Lenín Moreno: críticas de CIDH son “insolente intromisión” | América Latina | DW | 08.02.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Lenín Moreno: críticas de CIDH son “insolente intromisión”

El presidente de Ecuador llamó a la unidad nacional para defender los resultados de la consulta popular, luego de que una de las preguntas del referendo fuera cuestionada.

Con un llamado a la unidad nacional para defender los resultados de la consulta popular y referéndum del pasado domingo, el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, reaccionó este miércoles (08.02.2018) a la solicitud de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos para que se adopten medidas provisionales a favor de funcionarios que por fuerza de las decisiones de la consulta popular deben cesar sus funciones.

"No permitiremos que organismos supranacionales atenten contra nuestra Constitución, contra la democracia, el derecho internacional y la voluntad del pueblo ecuatoriano" expresada en las urnas, dijo el mandatario durante una reunión que mantuvo con autoridades de todas las instituciones del Estado. Para ello, convocó a la "unidad del pueblo" para "rechazar esta insolente intromisión en nuestro sistema democrático, en el derecho soberano de decidir nuestro presente y el futuro de nuestros hijos".

Entre las preguntas más polémicas del referendo estaba la reestructuración del crucial Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (CPCCS), cuyos integrantes deberán cesar sus funciones. Tres de los cinco miembros de la entidad, Edwin Jarrín, Tania Pauker y Sonia Vera, acudieron a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para solicitar medidas de protección y conservar sus empleos.

Llamado a embajador

Moreno advirtió que una probable "decisión espuria" de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, favorecerá tan sólo los intereses de tres funcionarios "que únicamente pretenden conservar sus puestos". Agregó que "no podemos aceptar, bajo ninguna circunstancia, intentos de desestabilización interna orquestados por actores políticos que se opusieron a la consulta y que ahora, luego de la pérdida abrumadora, buscan apoyo en organismos internacionales que antes denostaron y cuestionaron".

En tanto, el Ministerio de Exteriores ecuatoriano informó que Quito llamó a consultas a su embajador en la OEA, como primera reacción ante la decisión de la CIDH. "La convocatoria urgente (del embajador) se produce ante el accionar incomprensible, poco ético y contrario a procedimientos legales (de la CIDH)", dice un comunicado. La pregunta en cuestión, que buscaba confirmar la reestructuración de un organismo que es visto como un símbolo del gobierno de Rafael Correa, fue aprobada por el 63,15 por ciento de los votantes.

DZC (EFE, dpa)

DW recomienda