, el hecho de tener hijos se percibe cada vez más como carga y menos como enriquecimiento de la vida. Así, sólo una cuarta parte de los encuestados espera de los hijos mayor alegría y satisfacción en sus vidas.

Entre los argumentos en contra de tener hijos figuran la carga económica y la reducción del espacio de ocio o las posibilidades de empleo. Una incidencia menor tienen factores como la falta de la pareja adecuada o problemas de salud.