La violencia contra las mujeres en Alemania está en aumento | Alemania | DW | 24.11.2021
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Alemania

La violencia contra las mujeres en Alemania está en aumento

Cada dos días y medio una mujer es asesinada por su compañero o expareja en Alemania, y el fenómeno va en aumento. Un reto para el futuro gobierno federal.

"Golpeada y asfixiada por su pareja", "Abusos graves por parte del marido", "Expareja apuñala 18 veces a una médica". Son titulares que conciencian de lo peligrosa que es la violencia de pareja en Alemania. Es un fenómeno que convierte la vida cotidiana de muchas mujeres en una pesadilla.

El número de casos ha aumentado de forma constante durante años y las mujeres se ven afectadas de forma desproporcionada, en cuatro de cada cinco casos. Según las últimas estadísticas de la Oficina Federal de la Policía, 119.164 mujeres y 28.867 hombres fueron víctimas de violencia de pareja el año pasado. Esto supone casi un 5 por ciento más que el año anterior. La violencia de pareja incluye la agresión sexual, el acoso y la privación de libertad, y se extiende al asesinato y al homicidio.

Dimensión extrema de la violencia

Estadísticamente, cada día un hombre intenta matar a su pareja o excompañera. Según el nuevo estudio, cada dos días y medio muere una mujer a manos de su ex. En 2020, esto ocurrió 139 veces, unos crímenes que resultan especialmente penosos el Día Internacional contra la Violencia hacia las Mujeres, el 25 de noviembre.

"No debemos permitir que esto continúe. Debemos adoptar una postura clara", exigió Christine Lambrecht, del partido socialdemócrata SPD y ministra federal ejecutiva de Asuntos de la Familia, en la presentación del informe de la agencia federal de investigación policial de Alemania (BKA) sobre la delincuencia en asociación 2020, a la vista de las deprimentes cifras.

Christine Lambrecht (d), ministra ejecutiva de la Mujer y la Familia, Petra Söchting, jefa del teléfono de ayuda Violencia contra la mujer, y el presidente de la BKA, Holger Münch.

Christine Lambrecht (d), ministra ejecutiva de la Mujer y la Familia, Petra Söchting, jefa del teléfono de ayuda "Violencia contra la mujer", y el presidente de la BKA, Holger Münch.

Lambrecht criticó que a menudo se trivialicen los delitos. "Cuando escucho que es una tragedia familiar que una pareja o expareja mate a la mujer y a los hijos, se me ponen los pelos de punta. Eso ya no es una tragedia familiar. Una tragedia familiar para mí es cuando una madre de tres hijos muere de cáncer. Pero cuando un hombre mata a la esposa y a los hijos o utiliza la violencia contra ellos, eso no es otra cosa que un acto de violencia. Y debe ser descrito como tal", aclaró el ministro.

El término "feminicidio" se utiliza cada vez más en Alemania para referirse a los actos en los que se mata a las mujeres a causa de su sexo. Sin embargo, los feminicidios no son un delito por separado. La Policía federal alemana solo registra por separado los "asesinatos vinculados a relaciones de pareja", como se denominan oficialmente, desde 2015. En 2016 se batió el anterior récord negativo con 155 mujeres asesinadas. Sin embargo, la policía no investiga más a fondo la motivación de estos delitos.

Alto número de casos no denunciados

El número de casos no denunciados de violencia contra las mujeres es difícilmente cuantificable. Muchas mujeres tienen miedo de acudir a la Policía porque temen que no se les crea. Hay estudios que apuntan a un porcentaje de casos no denunciados superior al 90 por ciento de media en todos los delitos, explicó el presidente de la agencia federal de investigación policial, Holger Münch, en la presentación del informe.

"La situación es grave", afirma Lina Stotz, de la organización de derechos de la mujer Terre des Femmes Germany, en entrevista con DW. A menudo se olvida "que la violencia doméstica es una parte importante de la vida de muchas mujeres. Existe en todos los círculos sociales, independientemente de los ingresos, la profesión o el origen.

Detrás de la violencia de pareja suele haber reivindicaciones de poder, "es decir, el deseo de una pareja mayoritariamente masculina de controlar a su compañera, de mandar sobre ella", explica además Stotz. Muchos feminicidios se producen directamente tras una separación o "cuando las mujeres quieren retirarse de una relación y sus parejas entonces golpean -a veces con consecuencias fatales- porque se sienten despojadas de lo que creen que poseen".

Convenio de Estambul sobre la protección de la mujer

En febrero de 2018, Alemania puso en vigor el Convenio del Consejo de Europa para prevenir y combatir la violencia contra las mujeres: el llamado "Convenio de Estambul"del Consejo Europeo. Se trata del primer tratado jurídicamente vinculante del mundo para prevenir la violencia doméstica y se firmó en Estambul en 2011. Prescribe la igualdad de género en las constituciones y pretende mejorar la situación de las mujeres con la prevención, la educación, los servicios de apoyo y la persecución.

Pero, a pesar de los enormes progresos realizados en los últimos 20 años, no se ha conseguido reducir de forma relevante la violencia contra las mujeres, resume la científica social Monika Schröttle, del Instituto de Sociología Empírica (IfeS) de Núremberg. "El motivo por el que seguimos sufriendo tanta violencia es que no han cambiado mucho las relaciones de género. A pesar de que hemos tenido una canciller mujer durante mucho tiempo, las mujeres y los hombres todavía no actúan como iguales de forma habitual", analiza Schröttle en entrevista con DW.

Jóvenes manifestándose

Tal vez la joven generación de "Fridays for Future" logre romper las estructuras patriarcales.

La cofundadora del "European Observatory on Femicide", un observatorio europeo sobre el feminicidio que recoge y analiza datos en varios países, nombra a España como el único país de Europa donde se ha producido un "discreto descenso de los feminicidios". La situación legal también ha cambiado: "La violencia contra las mujeres se juzga en un contexto de abuso de poder y control y está proscrita por la justicia española como violencia de género. Esto tiene un efecto en la opinión pública" ha observado Schröttle.

Esperanza para las nuevas generaciones

Si las medidas políticas y legales también determinan la forma en que las sociedades evalúan la violencia, ¿podrían las generaciones más jóvenes acelerar la ruptura de las anticuadas estructuras patriarcales? "Hay cierta esperanza entre los hombres y mujeres más jóvenes que también se encuentran en los entornos alternativos", dice Schröttle. Por ejemplo, en movimientos como "Fridays for Future", "donde los chicos y los hombres, junto con sus compañeras activistas, expresan que quieren unas relaciones de género diferentes. Creo que ya hay potencial de cambio".

(gg/ms)

DW recomienda