Las pequeñas galerías de arte luchan por la supervivencia | Cultura | DW | 14.06.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Cultura

Las pequeñas galerías de arte luchan por la supervivencia

La Art Basel es una de las ferias de arte más exitosas. Pero no todos se benefician del auge del mercado del arte.

Art Basel

"Gandhi regresa", es el nombre de la obra de Simon Fujiwara en la Art Basel.

Desde Jeff Koons hasta Gerhard Richter: la Art Basel (en Basilea, Suiza) vuelve a mostrar obras de estrellas internacionales del arte , así como obras de jóvenes talentos y, por supuesto, los clásicos del modernismo, del que Basilea ofrece más que cualquier otra feria. Alrededor de 2.000 artistas son representados en los stands de 290 galerías de 34 países, entre los que se encuentran galeristas estrella, como Gagosian, White Cube, David Zwirner y Thaddaeus Ropac.

Esto hace de la Art Basel una feria de superlativos. Personas con mucho dinero de todo el mundo se reúnen en Basilea. Para ellos, el arte es cada vez más un objeto de inversión.

Sin embargo, Marc Spiegler, director de la Art Basel, no celebra tanto la expansión en el mercado del arte, sino que lamenta el hecho de que las galerías pequeñas y menos famosas se enfrenten a dificultades. La feria en Basilea quiere atraerlos como participantes con descuentos en las cuotas de inscripción.

Kristian Jarmuschek

Kristian Jarmuschek, presidente de la Asociación Federal de Galerías y Comerciantes de Arte en Alemania (BVDG)

Muchas galerías ya cerraron sus puertas para siempre en Alemania

La feria quiere enviar de esta manera un mensaje contra la crisis de las galerías de arte. El número de pequeñas y medianas galerías de arte se ha reducido en muchos países durante años. Ya solo en Alemania. Alrededor de 30 galerías se rinden cada año. "El problema es muy serio", dice Kristian Jarmuschek, presidente de la Asociación Federal de Galerías y Comerciantes de Arte en Alemania (BVDG). La asociación cuenta con 700 miembros. Cada vez menos de ellos pueden pagar los alquileres y las costosas participaciones en ferias de arte.

Los expertos del mercado del arte hablan de una tendencia mundial que se ha apoderado de Londres, Berlín, Zúrich z Madrid, así como de Nueva York, el centro del comercio internacional del arte. Allí, el portal "Artnet" ya informó en 2017 sobre el cierre de varias galerías. Según datos recientes del diario alemán "Handelsblatt", ya la mitad de todas las galerías  intenta sobrevivir cerca del nivel de subsistencia.

Las grandes galerías dominan el mercado

Mientras tanto, las grandes galerías, como Gagosian, que ganan mucho dinero con un puñado de artistas de renombre internacional, junto con las casas de subastas, son las que más se benefician de un mercado de arte en auge. El mercado corre actualmente de un récord de ventas a otro.

El "Art Market Report", publicado recientemente por Art Basel y el principal banco suizo UBS, sitúa el volumen de negocios de las casas de subastas y galerías de arte en todo el mundo en 2018 en torno a los 67.400 millones de dólares (59.400 millones de euros), un seis por ciento más que el año anterior.

Magnus Resch

Magnus Resch, profesor de Economía del Arte

Magnus Resch, profesor de Economía del Arte, autor de libros y fundador de la aplicación "Magnus", una especie de "Shazam" para el arte, considera "exagerada" la discusión sobre la crisis de las galerías de arte. Compara el mundo del arte con una pirámide: en la parte superior hay unas pocas galerías que tienen éxito, con sus artistas establecidos que se venden como marcas. "El gran resto sufre", dice Resch. El alemán de 29 años trabaja en la Universidad de Columbia, en Nueva York. Según él, el problema es la falta de demanda. "Hay tantos artistas como arena en la playa, y nadie compra sus obras". Resch culpa a la falta de transparencia de los precios. La aplicación "Magnus" de Resch muestra al instante el valor de mercado de la obra en cuestión. Porque, según Resch: "Debería ser mucho más fácil comprar arte".

El jefe de la BVDG, Jarmuschek, se muestra menos preocupado por el cierre de galerías de arte que por la falta de nuevas galerías. Habla del cambio en el hábito social de los potenciales compradores de arte, que cada vez son más difíciles de atraer a las galerías. Según él, se trata de un cambio cultural al que también ha contribuido la digitalización. "Quizás, la galería se ha sobrevivido como un espacio social y como lugar de encuentro", especula Jarmuschek. Es por eso que el arte tiene que volverse más ruidoso, más salvaje, de nuevo.

(gg/cp)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda