La UE quiere salvar el acuerdo con Irán y ofrecer una perspectiva a los Balcanes | Europa | DW | 17.05.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

La UE quiere salvar el acuerdo con Irán y ofrecer una perspectiva a los Balcanes

Quince años después hay una nueva una cumbre de la Unión Europea con los Balcanes. ¿Por qué el proceso de adhesión es tan dilatado? Mientras tanto, la UE quiere salvar el acuerdo nuclear con Irán, abandonado por EE. UU.

Bulgarien EU-Balkan-Gipfel in Sofia | Borisov und Merkel (Reuters/S. Nenov)

Angela Merkel saluda al primer ministro búlgaro Boyko Borisov.

El jefe del Consejo Europeo, Donald Tusk, hablaba más o menos por los 28 estados miembro al expresar su enfado y frustración en Sofía al referirse al presidente de Estados Unidos, Donald Trump. "Deberíamos agradecerle habernos desengañado de nuestras ilusiones", dijo, añadiendo que sus decisiones muestran que "con amigos así, no hacen falta enemigos".

Los líderes de la UE se habían reunido en una cena informal para discutir su respuesta ante la retirada de los Estados Unidos del acuerdo nuclear con Irán. Las opiniones eran unánimes al respecto: "no se puede dejar caer el acuerdo", decían los diplomáticos europeos. "Pero aún no está claro qué se puede hacer para proteger los intereses económicos de las empresas europeas que operan en Irán", añadían.

Eludir las sanciones de los Estados Unidos

Donald Trump también anunció sanciones a los países y compañías que sigan colaborando con Irán en de tres a seis meses. El presidente de Estados Unidos acusa a Irán de seguir construyendo armas nucleares, algo que los inspectores de las Naciones Unidas y de los países comunitarios niegan. Los mandatarios europeos dudaban durante su reunión que se pueda confiar ya en las erráticas políticas de Trump. La canciller alemana, Angela Merkel, lo dijo varias veces públicamente, la más reciente el miércoles por la mañana en el debate sobre el presupuesto del Bundestag.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, presentó varias formas en que las sanciones estadounidenses podrían ser eludidas o mitigadas. La UE podría establecer su propio banco para hacer negocios con Irán fuera del área del dólar, dominada por Estados Unidos. Las empresas que invierten en Irán podrían obtener préstamos de la UE. O, una medida más drástica, las empresas de la UE que cumplan las órdenes de Estados Unidos podrían ser sancionadas. También se podrían establecer, teóricamente, sanciones contra las empresas estadounidenses en Europa, en respuesta.

Bulgarien EU-Balkan-Gipfel in Sofia | Donald Tusk (picture alliance/AP Photo/V. Mayo)

Donald Tusk durante su intervención.

A pesar de las duras palabras de Tusk, no se llegó a un acuerdo sobre cómo manejar la confrontación con Estados Unidos. Las grandes empresas europeas, como el grupo energético francés Total o la empresa danesa de logística Maersk, ya han declarado que se retirarían del negocio de Irán si llegaran las sanciones. Sin comercio con Europa, sin embargo, Irán no tendría ningún incentivo para mantener al acuerdo nuclear. El próximo viernes se seguirá debatiendo en Viena, donde los mandatarios europeos se reunirán con Rusia para tratar de salvar el acuerdo con Irán. Y aislar a Estados Unidos.

"Perspectiva" para los estados de los Balcanes

Este jueves, la Unión Europea se reunirá con los seis estados de los Balcanes Occidentales, todos los cuales aspiran a convertirse en miembros de la UE. En 2003 se prometió a los estados de la antigua Yugoslavia y Albania en la cumbre de Tesalónica que podrían unirse a la Unión si lograban avances y reformas suficientes. Eslovenia y Croacia ya están admitidos. La cola incluye Serbia, Montenegro, Albania, Macedonia, Bosnia-Herzegovina y Kosovo. En la "Declaración de Sofía", a la que ha tenido acceso DW, la UE volverá a comprometerse con un acercamiento a los Balcanes, pero no se habla de miembros sino de una "perspectiva europea".

Juncker emplazó al año 2025 para la adhesión de Serbia y Montenegro en un viaje por los Balcanes en abril. Esto ni se menciona en la "Declaración de Sofía". No se quiere alimentar falsas expectativas en los países candidatos, explica un diplomático de la UE justificando tan cautelosa formulación. España representa el principal freno, según las actas de las reuniones a las que ha podido tener acceso DW.

España, en contra de las adhesiones

El presidente español Mariano Rajoy es el único jefe de gobierno que no asiste a la reunión en Sofía. Recalca así que su país es muy crítico con las adhesiones de los estados balcánicos. Tampoco Francia, como se desprende de las actas, es muy entusiasta. España rechaza las conversaciones con Kosovo. El país se separó de Serbia después de que la guerra civil no fue reconocido ni por España ni por otros cuatro estados de la UE (Grecia, Chipre, la República Checa, Rumanía). Por otro lado, Hungría y Croacia están presionando para la adhesión más rápida de los países de los Balcanes. Lo justifican con intereses de seguridad y para evitar los flujos migratorios desde estos países.

Mazedonien Griechenland Namensstreit Flughafen Umbenennung (Getty Images/AFP/R. Atanasovski)

Absurdo enfrentamiento entre Grecia y Macedonia sobre quién debe apropiarse de la figura de Alejandro Magno: cartel retirado del Aeropuerto Alejandro Magno de Skopje en febrero.

Alemania y Francia están negociando entre estos dos polos, pero sobre todo dejan claro que no habrá dinero adicional para los países balcánicos, como se muestra en las actas de las consultas. La Presidencia de la UE, que actualmente recae en Bulgaria, quiere quitar peso a las disputas sobre la adhesión y hacer hincapié en las políticas prácticas.

Los Balcanes deberían hacer más conexiones entre ellos en términos de infraestructura y reconciliación. Antes de unirse, las tensiones étnicas y los conflictos fronterizos deben superarse. Como proyectos concretos, la UE está presionando para la construcción de una "autopista de la paz" a través de los Balcanes. Además, los costos de roaming telefónico, como ya es común en la UE, deben reducirse o suprimirse por completo.

¿Cómo debe llamarse Macedonia?

En el marco de la cumbre en Sofía, Macedonia y Grecia quieren tratar de resolver la disputa sobre el nombre de Macedonia y su herencia histórica. Atenas no quiere que el país ingrese en la UE con ese nombre, debido a una provincia griega que también se llama Macedonia.

En caso de llegar a un acuerdo, la UE podría decidir en su próxima cumbre ordinaria en junio una fecha para las conversaciones de adhesión con Macedonia y Albania. "Será lento", dice un diplomático de la UE en Sofía. "Los candidatos necesitan, sobre todo, paciencia y voluntad de reforma. Y la UE debe encontrar también el momento adecuado, en que también ella esté preparada".

Autor: Bernd Riegert (LGC/EL)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda

Publicidad