Laboratorio húngaro | Deportes | DW | 30.05.2010
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Deportes

Laboratorio húngaro

Alemania derrotó 3-0 a Hungría en partido amistoso, pero pensando en el Mundial el resultado fue lo de menos; lo de más fueron los osados experimentos tácticos que hizo el entrenador Löw en la formación de la selección.

Lukas Podolski marca el primer gol para Alemania en el amistoso contra Hungría.

Lukas Podolski marca el primer gol para Alemania en el amistoso contra Hungría.

A exactamente dos semanas de debutar en Sudáfrica contra Australia, y restando por jugar sólo un partido más de preparación, contra Bosnia el próximo miércoles en Fráncfort, el equipo nacional alemán ganó en Budapest un juego que deportivamente no significó un gran esfuerzo, pero que para la moral individual y colectiva fue un experiencia alentadora. Lo más destacable es, sin duda, que quien más provecho sacó de la visita relámpago a Hungría fue el entrenador Joachim Löw; él probó diferentes opciones en la formación, verificó cómo funcionan juntos algunos de sus jugadores, e introdujo variaciones tácticas.

Modelo experimental

Freundschaftsspiel Ungarn gegen Deutschland

Cacau celebra en Budapest.

Ante la ausencia del recién nombrado capitán alemán, Philipp Lahm, y sus compañeros del Bayern Bastian Schweinsteiger, Thomas Müller y el portero Jörg Butt, quienes se quedaron en la sede de la concentración de la selección en los Alpes italianos recuperándose de la exigente temporada que tienen a cuestas, Alemania formó en Budapest de una manera que es poco probable que se repita en el futuro cercano, y con gran certeza no será lo que se verá en Sudáfrica.

Por Alemania arrancaron Manuel Neuer – Jeromé Boateng, Per Mertesacker, Arne Friedrich, Heiko Westermann – Sami Khedira – Toni Kroos, Piotr Trochowski, Mesut Özil, Lukas Podolski – Miroslav Klose. Ello significó el primer partido como titular para el arquero del Schalke y un obligado experimento en la línea defensiva, donde aún no se define el nombre del segundo central (Mertesacker es fijo), ni el del segundo lateral (por la banda opuesta a la de Lahm), así como tampoco si se le requiere por la derecha o por la izquierda.

Boateng, y Westermann, por los costados, tuvieron la oportunidad, a lo largo de 90 minutos, de ganar méritos sin conseguir el objetivo de hacerse imprescindibles; una historia diferente fue la de Friedrich de defensor central, quien convenció pese a haber tenido que cederle el puesto al debutante Badstuber a 20 minutos del final. El único problema para la evaluación final sobre las oportunidades de los candidatos fue la casi nula agresividad de los húngaros, quienes no exigieron a la defensa y por lo tanto no se pudo observar el verdadero nivel que tiene, o tendría en Sudáfrica.

El rompecabezas medular

En el medio del campo, producto de la baja de Michael Ballack, la incógnita sobre cómo se plantará Alemania es mucho más grande y tiene el agravante de que el equipo tiene una enorme oferta en volantes ofensivos y limitados recursos defensivos. Schweinsteiger, que no jugó en Budapest, será titular en el Mundial, y la duda es si estará acompañado por otro medio de recuperación o se quedará solo con la responsabilidad de la contención.

Freundschaftsspiel Ungarn gegen Deutschland

Joachim Löw saca sus conclusiones.

Joachim Löw probó contra Hungría un mediocampo con Khedira como solitario recuperador, una pareja creativa conformada por Özil y Kroos, y por las bandas con Trochowski y Podolski, éste un par de metros más cercano al arco rival. El experimento arrojó muy buenos resultados, Khedira cumplió lo suyo en lo defensivo y se sumó sin reservas al ataque, Özil y Trochowski se juntaron y combinaron con gran éxito creando cinco, seis, opciones de gol que no se concretaron, y Podolski generó constante peligro y fue una estación segura para hacer circular el balón.

El entrenador alemán decidió probar en el segundo tiempo nuevas opciones tácticas y entregarle la responsabilidad de ejecutarlas a nuevos jugadores; así, Dennis Aogo, quien es normalmente lateral derecho, ingresó a jugar de volante de contención sustituyendo a Khedira, y Cacau remplazó a Özil. El 4-1-4-1 del primer periodo se transformó en un 4-2-2-2 con Kroos más retrasado, Cacau a la banda de Podolski, quien fue más profundo al área rival acompañando a Klose en el ataque.

Perdedores y ganadores

La última media hora del partido amistoso contra Hungría implicó la última modificación táctica probada por Löw; Marko Marín, Marcell Jansen y Mario Gómez tomaron los puestos de Kroos, Trochowski y Klose y con ellos en la cancha se jugó un 4-3-2-1 que rindió frutos pues así llegaron los goles 2 y 3 de la victoria alemana 3-0.

Pensando en el martes 1 de junio, cuando el entrenador entregará la lista definitiva de los 23 integrantes de la selección que viajarán al Mundial, y por lo tanto se conocerán los nombres de los dos jugadores que serán descartados del equipo, hay varios que en Budapest dieron un paso enorme rumbo a Sudáfrica. Aogo es uno de ellos, pues si Löw quiere jugar algunos partidos con dos volantes ofensivos necesita un tercero en la banca para garantizar el sistema; Trochowski y Marin son otros dos que con su movilidad, gran instinto para colocar pases peligrosos y desequilibradores dribles contra Hungría comprobaron ser una alternativa para darle la vuelta a juegos de espacio apretado.

NO FLASH Freundschaftsspiel Ungarn gegen Deutschland

Los jugadores celebran el gol de Gómez.

Cacau y Podolski no tienen ninguna razón para preocuparse por su participación en el Mundial, pero no se puede decir lo mismo de los delanteros del Bayern Gómez y Klose –el segundo más que el primero pues el gol contra Hungría cuenta a su favor- quienes volvieron a lucir lejos de su mejor forma. Y el problema de ellos puede ser al final la condena del mejor goleador alemán en la selección, Stefan Kießling, a quien probablemente no se lleve a Sudáfrica para conservar a bordo al más caro jugador de la Bundesliga (Gómez) y al más veterano del equipo nacional (Klose).

Lo que ya es casi seguro es que el defensor del Hoffenheim, Andreas Beck, verá el Mundial por televisión en su casa en Alemania, y que el miércoles el entrenador Löw jugará el segundo tiempo del amistoso contra Bosnia con el equipo que espera formar en el Mundial.

Autor: Daniel Martínez

Editora: Emilia Rojas

DW recomienda