La Unión Europea prueba el polígrafo en las fronteras exteriores | El Mundo | DW | 08.11.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

La Unión Europea prueba el polígrafo en las fronteras exteriores

Con inteligencia artificial y una prueba de mentiras, la Unión Europea quiere relevar a los funcionarios en sus fronteras externas y combatir el crimen. Críticos dudan de su efectividad.

Quien ingrese a la Unión Europea, no encontrará a una persona de carne y hueso en la frontera, sino a un avatar, que cumple las funciones de un oficial de policía. Ese es, por lo menos, el plan. El avatar deberá verificar los documentos de viaje escaneados, como el pasaporte, la visa y la prueba de los fondos necesarios para cubrir los costos del viaje. Pero también deberá hacer las preguntas de un funcionario de aduanas, como sobre el contenido de la maleta o el motivo del viaje.

Las respuestas serán grabadas y analizadas por una cámara. A partir de las expresiones faciales, un software deberá poder decidir si los entrevistados están diciendo la verdad. Si el computador no duda del viajero, la verificación posterior por parte de un oficial de fronteras real será más breve. De lo contrario, los agentes tendrán que hacer una inspección personal más estricta. El software se probará desde 2019 en diversas zonas de tránsito a lo largo de la frontera exterior de la UE en Hungría, Letonia y Grecia.

Agilización y seguridad

Los guardias fronterizos animados incluyen una prueba automatizada de polígrafo. Dichas medidas son parte del proyecto de investigación "iBorderControl”, en el que han trabajado la Universidad Leibnitz de Hannover, la Policía húngara, y la patrulla fronteriza letona.

El objetivo es agilizar los controles de ingreso en la UE y garantizar más seguridad. Cada año, alrededor de 700 millones de personas entran en la UE, con tendencia creciente. Con el nuevo sistema digital se busca detectar la entrada ilegal de migrantes y delincuentes.

Expertos independientes dudan del éxito de este proyecto, que ha costado 4.5 millones de euros. "No hay pruebas científicas de que las expresiones faciales o la mímica revelen mentiras”, dice Bennett Kleinberg, profesor del Instituto de Ciencias Criminales del "University College London”. La técnica utilizada solo revelaría si una persona está o no estresada.

"Cuando se viaja, el estrés es, a menudo, inevitable, debido a que se debe llegar a un vuelo de conexión o cuando se viaja con niños”, explica Kleinberg. Esto pondría a muchas personas bajo la duda de mentir al querer ingresar a la Unión Europea y ser sometidos a exámenes especiales, a pesar de que hubieran entregado información veraz al avatar. "Este enfoque es científicamente cuestionable”, dice el criminólogo. En una primera prueba en 30 individuos, el software solo descubrió el 76% de las mentiras.

Protección de datos y ética bajo escrutinio

De los viajeros que no pasen la prueba de polígrafo se recopilará información biométrica adicional, como un escaneo de la palma de las manos o una toma de reconocimiento facial digital. El Instituto de Informática Jurídica de la Universidad Leibniz, de Hannover, analiza los posibles riesgos para la protección de datos, así como las cuestiones éticas y de derechos fundamentales. "El problema principal es el aspecto ético de la comunicación entre hombre y máquina”, explica la profesora de derecho Tina Krügel.

"Una persona que es sometida a un interrogatorio por un avatar, se encuentra en una situación con la que no está familiarizada”, puntualiza Krügel, y agrega que "es importante que los guardias fronterizos animados puedan reaccionar adecuadamente, teniendo en cuenta los antecedentes culturales de una persona”. Además de lo anterior, según dicha jurista, "en la UE no existe una ley que permita el uso de un detector de mentiras digital”.

Durante la fase de prueba de nueve meses, solo los viajeros a quienes se les haya permitido ingresar a la UE serán sometidos al polígrafo, voluntariamente.  Los resultados de las pruebas se entregarán a la Comisión Europea, que debe decidir junto con los Estados miembro si el detector de mentiras debe formar parte del procedimiento de entrada en la UE.

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

(JOV/CP)

DW recomienda

Publicidad