Las quemaduras sanan, las cicatrices quedan | Eurodinámica | DW | 25.02.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Eurodinámica

Las quemaduras sanan, las cicatrices quedan

Así se tomen precauciones, los accidentes con niños son frecuentes. El riesgo de quemarse crece en los niños a partir del primer año de vida. Pero las secuelas más profundas no se graban en la piel sino en la mente.

En Alemania se tratan - cada año - más de 30.000 casos de niños con quemaduras o escaldaduras. Unos seis mil de estos accidentes con materiales o líquidos calientes tienen que tratarse en hospitales, dice Ingo Königs, del Hospital Infantil de Altona, en Hamburgo. "El torso, el cuello y la quijada son las partes de un niño más expuestas a las quemaduras, sin olvidar los incidentes con las manos, desde luego" …como en el caso de Tom, que movió el hervidor de agua y se quemó la parte superior del cuerpo, un mes antes de celebrar su segundo cumpleaños, cuenta su mamá, Sandra Strippel. Tom tuvo que ser hospitalizado y estuvo en coma inducido durante cinco días, debido a la gravedad de sus quemaduras de segundo grado B, un diagnóstico frecuente en quemaduras de niños.

"En quemaduras de segundo grado B se forman ampollas que pronto estallan y se amplían. En quemaduras de esta gravedad resultan afectadas la epidermis y la dermis”, agrega el médico especialista. La dermis es la segund capa de la piel. Una lesión de tercer grado daña el tejido subcutáneo y una quemadura de cuarto afecta los músculos y los tendones.

Escuche el audio 04:57
Now live
04:57 minutos

Las quemaduras sanan, las cicatrices quedan

En el tratamiento se limpian las heridas y se eliminan las ampolllas, bajo anestesia. Si se detecta una lesión más profunda, a veces se requiere de una transplantación de piel, que a menudo se toma de un muslo. La ONG “Pauline” asiste a niños y padres de quemados.

Cuando la curiosidad mata

“El nombre de Pauline evoca a la niña traviesa del libro infantil Der Struwwelpeter o Pedro Melenas , escrito en 1845. Paulinita - habiéndo quedado sola en casa - se quema por jugar con cerillas”, recuerda Susanne Falk, de dicha asociación sin ánimo de lucro. La historia de Paulinita termina muy mal. Al final, la casa está en llamas y la niña muere abrasada. Los fundadores de Paulina son padres de niños quemados. Su objetivo: crear un lugar al cual los padres de las víctimas puedan acudir, dice Susanne Falk y apunta que "En Paulina tenemos un teléfono rojo al que los padres pueden llamar, en caso de accidente. Especialistas acompañan a los padres de niños quemados“.

Los expertos de Paulina asisten a los familiares de niños quemados durante el largo y tortuoso tratamiento que, a menudo, requieren las quemaduras. Los niños se encuentran en crecimiento y las cicatrices limitan o impiden la movilidad.

Al tratamiento físico le debe seguir el psíquico

Eso obliga a hacer fisioterapia o a varias intervenciones quirúrgicas. Pero las cicatrices quedan, como advierte Königs: "A los daños físicos que sufre, a menudo, un niño se suman los psíquicos. Para muchos la experiencia es traumática. Debido a las quemaduras que desfiguran la cara, por ejemplo, las víctimas llaman la atención, son discriminadas o estigmatizadas”.

La especial curiosidad de los niños entre uno y cinco años los expone mucho más a los peligros del entorno. Por esto son los que más se ven involucrados en accidentes con quemaduras o escaldaduras que no solo dejan cicatrices en la piel, sino en la mente. Por lo que todos los adultos están llamados a hacer todo lo posible por evitar accidentes con líquidos o materiales calientes.

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema