Le Pen: suicidio en Notre-Dame fue ″gesto político″ | Europa | DW | 21.05.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Le Pen: suicidio en Notre-Dame fue "gesto político"

Un escritor de extrema derecha se pegó un tiro en la famosa catedral, al parecer en protesta contra el matrimonio homosexual.

A las 4 de la tarde de este martes (21.05.2013) se escuchó un tiro en la famosa catedral de Notre-Dame, en París. El recinto, un epicentro turístico clásico de la capital francesa, fue evacuado inmediatamente. Poco después se informó que el episodio respondía al suicidio de una persona de 78 años.

Se trataba de Dominique Venner, un escritor cercano a la extrema derecha gala, que ingresó solo a la catedral y se pegó un tiro en la cabeza cerca del altar con una vieja pistola semiautomática. Según los medios locales, no era la primera vez que Venner había intentado quitarse la vida. Esta vez, dejó una nota en el altar de la catedral, cuyo contenido no se ha dado a conocer.

Le Pen calificó el gesto como profundamente político.

Le Pen calificó el gesto como "profundamente político".

Además, Venner expresó este mismo martes en su blog su rechazo a la nueva ley de matrimonios homosexuales, a la que calificó de “infame”. También aseguró temer que su país cayera en manos de islamistas y repudió la “pérdida de valores de la familia”. Para finalizar, invitaba a sus lectores a una marcha contra el gobierno de François Hollande.

Le Pen: un gesto político

La acción de Venner, quien luchó por Francia en la Guerra de Argelia entre 1954 y 1962, fue apreciada por la jefa del Frente Nacional de extrema derecha, Marine Le Pen, quien calificó el gesto como un acto “profundamente político” y un intento por “despertar al pueblo de Francia”, según escribió en su cuenta de Twitter.

El ministro del Interior, Manuel Valls, llegó a la catedral poco después del suicidio y llamó la atención sobre la decisión de Venner de elegir el emblemático lugar para quitarse la vida. “Es uno de los símbolos de nuestra capital y nuestro país. Estamos seguros de las repercusiones que tendrá un acto como éste”, dijo la autoridad.

El estudiante Prince Salabanzi fue uno de los 1.500 evacuados tras el suicidio y dijo a la agencia Reuters que “todo lo que sucedió acá fue que se disparó en la cabeza. Todos estamos traumatizados”. Monseñor Patrick Jacquin, rector de la catedral, dijo a AP que “esto es una desgracia, es dramático, es chocante”.

DZC (dpa, Europa Press, Reuters, AP)

DW recomienda

Publicidad