Liberia impone toque de queda para frenar al ébola | El Mundo | DW | 19.08.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Liberia impone toque de queda para frenar al ébola

El gobierno anunció que ha localizado a 17 pacientes que huyeron de un hospital hace unos días, pero otros 20 siguen desaparecidos.

La crisis provocada por el ébola en Liberia sigue escalando. Este martes (19.08.2014) el gobierno decidió imponer un toque de queda nocturno en todo el país, que regirá entre las 21.00 y las 06.00 horas, en un intento desesperado por frenar la propagación del virus, que ha afectado con especial dureza a ese país de África Occidental, causando hasta el momento casi 500 muertes.

En ciudades como la capital, Monrovia, impera la desesperación luego de que el pasado fin de semana un grupo de 37 pacientes escapara de un hospital que fue atacado por una turba furiosa, que reclamaba porque el gobierno había decidido aislar el barrio, West Point, uno de los más pobres de la capital. Incluso se había denunciado que, en el pánico que se ha apoderado de la ciudadanía, hasta los policías habían dejado sus puestos.

El gobierno, en un intento por dar señales de normalidad, informó que ha localizado ya a 17 de los enfermos que huyeron del centro de cuarentena, los que fueron derivados de inmediato al hospital John F. Kennedy, el centro de aislamiento más grande para enfermos de ébola en el país. El Ministro de Información, Lewis Brown, explicó que todavía hay 20 pacientes que portan o son sospechosos de portar el virus, que no han sido encontrados.

Refuerzan seguridad

Las autoridades continúan la búsqueda de los restantes enfermos, ante la posibilidad de que contagien a más personas. El ébola se transmite por contacto directo con fluidos corporales. “Esta gente no escapó intencionadamente como algunos pueden hacer entender”, dijo el ministro Brown, sino que escaparon asustados por el asalto al hospital, en un intento por “ponerse a salvo”.

Tras el ataque del pasado sábado, Liberia ha reforzado la seguridad en todos los centros de tratamiento y aislamiento de ébola para evitar que se pueda producir un suceso similar. Liberia es el país donde la enfermedad se ha propagado con mayor rapidez, registrándose hasta la fecha un total de 466 muertos y 834 contagiados. Por otro lado, tres trabajadores que están siendo tratados con el fármaco experimental ZMapp han mostrado señales de mejoría, informó una fuente citada por la agencia Reuters.

DZC (Europa Press, EFE, Reuters)

Publicidad