La verdad al desnudo: así son las saunas alemanas | Cultura | DW | 09.04.2022
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Cultura

La verdad al desnudo: así son las saunas alemanas

Ir desnudo a la sauna es normal en Alemania, pero para la gente de otros países puede resultar alienante. La periodista estadounidense de DW Sarah Hucal, tuvo dificultades para acostumbrarse.

Deutschland | Sauna-Besuch in Stuttgart

La ropa se queda fuera en un sauna alemán

Es un día nublado en Berlín y estoy sentada en una pequeña sala con paneles de madera con 30 personas, hombres y mujeres.... completamente desnudos.

La temperatura se eleva a más de 95 grados centígrados. Aunque estoy metida como una sardina en una habitación no muy grande con otras personas sin ropa, el hecho de estar desnuda es lo último que tengo en mente mientras sonrío y soporto el calor.

La llamada infusión es un punto culminante de la experiencia de la sauna. Consiste en verter agua aromática sobre las brasas y mover una toalla en el aire para que el aroma se propague por la habitación.

Las infusiones son lo mejor de ir a la sauna

Las infusiones son lo mejor de ir a la sauna

En Vabali, un conjunto de saunas de diseño indonesio con piscinas climatizadas en Berlín-Mitte, esto forma parte del programa diario.

Lo que describo aquí es en realidad una visita normal a una sauna alemana. No hay trajes de baño ni bikinis. Si se pasea por el recinto o se va a cenar al restaurante, se lleva una bata. En las saunas te sientas en toallas, pero puedes envolverte en ellas si la desnudez te resulta demasiado incómoda.

Para la gente de otros países, todo esto puede resultar bastante extraño, al menos así fue para mí al principio. Crecí en Estados Unidos, donde -y lo digo sin juzgar- la desnudez en público simplemente no es común. Antes de mudarme a Alemania, nunca me habría imaginado caminando sin ropa todo el día en una zona de saunas mixtas.

Sarah Hucal

La periodista Sarah Hucal necesitó tiempo para acostumbrarse a la cultura del desnudo en las saunas alemanas

Pero para mí se ha convertido en una sensación de libertad dejar caer toda mi ropa. Nunca tuve la sensación de que alguien "miraba". Conocer y experimentar la tradición de las saunas alemanas ha sido una de las experiencias más liberadoras para mí en los últimos diez años que llevo viviendo en Alemania.

La visita a la sauna forma parte de la cultura alemana: se calcula que 31 millones de alemanes van regularmente, según la Asociación Alemana de Saunas. Para mí, convertirme en "nudista de sauna" fue un proceso gradual.

Desnuda en un hamam turco

Mi primera experiencia en una sauna fue con una amiga en Estambul, poco antes de mudarme a Berlín cuando tenía 20 años. Estábamos desesperados por experimentar un auténtico baño turco y fuimos a uno de los históricos hamams de la ciudad. Las saunas turcas, a diferencia de las alemanas, están separadas por sexo.

Türkei Das Haseki Hürrem Sultan Hamam in Istanbul

El Haseki Hurrem Sultan Hamam es uno de los hammams más antiguos de Estambul, Turquía

El personal nos pidió que fuéramos a los vestuarios y nos quitáramos la ropa. "¿También la ropa interior?", pregunté. "Sí, la ropa interior también", fue la respuesta. En ese momento me sentí muy avergonzada. ¿Dónde estaba yo, en el ginecólogo? Salí del vestidor sosteniendo la toalla en la que me había envuelto.

La dueña de la sauna abrió la puerta de una sala ampliamente decorada y con techos altos, donde otras mujeres se lavaban con agua caliente en bandejas de plata. El miembro del personal nos arrancó literalmente las toallas y nos dio un fuerte empujón a ambas hacia la sala de baño. Mi amiga y yo entramos torpemente, ambas desnudas.

Me sentí como una gallina desplumada e intenté cubrirme con las manos, como en el cuadro "El nacimiento de Venus" de Sandro Botticelli, solo que mucho menos elegante. Era una sensación extraña estar desnuda con mi amiga, a la que había conocido hacía apenas unos meses.

Alessandro Botticelli - The Birth of Venus, 1485. Renaissance art in Uffizi Museum

La Venus de Botticelli

No teníamos ni idea de qué hacer después. Vi algunos grifos que sobresalían de las paredes. "Tienes que lavarte", dijo una señora a nuestro lado.

Hasta ahora, todo va bien. Luego vino el tratamiento que había reservado: una exfoliación corporal completa y un masaje con jabón. Me tumbé en una losa de mármol caliente que servía de banco de masaje y dejé que mis ojos se perdieran en los ornamentados dibujos del techo. La mujer mayor que me enjabonaba y me restregaba como si quisiera desprender las capas de mi piel también estaba topless.

Era la primera vez que estaba desnuda en un espacio público. Y de alguna manera me sentí abrumada, aunque ahora, unos años después, me parezca una tontería.

Wellness a la alemana

Unos meses más tarde me mudé a Alemania y conocí la interesante cultura del wellness (bienestar) de este país. En ese momento, en el verano de 2010, estaba trabajando como cantante de ópera y participaba en el coro de una ópera infantil en el Festival de Bayreuth.

El primer día de ensayos, mis colegas alemanes y yo visitamos Kneipp, un spa de pies en forma rectangular en el que se camina. Se supone que ayuda a la circulación.

 Sarah Hucal Kneippbad in Bayreuth Deutschland

El spa Kneipp en Bayreuth

"Fui al spa Kneipp frente a la ópera", escribí en el pie de una foto que publiqué en Facebook. "Es básicamente un baño helado para las piernas". El agua helada nunca ha sido lo mío, y me pareció muy extraño ver a la gente paseando por esta pequeña piscina en su pausa para comer. De todos modos, lo probé.

En un día libre, uno de mis compañeros del coro me preguntó si quería unirme a un grupo para ir a la sauna. Sabía que en Alemania los hombres y las mujeres no están separados y todos se sientan juntos desnudos. Por eso me negué. ¿Cómo iba a sudar también desnuda al lado del novio de mi colega, uno de los solistas con los que estábamos en el escenario? "Qué vergüenza", pensé.

Libertad, por fin

Sin embargo, en los últimos diez años en Berlín, mi actitud hacia la desnudez ha cambiado, sobre todo por mi amor a mi sauna favorita. Me he acostumbrado a dejar toda mi ropa y a caminar por lugar. Es liberador.

Lo que tienen que entender las personas escépticas al respecto es que nadie te juzga. Se siente "natural” estar desnudo con otras personas, con nuestros cuerpos de diferentes formas y tamaños, con tatuajes o sin ellos. Todo el mundo es consciente de sí mismo y está relajado. A veces miro a mi alrededor y me pregunto quién, como yo, estaría luchando contra el sentimiento de vergüenza y ha tenido que acostumbrarse a la cultura del cuerpo libre alemán.

Al principio, me senté en una cabina de sauna justo antes de la infusión y me di cuenta de que estaba sentada junto a una pareja de periodistas que había conocido en una fiesta la noche anterior. Como ahora estaba sentada junto a colegas profesionales no alemanes, traté de mantener la calma, como si estuviera acostumbrada desde hace tiempo a actuar de forma totalmente relajada junto a colegas a pesar de estar desnuda en una sauna.

El hombre era británico y percibí que aún no se había acostumbrado a la desnudez: parecía tímido, como yo en mis primeras visitas. Le saludé y le hablé de la fiesta. Después, sentí que había superado otro obstáculo en mi camino para comportarme como berlinés.

Un momento después, John Wayne, alias el maestro de la sauna, empezó a mover su toalla sobre las brasas. Ráfagas de aire caliente sofocante golpean mi cuerpo. Hombres, mujeres, desnudos, vestidos, tatuados o con piercing: en la sauna todos sudamos lo mismo. (dzc)

DW recomienda