Los alemanes - Barbarroja y el león | ZonaDocu | DW | 28.05.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

ZonaDocu

Los alemanes - Barbarroja y el león

La dinastía de los Hohenstaufen representa el clímax y el declive del Imperio alemán medieval. Federico I (1152-1190), apodado "Barbarroja", ya era considerado en vida un gobernante brillante, enérgico y virtuoso. Luchó por "el honor del imperio" como rey de Alemania, Borgoña e Italia, y como emperador del Imperio Romano.

Ver el video 42:30
Now live
42:30 minutos

Federico I se tomó particularmente en serio su tarea de protector de la Iglesia Romana. De este modo, se encontraba a merced de los intereses alemanes e internacionales. Pero el conflicto con el Papa en Roma se intensificó y las ciudades al norte de Italia también se defendieron contra las pretensiones de poder de Alemania. La lucha por el poder en Italia unió fuerzas y, a su vez, fortaleció a los gobernantes territoriales en suelo alemán. Enrique el León, duque de Sajonia y Baviera, era primo, seguidor, pero también enemigo de Federico Barbarroja. Era conocido por un afán sin escrúpulos de acumular posesiones, pero también abrió nuevos territorios orientales para el Reich, gestionó una política planificada de asentamientos y cristianización., "El león" y Barbarroja se hicieron un nombre como fundadores de ciudades. Cuando el duque se negó a obedecer al emperador, fue enviado al exilio. La época de "Barbarroja" fue el tiempo de las Cruzadas, los caballeros experimentaron un florecimiento. Las ciudades obtuvieron más derechos. La burguesía se afianzó y los oficios y el comercio exterior cobraron mayor importancia. Se desarrolló el idioma alemán, y la poesía (Walther von der Vogelweide o poco después Hartmann von Aue, quien escribió la primera novela cortesana en alemán). Los príncipes continuaron salvaguardando su independencia. Elegían al rey y prácticamente gobernaban con él. Esto continuaría así hasta el final del "Sacro Imperio Romano Germánico de la Nación Alemana" en 1806. ¿Y cuál fue el destino de Federico I? Poco después de partir a una cruzada a Jerusalén, el emperador se ahogó.