Letta promete fin de la recesión en Italia en 2014 | Economía | DW | 23.12.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Letta promete fin de la recesión en Italia en 2014

El primer ministro prometió un paquete de medidas, aunque pidió estabilidad política para sacar adelante al país.

Si Italia no fuera un país sino un ser humano, habría “salido de la unidad de emergencia y cirugía y estaría en la de fisioterapia”, según la curiosa analogía escogida por el primer ministro Enrico Letta este lunes (23.12.2013) para explicar la actual situación financiera del país, que pese a que sigue en recesión, tiene perspectivas positivas de cara al nuevo año. Al menos eso cree la autoridad y lo explicó en una conferencia.

Letta dijo que “hace falta una Europa que crezca en su conjunto, no solamente un país”, refiriéndose a Alemania. Añadió que para que eso sea posible en el caso italiano se torna imprescindible que haya estabilidad política, haciendo un guiño a su coalición, que se sostiene sobre frágiles bases. Letta aseguró que su Gobierno debe responder a los problemas sociales que ha provocado la crisis más larga desde la Segunda Guerra Mundial.

Asimismo, la autoridad prometió que Italia saldrá de la recesión en 2014 y que intentará bajar impuestos. También tiene planeado realizar una reforma al Parlamento, tomar nuevas medidas fiscales y luchar contra el desempleo, especialmente entre los jóvenes. Su objetivo es restar fuerzas a los movimientos populistas, en especial de cara a las elecciones europeas de mayo próximo.

Tiene voto de confianza

Letta, que tiene el soporte del Partido Democrático (centro-izquierda), los centristas y el nuevo movimiento de centro-derecha del ministro del Interior, Angelino Alfano, que se separó de Berlusconi porque quería seguir en el Ejecutivo, ha conseguido superar varios votos de confianza del Parlamento, lo que hace augurar que cierta estabilidad política comienza a imponerse en Roma.

Con esa confianza, el primer ministro, de 47 años, espera asentar a una generación de nuevos líderes que comiencen las reformas necesarias para sacar al país del hoyo. “He sido parte de este cambio y siento el peso de la responsabilidad. Esta generación tendrá la oportunidad de cambiar Italia y estoy convencido de que lo puede hacer”, sostuvo. “Esta generación vivirá de otro modo el juego del equipo”, añadió.

Precisamente este mismo lunes el Senado aprobó la ley presupuestaria de 2014, que garantiza que el déficit público de Italia permanezca dentro de los límites de endeudamiento de la Unión Europea. El primer ministro dijo que era el máximo esfuerzo que podía permitirse el Gobierno mientras trata de recuperar la confianza de los mercados. El presupuesto ha sido muy criticado por no incluir recortes de impuestos y gastos.

DZC (Reuters, dpa)