Libertad de prensa: ¿también en el fútbol? | Deportes | DW | 02.05.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

Libertad de prensa: ¿también en el fútbol?

Los clubes de fútbol, muy conscientes de su poder, se esfuerzan por influenciar la información que se publica sobre ellos en los medios de comunicación, con los que sostienen una relación de características especiales.

La prensa deportiva enfrenta nuevos retos en cuanto al cubrimiento independiente de la información sobre el fútbol. En los últimos años el poder económico de los clubes y las ligas ha crecido, y con él el interés de influenciar lo que se pública sobre ellos en los medios de comunicación, que a veces son también sus socios comerciales.

“Entre más grande es el club, más grande es su interés de resaltar lo positivo. Entre más dinero entra al fútbol, y más grandes los aportes de los patrocinadores, más cuidado se pone en lo que se puede publicar sobre ellos. Entonces es lógico que se intente ejercer influencia, y que cada vez haya menos necesidad de tener consideración con la libertad de prensa”, contó a Deutsche Welle Erich Laaser, presidente de la Asociación de Periodistas Deportivos de Alemania.

“El mismo río, pero en distinto bote”

Los mecanismos que utilizan los clubes de fútbol para moldear qué se informa sobre ellos, y cómo, son muy variados. Uno de ellos, por ejemplo, es al que acudió recientemente el Bayern Múnich al negarse a acreditar a los diarios ingleses Daily Mirror y The Sun para el partido de cuartos de final de la Champions League contra el Manchester United.

Ambas publicaciones habían utilizado un titular insultante contra la estrella alemana Bastian Schweinsteiger, al que llamaron “cerdo”. The Sun más tarde se disculparía, en tanto que Daily Mirror reportó desde fuera de la tribuna de prensa.

“Aquí el Bayern ejerció la influencia que estaba a su alcance. Lo que publicaron los diarios ingleses fue un insulto, y como para un caso así no hay tribunales, el club, que puede escoger con quién trabaja, decidó no hacerlo con quien insultó a uno de sus jugadores. Aunque no se viola la libertad de prensa, porque es posible reportar sobre lo que sucede en el partido, sí existe una intervención, aunque esta sea legitima”, explica Laaser.

El periodista también resalta que el fútbol y los medios no están en orillas opuestas, sino “navegando en el mismo río, pero no en el mismo bote. La obligación de la prensa es cuidarse de no ir en la dirección que le dicten, sino de conservar su independencia, y su actitud crítica”.

Dinero de por medio

El fútbol también alcanza un considerable nivel de intervención a través de la venta de los derechos de transmisión a la televisión, y la radio. Los canales y las cadenas que pagan, pasan a ser “socias”, ambas necesitan un buen producto, y para proveerlo la liga y los clubes se valen del dinero que ingresa por concepto de las emisiones de los partidos.

El presidente de la Asociación de Periodistas Deportivos de Alemania sostienen que esa relación se establece a costo de la libertad de prensa: “pagar por algo elimina la independencia, y la televisión y la radio actúan con menos libertad que otros medios”, dice.

Los derechos de trasmisión por televisión de los partidos de fútbol son costosos, y comprometedores.

Los derechos de trasmisión por televisión de los partidos de fútbol son costosos, y comprometedores.

Ante esta situación, según Laaser, la prensa escrita se vuelve importante como órgano de control y generador de opinión, una tarea que difícilmente pueden cumplir los nuevos medios electrónicos, susceptibles a ser influenciados por el fútbol debido a la velocidad que requiere su metodología de trabajo. “Ellos están más ocupados con reproducir la información que les suministran, que con confrontarla”.

Los canales propios

De otro lado, los clubes de fútbol han conseguido también establecer canales propios de comunicación con el aficionado en los que el enfoque positivo de las relaciones públicas matiza las informaciones que se propagan.

En las páginas oficiales de Internet de los clubes hay todo tipo de exclusivas: fotos, vídeos, entrevistas. No es algo extraordinario que este material sea reproducido por los medios de comunicación tradicionales, que sólo de esta manera pueden ofrecer a su público información de los equipos y sus jugadores.

La Asociación de Periodistas Deportivos de Alemania observa la situación con sentimientos encontrados. De un lado hay que reconocer que los clubes están en todo su derecho de defender sus intereses, y que si acuden a esta modalidad de entregar material que generan ellos mismos, en vez de permitir que la prensa acceda directamente a él, es porque no en pocas ocasiones esa es la única posibilidad de que el público en general se entere de lo que dicen los jugadores y el club.

En los clubes pequeños la situación no es así. Pero ellos son la excepción: los clubes, y el fútbol, crecen sin parar y cada vez son más globales. Tomemos como ejemplo el Bayern Múnich.

Erich Laaser

Erich Laaser

“Cientos de periodistas de todo el mundo, Alemania, Francia, etc, quieren hablar con Franck Ribéry. Que el club lo entreviste y ponga ese material a disposición de los medios no es la solución ideal, pero es la mejor solución para todos. Hay que entender también el esfuerzo de los clubes por organizar la información, pero a la vez no hay que olvidar que lo que es organizado, no es libre”, concluye Laaser.

DW recomienda

Publicidad